"Alma, María, Alma"

Las maestras de la República

La República es la que ha creído en la mujer, y ésta debe hacerlo con la República.

El modelo de mujer republicana integraba a la mujer tecnológica (profesional), y a la mujer madre, lo cual era una decisión propia de ella y no una obligación.

La segunda República abre una campo de posibilidades a la mujer, empzando por el voto. Por fin, se separa el tabique que dividía niños y niñas. El mundo productivo convierte a las mujeres en independientes. Era extraño ver como las mujeres después de casadas trabajasen.

Se cortaron al cabello, se cortaron las faldas y crecieron las ideas.

El moda que seguía la mujer republicana era aquella que fundamentalmente buscaba la comodidad. Los zapatos eran tacón, pero no muy altos. Las faldas eran más cortas, por lo que resultaba más práctico a la hora de subir al autobús. También por comodidad se llevaba el pelo corto y sin sombrero. Se pintaban, sobre todo los labios. Y fumaban.

Cuando las primeras maestras jóvenes empezaron a viajar a los pueblos analfabetos, tanto sus ideas como su aspecto supuso un impacto para las gentes de allí, especialmente para los hombres. A muchas no las aceptaron. Por primera vez, las mujeres "mandaban".

Más escuelas y mejores maestros.

Cossío se refería a María Sánchez Arbós, maestra de la ILE, con la frase: “Alma, María, Alma”. Se aspiraba a dar a la escuela un alma. La escuela tiene que formar, no adoctrinar. Tiene que despertar el deseo de aprender y el deseo de enseñar en las maestras.

El gobierno republicano se planteó una nueva formación de maestr@s. Se equipara dicha formación a la de cualquier otra carrera. A partir de este momento, sólo podrían acceder a ésta bachilleres. La coeducación está presente en als escuelas de magisterio.

Se crean maestr@s con la voluntad de educar a adultos. Muchos de ellos, sobre todo maestras jóvenes, se desplazan a las áreas rurales. Viajaban solas, dejando todo en las ciudades. Llegaban a los pueblos, quitaban el crucifijo y arriesgaban su vida.

Algunas maestras pudieron exiliarse. El problema fueron las que se quedaron aquí.

Hubo un grupo de mujeres que aprticiparon en la fundación del sindicato FETE. Las represalias no fueron las mismas para aquellos que se habían aliado antes o después de 1936.

Tras la guerra y el golpe del Estado hubo represalias para las maestras republicanas, por el hecho de ser maestras y más aún, por se mujeres. Depurados eran todos, lo que pasa es que a ellas se les castigaba por cosas que a ellos no.

El proceso depurativo consistió en que los maestr@s fueron destituidos de su cargo. Para volver a ejercer, tenían que presentar varios informes: del cura, de alquien con poder moral, etc... que constatasen la conducta e ideología del maestr@.

Algunas maestras pudieron exiliarse. El problema fueron las que se quedaron aquí. En las cárceles, las maestras itnentaban que als presas no perdieran su identidad. Hicieron una pequeña labor realizando pequeñas obras de teatro, una pequeña escuelita para los hijos de las presas, etc.

Su legado dibuja el camino que hoy transitamos.

"Comprendí que eran mujeres de esa pasta de la que solo pueden estar hechas las heroínas. Conocerlas es quererlas. Aprendieron a ser independientes y se convirtieron en icono para unas niñas que, gracias a ellas, conocieron otro modelo de mujer distinto al tradicional", resume la autora y guionista del documental.

Su labor está en plena consonancia con la situación actual, fueron mujeres que buscaron la coherencia y lucharon por conseguirla.
Las maestras de la República - Trailer HD