LA HUELGA

Parar i començar

En un principio...

El derecho a huelga existe como derecho fundamental desde marzo de 1977 en la constitución Española. Su reconocimiento no ha sido fácil, dado que los trabajadores debían de imponerse a los empresarios, sin embargo, gracias a la constancia y a las reivindicaciones se ha conseguido que forme parte de los derechos fundamentales para todos los miembros de la sociedad española.

¿Por qué y para qué?

El derecho a huelga es un derecho fundamental especial dado que nos proporciona la posibilidad de exigir y pelear por una mejora en otros derechos. El derecho a huelga por tanto, nace como una expresión para erradicar las malas condiciones laborales así como la explotación infantil. La huelga es por tanto, la herramienta que poseen los trabajadores frente a la tiranía del empresario.

Al servicio de la igualdad

La huelga protege la igualdad, es un mecanismo por tanto que permite situar en un plano de igualdad al trabajador y al empresario. Esto se debe a que el empresario siempre posee una superioridad frente al trabajador por lo que este último necesita ser dotado de mecanismos que lo equiparen. Por otro lado, hemos de resaltar que la huelga es un derecho instrumental pues se basa en presionar para conseguir la equiparación.

Discusión y acuerdo

Se llega a las huelgas cuando los sindicatos no consiguen un acuerdo con las empresas, es decir, que la huelga es la última herramienta que poseen los sindicatos para reivindicar los derechos de los trabajadores. Se debe de destacar como elemento fundamental para las huelgas la convocatoria puesto que es importante crear un sentimiento de colectividad para conseguir que acuda la gente. Ahora hay una reflexión en los sindicatos por el entorno, pero la huelga sigue siendo por ende el instrumento.

Conflicto ético

Las huelgas plantean problemas éticos, especialmente en el caso de los convenios colectivos. Si la sociedad no se suma a las huelgas es muy difícil que estas acaben teniendo la fuerza y la relevancia necesaria. Luego encontramos problemas para no asistir a estas como por ejemplo el miedo al despido, miedo a represalias o el no poder permitirse no cobrar el día.

Límites

Un piquete es una manera de protesta donde un grupo intenta proporcionar información a todo el mundo para que se conozcan el motivo de la huelga y que se unan. Los servicios mínimos son necesarios en el caso de una huelga puesto que el resto de la sociedad no debe de verse afectada por un colectivo. Tiene una especial importancia los servicios mínimos en el ámbito de la sanidad, puesto que no podemos dejar un hospital sin los empleados necesarios para su funcionamiento.

Manipulación

Los medios de comunicación no dejan de ser empresas privadas por lo que exponen lo que a ellas les interesa más. Esto es muy visible en el caso de las encuestas donde nunca coinciden los números, mientras en unos medios la huelga ha sido todo un éxito, en otros la huelga prácticamente no ha existido. Es por esto por lo que debemos de ser críticos con los medios de comunicación, sea televisión, Internet, prensa o radio.

Huelga y política

La Huelga política es aquella cuyo único y principal objetivo es derrocar un gobierno, que es inconstitucional. Sin embargo, no es anticonstitucional las huelgas protestas contra medidas concretas de un gobierno para que este las cambie. En España todas las huelgas contra medidas de gobierno son admisibles, son huelgas de defensa frente a leyes. Las huelgas no pueden usarse como ariete político, ni deben de ser empleadas frívolamente.

Eficacia

Las huelgas hacen daño a los empresarios, aunque parezca que estas no son eficaces. A pesar de que no se pierde tanto en las huelgas, sí que hacen daño a la patronal. Aparte de sus efectos directos tiene otros indirectos que son igual o más importantes, son estos efectos por lo que la patronal suele quejarse. Si no hubiera derecho a la huelga, solo podríamos enfrentarnos violentamente ya que los conflictos persistirían.

A modo de epílogo...

Hemos de ser conscientes de la importancia del derecho a huelga. Nos encontramos ante un derecho fundamental que está catalogado como más prioritario que el propio trabajo. Esto nos demuestra que la huelga, es un mecanismo fundamental que nos permite poner fin a situaciones de conflicto. Es mediante este mecanismo con el que la sociedad puede pedir las mejoras que considere pertinentes y necesarias sin necesidad de intervenir violentamente.


Las huelgas, por tanto, deben ser vistas y consideradas como uno de los más importantes derechos, ya que nos proporciona una situación de igualdad frente a los empresarios. Aunque no hemos de olvidar que para que estas se lleven a cabo y tengan los resultados esperados, hemos de concienciar a la sociedad, en especial a la gente más joven.