Azúcar: Historia y Gestión

La Historia detrás de Nuestra Azúcar - Cómo es su Gestión

Ingenio Santa Ana, referente de una época donde un ingenio daba vida a regiones, formaba pueblos, brindaba fuentes de trabajo y era símbolo de progreso.

Santa Ana (1889 - 1966) El Mito del Perro Familiar: En el noroeste de Argentina existe una leyenda, de inspiración católica, que narra la creencia que los ingenios azucareros deben su riqueza a un pacto que sus dueños realizan con el diablo, quien les proporciona fortuna a cambio de su alma. Una vez formalizado el pacto, Satanás se encarna, o envía como su representante a un feroz perro negro al que se conoce como “El Familiar”. Este perro se alimenta de vidas humanas que el dueño del ingenio debe entregarle en cumplimiento del pacto que ha realizado. La creencia que los santiagueños eran los más
buscados por el Familiar se debe, quizás, a que en el momento en que tuvo mayor auge este
mito, la cantidad de zafreros de esa provincia, que trabajaban en Tucumán, era muy numerosa.
El Familiar suele esconderse en lugares oscuros, como los sótanos o en el fondo de los depósitos donde se almacenan las bolsas de azúcar. Algunas noches sale de su guarida y recorre el cañaveral, a veces acompañado por un fuerte ruido de cadenas. Las personas que se cruzan con él entran en pánico porque saben que sus vidas corren un serio peligro. Circulan muchas versiones de encuentros, generalmente con obreros del surco, en los que estos le hacen frente apelando a una gran dosis de valentía. Es sabido que para vencerlo hay que ampararse bajo un poder mayor y enfrentarlo con un puñal o algún elemento que posea la forma de una cruz. Así como el Familiar representa al diablo, la cruz representa a dios.
En otras oportunidades se presenta bajo la forma humana como un joven educado vestido de negro con sombrero, también negro, de ala ancha; y ocasionalmente puede aparecer como un viborón. Sin embargo, el terrible perro negro de ojos ardiendo es sin duda el más temido y representado. No sólo los hombres le tienen terror y creen que su sola aparición pone en riego su vida, también lo perciben y le temen los animales.

Las historias más significativas lo asocian al Ingenio Santa Ana de la familia Hileret. La leyenda nace, aparentemente, con Clodomiro Hileret, al que algunos describen como ingeniero civil relacionado con la construcción del ferrocarril y otros como técnico en pozos artesianos. Una versión refiere que Hileret, trabajando en un pozo en la Reducción Jesuítica de Lules, descubrió y se apoderó de un tesoro escondido con el que después construyó su emporio. Alrededor del año 1875 montó un ingenio en Lules y luego otro en Santa Ana. En este último, de 27.000 hectáreas,
trabajaban 3000 operarios entre la fábrica y el campo. Estaba formado por 17 colonias/lotes y
contaba con múltiples talleres, proveeduría, escuela, hospital, hotel, refiería, viviendas para
los dueños y para los diferentes niveles de trabajadores, club social, un parque con pileta de

natación y un lago artifiial. En las proximidades de Santa Ana surgió Villa Hileret, pueblo que
vivía a expensas del ingenio. En Buenos Aires funcionaba la Refiería Hileret donde se fabricaba
el azúcar en terrones. Las numerosas historias relacionadas con la familia Hileret los describen
haciendo un uso ostentoso, desmedido y generalizado de su riqueza y poder.
De acuerdo con algunos dichos, la leyenda fue traída por el mismo Clodomiro Hileret desde Europa, inspirada en el sabueso de los Baskerville y adaptada para utilizarla en benefiio personal.
En el año 1903 falleció Hileret, aparentemente en alta mar cuando viajaba a Francia, y sus hijos
se hicieron cargo del ingenio. En 1916 el chalet principal se incendió y la tradición oral dice que
la causa hay que buscarla en el incumplimiento de Clodomiro Hileret con el diablo. Luego se
construyó otro chalet pero según algunas versiones este incendio marcó el inicio del derrumbe
económico del ingenio. Los herederos no supieron administrarlo y más tarde pasó al Banco de
La Nación, posteriormente fue arrendado, rematado, formó parte de una cooperativa, de una
sociedad llamada ISASA, y fue defiitivamente cerrado en el año 1966 durante el gobierno de
facto de Onganía y hoy luce en ruinas.
Finalmente, sus tres chimeneas fueron dinamitadas, en el transcurso de la dictadura militar
instaurada en 1976, con el argumento de una presunta actividad subversiva en la zona. Sin
embargo, la más imponente de las tres, recién se desplomó cuando los militares y los medios
informativos invitados a presenciar la escena se habían retirado. De alguna manera el honor
del pueblo de Santa Ana había sido salvado y un nuevo mito se agregaba en ese instante al del
"familiar"; la chimenea que ostentaba todavía en su parte superior la palabra "Evita" no había
querido que la vean caer, se desplomó fialmente y murió en silencio, con dignidad y a solas.
De esta historia aún subsiste el parque Hileret, un verdadero jardín botánico con especies autóctonas y de otras partes del mundo, un espacio para recorrer e imaginarse el pasado esplendor de una zona sumida en la actualidad en el abandono.

