Estudio del interior de la Tierra

Diferentes formas de averiguar la composición terrestre.

El método directo

Como bien dijo aquel anciano de la novela: "es muy fácil, solo hay que excavar un hoyo lo suficientemente profundo". Esta idea es un tanto descabellada, pues se tardaría mucho en avanzar, y resultaría muy complicado fabricar un taladro los bastante largo y resistente.


En esta imagen, se describe a la perfección la dificultad del estudio directo.

El método indirecto.

Este método consiste en la suposición. Se van averiguando datos fijándose en diversas pistas que se pueden obtener sin necesidad de ningún taladro gigante.


Una opción es el estudio mediante el sonido, ya que este se comporta de diferente forma según el medio por el cual se propague, y esto nos proporciona datos sobre la composición y disposición de las estructuras del interior terrestre.


Otra pista nos la proporciona el campo magnético del planeta, el cual nos hace pensar que en el interior terrestre hay componentes como Hierro (Fe) o Níquel (Ni).


También podemos deducir de qué están hechos los planetas por su formación en el comienzo del sistema solar, de qué materiales se pudieron formar y cuáles se han incorporado más adelante mediante colisiones meteóricas.