LA BALANZA ROMANA

Objetos en desuso

Descripción de la balanza romana

La balanza romana sirve para medir pesos de manera sencilla y cómoda, aunque ha caído en desuso por el avance de las nuevas tecnologías que han inventado otros aparatos que realizan la misma función de un modo más preciso y rápido.


La balanza consta de:


-Dos brazos: uno de ellos es una barra larga y graduada y el otro, más corto, del que está sujeta una bandeja suspendida mediante tres cadenas y en la que se coloca el objeto a pesar.

-El peso o pilón: es un trozo de hierro u otro material, que tiene una abertura en el extremo superior, que hace posible su deslizamiento a lo largo de la barra graduada.

-Varios ganchos: se encuentran en el extremo de la barra más corta, por si el objeto a pesar se quiere suspender en una bolsa o pesarle directamente.

¿Cómo usar la balanza romana?

Los pasos a seguir son sencillos:

1.- El objeto que se ha de pesar se coloca en el extremo del brazo menor, bien suspendido en un gancho o situado sobre la bandeja.

2.- Para equilibrar la balanza, el pilón se mueve a lo largo de la barra graduada.

3.- Cuando la balanza está equilibrada, este brazo se encuentra totalmente horizontal.

4.- El punto de la regla en el que se encuentra el pilón permite leer el peso de la mercancía.