¡SIDA!... Prevenite

Usa condón, zorrón ;)

Prevención del SIDA

Para prevenir el SIDA lo más importante es conocer la enfermedad y sus mecanismos de transmisión. Ante cualquier duda o posible exposición al virus, es preciso someterse a la prueba de detección del VIH, porque un diagnóstico precoz puede mejorar notablemente el pronóstico.

¡ATENTO!

Es necesario que el VIH entre en la corriente sanguínea para contraer el virus. La piel impide que el VIH se introduzca en el organismo, por lo tanto no basta con haber estado en contacto con un fluido contaminado, es necesaria una vía de entrada en forma de herida abierta, cortadura, fisura, desgarro, o a través del contacto con las membranas mucosas.


Cuando una persona está infectada con VIH, puede transmitirlo a otras personas a través de los siguientes fluidos corporales:

Sangre (las mayores concentraciones de VIH se encuentran en la sangre), semen, secreciones vaginales, leche materna, fluido pre-eyaculatorio (En este los niveles de concentración del VIH son muy bajos, pero existe riesgo).


El VIH no puede transmitirse a través de: Saliva, Heces, Orina, Sudor, Lágrimas.



Para prevenir el contagio, lo mejor es evitar las conductas de riesgo, que supongan el contacto con los fluidos capaces de transmitir el VIH:

  • No intercambiar jeringas o agujas con otras personas.
  • Usar siempre instrumentos estériles o desechables para perforar la piel.
  • Utilizar correctamente preservativos de látex (masculino o femenino) al mantener relaciones sexuales con penetración (ya sea anal, vaginal u oral).
  • Evitar el sexo oral sin protección.
  • Las mujeres embarazadas portadoras del virus deben recibir tratamiento para disminuir el riesgo de transmisión al feto durante el embarazo y el parto, y no amamantar al niño.
  • Al igual que la sangre y sus derivados, también es imprescindible analizar el semen donado con la prueba de anticuerpos del VIH antes de ser utilizado.