LOS REFUGIADOS

España: 18 refugiados en seis meses

Cada año llegan a España miles de personas huyendo de guerras o persecución política, y cada año el Gobierno español concede el derecho de asilo a cientos de ellas. Pero, de pronto, la guerra en Siria y la consiguiente crisis de los refugiados desatada en Europa en 2015 lo han cambiado todo: de pronto, la capacidad de acogida de España -y de prácticamente todos los países europeos- parece haber desaparecido. De las casi 16.000 personas que España se comprometió hace seis meses a traer desde los campamentos improvisados de Italia y Grecia, solo han llegado 18 (cifras oficiales). El 0,1%. España tiene aún año y medio de plazo para cumplir su compromiso, pero a este ritmo es imposible que ni siquiera se acerque. Ahora, además, la Unión Europea ha empezado a expulsar a los refugiados, devolviéndolos a Turquía para desde allí organizar otro plan.

El presidente Mariano Rajoy dará hoy su versión en el Congreso, pero un portavoz del Ministerio del Interior adelanta este argumento: el procedimiento decidido por la UE para el reparto de refugiados “es complejo, con varios actores implicados, y la dificultad radica en conseguir que todos ellos estén coordinados”. Esa coordinación entre países ha fallado, viene a decir el Gobierno. El propio Rajoy, preguntado por el asunto, apuntó el pasado domingo en La Sexta: “Las decisiones que se toman en la UE desgraciadamente no van todo lo rápido que me gustaría. Hay cosas que deberíamos hacer mejor. Las cosas van lentas”. Las tres ONG que gestionan la acogida de refugiados en España —CEAR, Cruz Roja y Accem— llegan a otra conclusión: ha faltado “voluntad política”, no solo en España sino en toda Europa (el grado de cumplimiento global es del 0,5%). En ningún momento, sospechan, hubo intención real de llevar a cabo ese acuerdo.
Big image