Mi abuela Teresa

ENTREVISTA

Yo: ¿En qué empezaste a trabajar?

Abuela: En el campo, labrando trigo y cogiendo aceitunas.

Yo: ¿Con qué edad?

Abuela: Tendría 10 u 11 años.

Yo: ¿Estudiaste?

Abuela: Sí, solo a leer y a escribir, pero no había cursos.

Yo: ¿Salías con tus amigas?

Abuela: Sí, pero solo los días de fiesta (pascuas, feria, semana santa..)

Yo: ¿Cómo conociste a abuelo?

Abuela: Lo conocía de verlo por la calle con dos vestias, mientras que yo limpiaba la puerta.

Yo: ¿Con qué edad tuviste tu primer hijo?

Abuela: Tengo 3 hijos, y el primero lo tuve con 28 años.

Yo: ¿Y el último?

Abuela: La última fue tu madre, que la tuve con 38 años .

Yo: ¿Por qué le pusiste a mi madre Mª Teresa?

Abuela: Pues abuelo quería ponerle Teresa a secas, pero yo también quería María por su madre, entonces le pusimos Mª Teresa.

Yo: ¿Te llevas bien con tus yernos y tu nuera?

Abuela: Sí señor, muy bien.

DESCRIPCIÓN DE JOVEN

Mi abuela era de pelo castaño y siempre iba muy peinada. Su cara era dulce y alegre, su frente era lisa y un poco amplia, tenía una nariz aguileña. Su boca era pequeña y fina, con dientes alineados. Sus cejas eran arqueadas y de color castaño.
Big image

DESCRIPCIÓN DE AHORA

Su pelo es corto y blanco, siempre va muy peinada. Tiene la cara suave y al mirarla da confianza. Sus ojos son claros, pero difícil de definir. Su nariz es aguileña, la boca es pequeña con labios finos y dientes alineados. Las cejas arqueadas y de color natural, castaño. Sus manos castigadas del trabajo, con uñas blancas y finas. Lleva un traje discreto y sencillo.

EL TORO NEGRO

-Os voy a contar una historia que le pasó a mí abuela:

Con 16 años yo trabajaba en la bervena, limpiaba los altramuses, los cocía los echaba en agua corriente, luego los sacaba del agua, después se echaba en una orsa de cerámica y le echaba una salmuera de sal, para venderlos por la tarde. A eso que un día me puse mala con fiebre y me fui a la salita con las puertas abiertas de huerto. Estaba sola y mi madre en la cocina. Mientras que cosía, entró un toro negro a mi casa. Cogí las escaleras arriba del miedo que me entró. Estuve escondida hasta que mi hermano vino y se lo llevo con una cuerda por la carretera para llevárselo al amo.