LA OPINION 28/9/1878

CATLLAR, 25 DE SETIEMBRE DE 1878

Sr. Director de LA OPINIÓN,


Muy señor mío: aficionado á las torres ó castells que hacen los xiquets de Valls, y admirador entusiasta de la colla nova, me trasladé á esa capital al objeto de apreciar los trabajos que practicase y méritos que contrajose la citada colla, durante los días 23 y 24 del actual, consagrados á los suntuosos y magníficos fetejos públicos con que obsequió á su patrona Santa Tecla, esa capital.


Seguó paso á paso, durante los indicados dos dias, á la colla nova y puedo, por lo tanto, como constante testigo de sus hechos, dar razón de ellos, narrando fielmente y con verdaderos y minuiciosos detalles los peligrosos y arriesgados ejercicios que tuvieron lugar furante los dos dias, llegando en el segundo á alcanzar una completa victoria sobre la colla vella.


En las primeras horas de la mañana del día 23, haciendo matinadas levantaron 44 torres desde 1 pilar de á 4 hasta los 3 de á 7.

Al mediodía hizo los tres de á ocho, después de haberles caído los tres de á nueve, dos veces; los dos de á ocho muy bien, y el espadat de á siete.

Por la tarde hicieron 34 de diferentes clases, entre ellos el cinco de á siete.


El segundo día hizo otras 54 torres durante la matinada, y al mediodía hizo los 3 de á 9, los 4 de á 8, los 2 de á 7 y el pilar de á 8, castillo que hace unos veinte años no habia podido hacerse. Subió el espadat de á cinco las escaleras de la Catedral, intentando bajar á plomo ó á puño el segundo á los tres que tenía encima sin haberlo logrado completamente.

Por la tarde hizo los cuatro de á ocho, delante de la sociedad "Artesana," y el espadat ó pilar de á 7 que ejecutó con una habilidad y seguridad admirables.