El siglo XIX en su contexto

Romanticismo y Realismo

Introducción al siglo XIX

Época de profundos cambios políticos, económicos y sociales que afectaron a Europa y a España. El Antiguo Regimen es liquidado como forma de vida y de pensamiento


Ámbito político

La forma de gobierno de la Monarquía Absoluta es sustituida en favor de las democracias liberales propugnadas por la burguesía. En España se abre el siglo con la Guerra de la Independencia para expulsar a los franceses y se cierrra con la Restauración. Atrás quedaban tres guerras carlistas, multitud de "pronunciamientos militares", la destitución de Isabel II, Amadeo de Saboya y la Primera República.



Ámbito económico

Se imponen las doctrinas liberales que propugnan la libertad de trabajo, de capitales y de medios de producción. En la segunda mitad del siglo, cobra fuerza la el socialismo, que se opone a una economía sin leyes de intervención que deja desprotegido al obrero. La revolución industrial trae consigo el maquinismo y la producción masiva. La invención del ferrocaril y el telégrafo revolucionan el transporte y la comunicación.


La 1a. revolucion industrial en 4 minutos.flv

Ámbito Social

Desaparecen los estamentos y surgen las clases sociales -ricos, clase media y pobres- . Solo tenían derecho a voto aquellos que acreditaran un fuerte nivel de ingresos. La burguesía pasa a controlar los resortes económicos y políticos.
La iglesia pierda poder económico como consecuencia de las desamortizaciones y social, pues cobran auge las tendencias antirreligiosas.
La población experimenta un moderado crecimiento.


Las desamortizaciones

Ámbito cultural

El 80% de la población es analfabeta .
Enorme importancia de la prensa escrita: muchas obras se publicacron en periódicos y revistas y muchos escritores ejercían también el periodismo.
Desde el punto de vista del pensamiento, el romanticismo hunde sus raíces en el idealismo alemán - la idea como origen del conocimiento- , con lo que el individuo adquiere una importancia relevante por ser el portador del espíritu creador.
También florecen otras corrientes: el Positivismo que admite únicamente el método universal; el Materialismo, que solo acepta como única realidad verdadera la materia; el Socialismo y el Marxismo, que defiende que la fuerza fundamental de la historia es la lucha de clases.