VIAJANDO AL SOL NACIENTE

JAPÓN Y OTRAS CURIOSIDADES

Bienvenidos A Japón

Abran un atlas y fíjense en la vasta región conformada por Asia y el Pacífico. Casi exactamente en el centro, descubrirán el archipiélago japonés, extendiéndose del norte al sur a lo largo de la costa este del continente asiático. Japón es un país que ha fascinado a una cantidad incalculable de aventureros desde que, en el siglo XIII, Marco Polo dio a conocer al mundo “Cipango – el país de los techos de oro”. Aunque el Japón contemporáneo no sea del todo ese Eldorado, la “Nueva Cipango” posee una irresistible seducción: una gran variedad cultural y una naturaleza propicia a la inspiración cuyo atractivo está realzado por un abanico de colores que cada cambio estacional transforma radicalmente, devolviéndole más belleza todavía. Sin hablar, claro está, de la calurosa hospitalidad nipona. Todo esto le da a Japón una creciente popularidad y hace que sea un destino turístico fácilmente accesible desde todos los rincones del globo. Un destino del que todos pueden disfrutar con un presupuesto razonable y sintiéndose perfectamente seguros.­

Aquí el pasado abre sus puertas de par en par al futuro. En esta tierra es donde ambos estrechan sus manos. A lo largo de toda su historia, desde los viejos tiempos y a través de la Edad Media, Japón ha ido integrando todo aquello que le llegaba de culturas más avanzadas desde el continente asiático.

Más tarde, a partir de la última mitad del siglo XIX, empezó a adoptar elementos de la civilización occidental. Al ir asimilando puntualmente estas numerosas influencias extranjeras, la civilización japonesa ha enriquecido la cultura indígena confiriéndole una profundidad y unas dimensiones nuevas. Una extraordinaria armonía se ha ido tejiendo en la mezcla que entrelaza el refinamiento de los objetos y conceptos “orientales” con una tecnología punta que va a la par del estilo de vida urbano

y ultra moderno del Japón contemporáneo, dándonos así la mejor de las pruebas de una historia larga y elocuente. ­

Hermoso, relajante, nostálgico, profundo, moderno, seductor, excitante, sustancioso, histórico, cultural, ¡sólo tienen que pedir!: ¡Japón, Japón, Japón ! ¿Qué cara desean descubrir? Japón les está esperando para brindarles una hospitalidad auténtica y calurosa. ¡Sí, les damos la bienvenida entre nosotros, bienvenidos a Japón

La Quintaesencia De La Cultura Japonesa...Santuarios, Templos y Jardines

Templos con techos de oro, templos que muestran simplicidad natural, santuarios donde se respira un aire de tranquilidad y jardines cuyo refinamiento es absoluto...

Templo Ryoanji: El Ryoanji es famoso por su “jardín de paisaje seco”, más conocido con el nombre de “jardín de piedra” y que, gracias a una disposición de rocas y arena blanca, da una visión simbólica de la naturaleza.

“... Mi padre, que era un sacerdote budista de campo y moderado con sus palabras, tenía la costumbre de decirme que nada, en estos mundos de aquí abajo, igualaba el esplendor del Kinkakuji.” (extracto del Pabellón de Oro, novela del célebre escritor Yukio Mishima)

Templo Kinkakuji: Esta estatua del Gran Buda simboliza en el mundo entero la antigua capital, Kamakura.

El Gran Buda de Kamakura: El Jardín Este: Este jardín tradicional, situado dentro del recinto del Palacio imperial, está abierto al público. La entrada es libre.

Suntuosos templos budistas codeándose con otros que son la encarnación de la quintaesencia de una elegancia arquitectural discreta donde la mayor parte de los elementos ornamentales están suprimidos.

Majestuosos y apacibles santuarios Shinto disimulados en la verde penumbra de un bosque... Todo esto existe en Japón. Surgen de los lugares más inesperados y, algunos, se ocultan incluso en las ciudades más imponentes como Tokio u Osaka. La construcción de muchos de ellos data de hace casi un millar de años. El Shinto, la antigua religión indígena que sigue estando anclada dentro del territorio japonés, centrada en el culto a los ancestros y la armonía con la naturaleza, coexiste con el Budismo que, llegado del continente asiático en el siglo seis, profesa el despertar espiritual y la salvación gracias a la renuncia y al ascetismo. El Shinto y el Budismo conservan sus valores fundamentales para los japoneses contemporáneos y siguen siendo fuentes culturales y estéticas de inspiración.