La Organización: Ingenio Leales

Un Poco de su Historia

El Ingenio Leales es la última fábrica azucarera instalada en la provincia de Tucumán.
Fue inaugurada el 12 de julio de 1936 en la localidad de Los Sueldos, del departamento de Leales, hoy Estación La Encantada, Provincia de Tucumán, el Complejo Agroindustrial Ingenio Leales esta compuesto por una fabrica que produce mas de 50.000 Tn. de azúcar por zafra.
La capacidad de molienda de la fábrica era en sus comienzos de 1.500 toneladas diarias de caña. Actualmente la Fabrica de Azúcar esta en condiciones de moler 6.000 toneladas / día de caña y producir alrededor de 50.000 litros de alcohol / día.
A partir del 04 de Enero del 2010, el ingenio es administrado por Cía. Inversora Industrial S.A.

NUESTRO INGENIO

Desde que el Ingenio Leales es adquirido por CIISA en 2010, comenzó una etapa de fuertes inversiones dirigidas a mejorar las instalaciones y a incorporar equipos de última generación que permitan un salto cualitativo en los procesos y cuantitativo en la producción.
Con una inversión de 12 millones de dólares se instaló una moderna refinería, que produce azúcar refinado de alta calidad, siendo la más actualizada del mundo, completamente de acero inoxidable, y en un ambiente presurizado. Con tecnología de origen brasileño, cuenta con una capacidad de refinación de 440 toneladas de azúcar por día.

MISIÓN Y VISIÓN

Nuestra premisa es clara: "Máxima protección de las personas y del medio ambiente".

Ningún programa es mejor que la gente que lo lleva a cabo y ninguna estrategia comercial puede eludir la responsabilidad del ecosistema compartido.

Optimización es la clave de los recursos humanos a través de su capacitación, desarrollo y entrenamiento, y de los recursos naturales por medio de una gestión ordenada y responsable.

El control de la gestión implementado en la ejecución de nuestras actividades nos permite cumplir con todas las exigencias de calidad e inocuidad que demanda la atención de los clientes en los competitivos mercados nacional e internacional.

RESPONSABILIDAD SOCIAL

El Ingenio Leales, viene desarrollando un programa de integración comunitaria con el objetivo de promover una estrecha relación entre la empresa y la comunidad que la rodea. Estamos presentes día a día en la vida de las personas que forman parte de la comunidad.

No sólo porque un importante número de familias están vinculadas en forma directa e indirecta con el ingenio, sino porque además la Compañía desarrolla programas de colaboración para toda la comunidad.

COMPROMISO CON EL MEDIO AMBIENTE

<<Comprometidos con el medio ambiente buscamos un crecimiento sustentable y en armonía con el medio ambiente>>.

Una de nuestras premisas es el cuidado ambiental por eso trabajamos en la recuperación de los residuos (cachaza) en estado sólido para su uso como elemento recuperador de suelos y reduciendo de manera constante todo posible impacto a la naturaleza y al riesgo de las personas.

ü Redujimos el consumo de agua industrial instalando sistemas de torres de enfriamiento para los condensadores barométricos de Fábrica y Refinería.

ü Se realizó un sistema para la recuperación de agua de enfriamiento de destilería y su posterior utilización en fábrica de azúcar crudo.

ü Se instalaron piletas para la recuperación de las aguas de lavado de chimeneas de caldera con lo cual también se disminuyó el consumo de agua del proceso.

ü La vinaza (principal residuo de la producción de alcohol), es confinada en piletas de concentración y evaporación, y luego es dispuesta por sistemas de canales para el fertiriego de fincas de cañeros.

ü El Ingenio Leales cuenta con todos los FILTROS DE CHIMENEA colocados y en perfecto funcionamiento, habiendo reducido la contaminación del aire.

Proyecto La Noche de las Escuelas.

Friday, Sep. 16th, 5-8pm

Av. Sarmiento 387, 4000 San Miguel de Tucumán, Tucumán

Proyecto que muestra Historia y Gestión detrás de Nuestra Azúcar