Clementina

La computadora argentina

Clementina, la computadora creada por Manuel Sadosky

Llegó a la Argentina en noviembre de 1960, pero recién al año siguiente comenzó a

funcionar. Ocupaba unos 18 metros, todo un cuarto dentro del Instituto de Cálculo, Ubicado dentro del Pabellón I de la nueva Ciudad Universitaria. Clementina era una máquina modelo Mercury, provisto por la firma inglesa Ferranti.

Funcionaba a válvulas y requería un gran equipo de refrigeración. La entrada de datos y programas se hacía mediante cintas de papel.

Su memoria era de 1K y tenía cuatro tambores de memoria de 8k cada uno, equivalentes al disco duro. Al finalizar cada operación, la máquina emitía la melodía de Oh my darling Clementine; de allí su nombre. La idea de Manuel Sadosky era

hacer que Clementina fuera usada al servicio de todas las empresas y organismos del estado. De esta forma, trasladaría la tecnología y los avances de los científicos de primer nivel del país a toda la economía. Si bien se utilizaba el lenguaje Mercury Autocode, hecho a medida para este ordenador, Clementina Manuel Sadosky El padre de Clementina Impulsó la llegada de la informática a nuestro país y trabajó por la enseñanza y la investigación en matemática aplicada. sirvió de base para la creación del primer lenguaje de programación argentino: llamado COMIC.

En 1971, Clementina dejó de funcionar. No estuvo en los planes de los gobiernos posteriores y fue quedando obsoleta.