ESTÉTICA DEL BARROCO

Por: Cristian Castillo Ríos 1ºBNC

*Características generales del Barroco español:

El Barroco fue un periodo de auge cultural y revolución artística posterior al Renacimiento, de transición del S.XVII (“Siglo de Oro”) a mitad del S.XVIV aproximadamente.

Durante esta etapa, España afrontó una grave crisis política, social, económica y militar que denotaban tiempos difíciles. Reinaron 3 monarcas: Felipe III, Felipe IV y Carlos II (Con quien termina la dinastía de los Austrias al no dejar descendencia), pero no gobernaba ninguno de ellos, sino sus validos, de entre los que destacan el Conde de Lerma (Valido de Felipe III), que se basaba normalmente en el pacifismo, y el Conde-Duque de Olivares (Valido de Felipe IV), que por el contrario sumergió a España en la Guerra de los 30 años, en la que el país sufrió grandes derrotas militares. Unido a todo lo antes mencionado, España sufrió una grave crisis demográfica, consecuencia de la expulsión de casi 300.000 moriscos y de la mortalidad provocada por las continuas guerras, el hambre y la peste. La sociedad española estaba dividida en un orden vertical encabezado por el rey o monarca, precedido del clero y la nobleza, clases improductivas que conservaban tierras y privilegios, quedando como último eslabón los campesinos, que fueron los afectados por la crisis económica que entonces amenazaba.

Los motivos del surgimiento de esta nueva manifestación se dieron por varios factores, especialmente relacionados con la sede principal de la iglesia católica, el Vaticano, que se encontraba severamente criticada por sus actos de corrupción, y azotada por la reforma protestante (Contrarreforma Católica), cuestionándola con la existencia de la virginidad de María y la autoridad del Papa, factores que debilitaban profundamente el poder del clero.

*Estética Barroca General:

El Barroco se manifestó principalmente en los campos de la escultura, arquitectura, literatura, arte y música, cambiando los aspectos renacentistas como la exaltación del mundo y el equilibrio humanista procedente de la admiración de la Antigüedad Clásica, por una profunda desvalorización de la vida y la naturaleza humana, y por la tendencia a la exageración en el arte. Se podría decir que es una continuación evolucionada del Renacimiento que busca lo nuevo y sorprendente, cultivando el contraste, con tendencia a la exageración, la artificiosidad y la complicación, con una actitud individualista y caprichosa, denotando dinamismo y movilidad en las obras en que se refleja. (A continuación se muestran comparaciones de obras a la derecha renacentistas y a la izquierda barrocas).

*Escultura Barroca

De la escultura barroca podemos decir que seguía las bases del Renacimiento, pero reduciendo el grado de idealismo y aumentando la realidad de la imagen. El escultor más destacado de la época fue Gian Lorenzo Bernini (1598-1680), creador de “La fuente de los cuatro ríos” y de “Apolo y Dafne” entre otras, y también colaboró en la famosa escultura “Rapto de Proserpina”, obras que no poseen un estado de rigidez y de pose, sino que muestran un dinamismo intenso, resaltando el movimiento y la acción otorgando más veracidad y naturaleza a la imagen.
Big image

Gian Lorenzo Bernini

*Música Barroca

En música barroca destacaron dos figuras de gran importancia histórica: El maestro alemán Johan Sebastian Bach (1525-1682), compositor de “Tocatta y Fuga en Re menor”, y el veneciano Antonio Lucio Vivaldi (1500-1600), compositor de “Las cuatro estaciones”.
The Best of Bach
The Best of Vivaldi

*Literatura Barroca

En cuanto a la literatura, surgió la sátira, el culteranismo, el clasicismo y el conceptismo, hablando principalmente sobre la vanidad, la vida humana y la crítica. Sus principales representantes fueron Luis de Góngora (1561-1627), autor de la “Oda a la toma de Larache” y del “Poema a la muerte y al infierno” de entre otras, y Francisco de Quevedo (1580-1645), autor de la obra picaresca “El Buscón” y del famoso soneto satírico “A una nariz”, en la cual el autor hace referencia a su deforme nariz de una forma ridícula y divertida. Próximamente detallaremos sobre las características de la literatura barroca.

Poema a la muerte y al infierno

Urnas plebeyas, túmulos reales

Penetrad sin temor, memorias mías,

Por donde ya el verdugo de los días

Con igual pie dio pasos desiguales.


Revolved tantas señas de mortales,

Desnudos huesos y cenizas frías,

A pesar de las vanas, si no pías,

Caras preservaciones orientales.


Bajad luego al abismo, en cuyos senos

Blasfeman almas, y en su prisión fuerte

Hierros se escuchan siempre, y llanto eterno,


Si queréis, oh memorias, por lo menos

Con la muerte libraros de la muerte,

Y el infierno vencer con el infierno.


Luis de Góngora.

Soneto: A una nariz

Érase un hombre a una nariz pegado,

érase una nariz superlativa,

érase una nariz sayón y escriba,

érase un peje espada muy barbado.


Era un reloj de sol mal encarado,

érase una alquitara pensativa,

érase un elefante boca arriba,

era Ovidio Nasón más narizado.


Érase un espolón de una galera,

érase una pirámide de Egipto,

las doce Tribus de narices era.


Érase un naricísimo infinito,

muchísimo nariz, nariz tan fiera

que en la cara de Anás fuera delito.



Francisco de Quevedo.

