#shtnosoyperro

acoso callejero

Un piropo no es un halago (campaña de difusión)

Las mujeres no somos objetos de juego, para que los hombres se diviertan con cada frase humillante, Si tú eres un hombre y alguna vez has “piropeado” a una mujer, tenemos algo que decirte:


  • ¿Alguna vez te dijeron: “¡gracias, eres muy amable!”? ¿No? ¿Y no has pensando que tal vez sea porque no se sintieron halagadas en lo más mínimo? ¿de qué sirve silbar o hacer comentarios a una mujer extraña?



“SI SE VISTEN ASÍ ES PORQUE QUIEREN QUE LOS HOMBRES LES DIGAN COSAS”


Un objeto en la calle no es propiedad de todos ¿verdad? Pues, las mujeres tampoco lo son.

Las mujeres no somos sordas y mucho menos tontas para solo ignorar el piropo que gritan en la calle. No es una vez la que nos gritan caminando en la calle o en el trasporte publico, son bastantes, una la puedes ignorar pero, que ni siquiera acabes de cruzar la calle cuando ya te chiflaron, tu gritaron o te tronaron un beso, eso ya no se puede pasar por alto, comienzan a acabar tu paciencia.

"QUE DELICADAS, SOLO ES UN COMENTARIO"
¿si a ti te dijeran, ¡hola papi! o te chiflaran durante todo el día, aguantarías? ¿los ignorarías? Para ningún ser humano es agradable este tipo de acciones. como Confusio dijo: "no hagas lo que no te gustaría que te hicieran a ti"

“Si eres un acosador no esperes que te hagamos acosar a tu madre, para que comiences a respetar a las mujeres”

No pedimos opinión sobre nuestro cuerpo o nuestra ropa

De acuerdo con una encuesta realizada por la facultad de Psicología y Relaciones Humanas de la Universidad Abierta Interamericana (UAI), un 72,4% de las mujeres consultadas reconoció haber sido sufrido recientemente en la calle alguna forma de acoso o expresión vulgar; y el 59,2 % de ellas dijo haberse sentido incómoda, intimidada e incluso violentada por la situación.

Al describir el impacto que este comportamiento tiene en las mujeres, la investigación revela que un 56% de las consultadas suele cruzar la calle cuando advierte que hay un grupo grande de hombres, que un 42,9% siente miedo a caminar sola; y que frente al acoso verbal de un desconocido, un 76,2% de las víctimas resuelve no hacer nada para librarse cuanto antes de la incomodidad que le genera la situación.

Observatorio Contra el Acoso Callejero (OCAC) no sólo como los piropos. Va desde silbidos, ruidos, alusiones sexuales al cuerpo de la mujer y toqueteo, hasta acercamiento intimidante, seguimiento, “punteos”, exhibicionismo y masturbación pública.


1. “Sólo a las bonitas les pasa”

“Es una forma de acoso que sufren todas las mujeres, sin importar si se tienen o no cánones estéticos considerados bellos. No importa si es gorda o flaca, alta o baja, rubia o morena; a todas alguna vez le ha pasado”.

2. “Es una cosa de mujeres jóvenes”

“Es transversal a todas las edades. Según las experiencias que nos han llegado, muchos casos implican a mujeres adultas y de la tercera edad”.

3. “Si el hombre es guapo es bien recibido”

“Este es uno de los mitos más comunes. Al ser el acoso una transgresión -y un acto no deseado- es irrelevante el aspecto físico de la persona, lo que importa es la vulnerabilidad a la que exponen a la mujer. Además, el aspecto de una persona no influye en el grado de violencia que puede llegar a ejercer”.

4. “Si hay mucha ropa no sufres acoso”

“Los relatos que hemos recopilados demuestran que no importa si estás tapada totalmente: ocurre en verano y en invierno, se use short o abrigo. Es una forma de acoso que no discrimina la vestimenta”.

5. “Ellas tienen la culpa por provocar”

“En el mismo sentido que el anterior, pero al revés: se suele culpar a la víctima cuando sufre algún tipo de agresión, pues estarían provocando a sus acosadores. Las mujeres son libres de poder vestirse como quieran, de actuar coquetamente, de mostrar su cuerpo y no por eso alguien tiene el derecho a decirle o hacerle algo”.

6. “Los casos graves son poco usuales”

“Ya ni siquiera es poco común que a una mujer la hayan tocado en la calle o que haya sido víctima de exhibicionismo. Lo preocupante es que sea catalogado como algo normal y sea un acto naturalizado cuando no debería serlo”.

7. “El piropo no es violencia”

“Al ser una conducta -por lo general- no deseada, el piropo es una opinión que no se ha pedido y que transgrede el espacio del otro. Esto configura una forma de violencia que ocurre sobre todo en aquellos casos donde se usa una connotación sexual muy fuerte, al borde de casi cometer una violación con palabras”.

8. “Es derecho a libre expresión”

“Se suele afirmar que tirar un piropo es derecho a libre expresión, pero en realidad al no ser deseado pasa a violar otro derecho, que es el derecho al libre tránsito. Por lo tanto, defender la libre expresión en estos casos es privilegiar el ‘derecho’ de muchos hombres sobre otro derecho que no se les está resguardando a las mujeres”.

9. “Es una forma de coqueteo”

“El acoso callejero se caracteriza por ser un tipo de violencia muy particular, en la cual el agresor no tiene ningún tipo de vínculo con la víctima. En casi todos los casos, el agresor tampoco busca llegar a generar ese vínculo, no busca coquetear y tampoco tiene como fin emparejarse, simplemente busca ejercer algún grado de acoso y nada más. ¿Acaso alguna vez alguien escuchó que ante un dicho grosero alguna mujer dijera ‘hola, muchos gusto, conozcámonos’?”.

No somos perros

Existen campañas en todo el mundo para evitar este tipo de acoso, y México no es la excepción, campañas implementadas como: http://www.inmujer.df.gob.mx/wb/inmujeres/programa_interinstitucional_viajemos_seguras_en_el

http://interactive.fusion.net/stop-telling-women-to-smile/# gracias a la artista Tatyana Fazlalizadeh, de 29 años, campaña realizada en la ciudad de México
Podemos parar este acoso, solo necesitamos comenzar a callar a los perros