Dejando aparte los propios edificios, las imágenes búdicas que éstos contienen y los jardines de los templos son de por sí solos unas espléndidas obras de arte. Los jardines japoneses son conocidos en el mundo entero por su virtud de reproducir con un refinamiento sin igual toda la belleza de la naturaleza dentro del ámbito de un espacio reducido. Siéntense en la veranda de un templo y olvídense del tiempo dejándose embelesar por la contemplación del jardín. Nada es más sencillo entonces que olvidarse de la realidad y saborear la exquisita lentitud que cobra el tiempo. Desde tiempos antiguos, los peregrinajes organizados a los templos y santuarios han sido para los japoneses un preciado entretenimiento y, de hecho, son los precursores del turismo actual. Esta es una experiencia única de la que tienen que gozar.

Excursiones Con Salida Desde Tokyo

Tokyo Disney Resort®, el parque temático que más les gusta a los japoneses, se accede a éste a partir de la estación Maihama, a 17 minutos en tren desde la estación de Tokio.

Yokohama, la segunda ciudad más grande de Japón, es una de las primeras ciudades que se abrió a los residentes extranjeros durante la Restauración de Meiji (1868-1912). Hoy en día, es una ciudad portuaria hirviente de actividad y con varias construcciones inscritas en la historia del país. Asimismo, el extenso Jardín Sankeien.

Explorar Japón

Kioto y Nara


Las dos antiguas capitales, las cuales conservan tesoros incalculables y unas tradiciones a las que nunca se les ha opuesto resistencia, durante siglos no han estado afectadas por el paso del tiempo. Los templos consagrados y las calles tradicionales perfumadas de serenidad no pueden evocar mejor la imagen de ese Japón con el que han soñado tantas veces.

Diverción

Japón ofrece un abanico completo de diversiones y entretenimientos, a la vez clásicos y modernos. Desde el misterioso simbolismo extremo oriental del teatro No a los conciertos de música occidental de todos los géneros, no falta de nada para que permanezcan dentro de un remolino de actividades durante su visita al archipiélago.

La abundante herencia artística de la nación ha estado conservada durante cientos de años en la habitación del tesoro de los templos y los santuarios, y gracias a las colecciones privadas de la familia imperial, de los daimyo, señores feudales, y de los ricos mercaderes. Ahora ya el público puede apreciarla en numerosos museos privados.

Dónde tomar una copa

Nadie puede tener sed en Japón. Dejando de lado los numerosos bares de estilo occidental de las ciudades, quizás prefieran sentarse en una Izakaya, un pub de puro estilo japonés donde sirven cerveza, cócteles o sake a la vez que unas tapas para picar. Los establecimientos de este tipo están abiertos hasta tarde por la noche. Sin falta, tendrán que entrar en uno de ellos y adentrarse en la alegría que allí reina la mayoría de las veces. Por supuesto, los precios son muy moderados.

Alojamiento

Los hoteles de estilo occidental

Todas las ciudades de Japón ofrecen varios hoteles de estilo occidental cuyas famosas cadenas están implantadas en las grandes ciudades. En estos hoteles, el personal habla inglés.

Es preferible reservar con mucha antelación, sobre todo en temporada alta.


Los 260 hoteles de la Japan Hotel Association (JHA) (http://www.j-hotel.or.jp/) siempre cumplen con unas normas de servicio y confort de alta calidad.


La mayoría de estos hoteles les brindarán el mismo confort que cualquier establecimiento occidental de cualquier parte del mundo, con calefacción, televisión, aire acondicionado, piscina y la posibilidad de servicios suplementarios, como intérpretes, boutiques y centros de bienestar.


En Tokio, por ejemplo, el precio de un hotel de primera clase varía de 15 000 ¥ a 30 000 ¥ para una habitación individual con baño y de 25 000 ¥ a 68 000 ¥ para una habitación doble con baño.

La cocina

La cocina japonesa, que antaño se reducía en Occidente al sukiyaki o a los más exóticos sushi, estos últimos años se ha hecho mucho más familiar y apreciada por los extranjeros. No son pocos los viajeros que al llegar a Japón ya tienen la experiencia de los placeres del pescado crudo o de los buñuelos de gambas. Pero, pocos de ellos cuando descubren el país se esperan a la variedad y suntuosidad de los manjares preparados de manera tradicional. Comer en Japón es una experiencia que disfrutarán y recordarán con nostalgia durante el resto de su vida.