*Arquitectura Barroca

En cuanto a la arquitectura, nació un estilo completamente nuevo, en el cual los detalles curvos, las molduras, columnas, dorados y repetidas formas son protagonistas de las edificaciones. Se genera una importante independencia entre el interior y el exterior, acentuando la luz y los detalles ostentosos. En líneas generales la arquitectura se caracterizó por su orden colosal, en donde su elemento arquitectónico principal y más utilizado era la cúpula. Sus principales precursores fueron Bernini, Borromini y Pozzo. Probablemente el ejemplo más conocido de España sobre arquitectura barroca sea la “Santa Iglesia Catedral de Santa María” de Murcia, que alberga estilo gótico, renacentista, barroco como el estilo más destacado, y neoclásico.

*Arte Barroco (Pintura)

El arte barroco se caracteriza por el realismo, los colores ricos e intensos, y fuertes luces y sombras (Técnica Claroscuro). En oposición al arte renacentista, que normalmente mostraba el momento anterior a ocurrir cualquier acontecimiento, los artistas barrocos elegían el punto más dramático, el momento en que la acción estaba ocurriendo. Se desarrollan nuevos géneros como los bodegones, paisajes, retratos, cuadros costumbristas, así como se enriquece la iconografía de temas religiosos. Entre los más grandes pintores del período barroco se encuentran Caravaggio, Rembrandt, Rubens, Velázquez, Poussin y Vermeer.

*Características de la Literatura Barroca:

Durante el Barroco se concentró en España una cantidad de grandes escritores, dramaturgos y poetas, bajo el mecenazgo de la realeza y la clase noble. La temática común era el pesimismo, la futilidad de la vida humana, el desengaño vital, la sátira, y la crítica política, debido a las constantes guerras, las hambrunas y los problemas políticos, aunque los temas universales como el amor, la religión, la venganza, el deseo constante de alcanzar la felicidad y el honor siguen siendo fundamentales.


En el periodo barroco triunfa el teatro por encima del resto de los géneros, ya que proporcionaba al creador unas posibilidades expresivas y argumentales más extensas, surgiendo figuras tan importantes como Calderón de la Barca y Lope de Vega. Existían muchas variantes del estilo teatral con sus propias variantes, como el teatro cortesano o el religioso, pero fue la Comedia Nueva, instaurada por el gran Lope de Vega, la que triunfó en esta época, al acabar con las restricciones que hasta entonces habían impuesto al teatro las formas clásicas, permitiendo mezclar elementos trágicos y cómicos, romper con la famosa regla de las tres unidades aristotélicas (unidad de lugar, tiempo y acción), y se dividían las obras en tres actos principales: Presentación, nudo y desenlace. Lope de Vega fue el máximo representante de la Comedia Nueva (en la que los temas más habituales fueron amorosos, históricos y filosóficos) con obras como “La dama boba” o “El perro del Hortelano”. Sin embargo, pese al auge de la comedia, las tragedias y los dramas continuaron teniendo un gran éxito y se consideraba que tenían una categoría mayor a la de la comedia, al considerarse mucho más compleja y artística que esta última.

En la tragedia y el drama, la defensa del honor, la lucha por la libertad personal, la filosofía, la religión y el desengaño amoroso fueron los temas principales, dando lugar a obras como “Fuenteovejuna”, “El gran teatro del mundo” o “La vida es sueño”, entre otras.


La novela aumentó en popularidad con el surgimiento de la literatura picaresca, que tiene al famoso “Lazarillo de Tormes” como precursor. Este tipo de literatura está protagonizada por personajes que considerados antihéroes que, ante unas circunstancias adversas, hacen todo lo que pueden por sobrevivir y mejorar su situación sin importarles que tengan que engañar o perjudicar a otras personas, y que daban una imagen realista de una sociedad decadente donde sobrevivir era bastante difícil. En este ámbito destacan grandes obras tales como “Guzmán de Alfarache” de Mateo Alemán, “La vida del Buscón” de Francisco de Quevedo y “Las harpías de Madrid” de Alonso Castillo.


Por último, la poesía continuó siendo considerada como el principal arte literario. Fue precisamente en el ámbito de la poesía en el que destacaron las tendencias estilísticas del culteranismo y el conceptismo, aunque ambas tendencias también se dieron en otros estilos literarios a menor escala. Son tendencias vistas generalmente como opuestas, pero en realidad son complementarias, en el sentido de que ambas tendencias buscan reflejar un determinado pensamiento de forma original y rompiendo el equilibrio renacentista que proponía la necesidad de una concordancia entre forma y contenido. De esta forma, presentan una mayor libertad, aunque eligen hacerlo de formas distintas.

Por una parte estaba el conceptismo, que tuvo en Quevedo, su mayor representante, que se basa en el desarrollo del texto en los conceptos, utilizando un lenguaje lleno de contenido, creando dobles sentidos, asociaciones de palabras, equívocos, hipérboles y paradojas que les ayudan a realizar creaciones de gran riqueza y significado. Por otra parte, el culteranismo, donde destacó Góngora, daba una mayor importancia a la belleza formal, sin embargo, solían carecer de la profundidad del conceptismo. Al ser la forma tan importante para ellos, solían utilizar un vocabulario extremadamente culto, usando frecuentemente latinismos, intrincadas metáforas y referencias a grandes autores del pasado que hacían que sus textos fueran extremadamente complicados y llenos de matices. Algunos de los poemas más importantes de este periodo son la famosa Fábula de Polifemo y Galatea, de Góngora o los famosos poemas de amor de Quevedo.

Poema: Amor constante más allá de la muerte


Cerrar podrá mis ojos la postrera
Sombra que me llevare el blanco día,
Y podrá desatar esta alma mía
Hora, a su afán ansioso lisonjera;

Mas no de esotra parte en la ribera
Dejará la memoria, en donde ardía:
Nadar sabe mi llama el agua fría,
Y perder el respeto a ley severa.

Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
Venas, que humor a tanto fuego han dado,
Médulas, que han gloriosamente ardido,

Su cuerpo dejará, no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.


Francisco de Quevedo.