Descargar Película En Español

Las descargas vs. Netflix


El estallido de la burbuja de la piratería online no ha venido de la mano del miedo a las multas o la dificultad para encontrar películas y series de televisión, sino de la aparición de herramientas legales que te permiten gastar poco y tener un mejor servicio.

Películas, series de televisión y retransmisiones de todo tipo: en Internet existen decenas de sitios, programas y circuitos peer to peer que permiten descargarlos ilegalmente de forma gratuita. Descargar películas gratis aún es posible actualmente, e incluso se trata de algo que ha aumentado durante la pandemia, a raíz del confinamiento.

Sin embargo, las últimas investigaciones realizadas por empresas especializadas encontraron que el fenómeno de las descargas online estaba sufriendo una cierta desaceleración con la llegada de los sistemas de VoD (video on demand) como Netflix. Sin embargo, el asunto parece ser más complejo de lo que podría parecer a simple vista.

La causa, según los expertos, es que finalmente han aparecido en el mercado servicios legales que permiten utilizar Internet para ver películas de buena calidad a precios asequibles.

Y a pesar de ello, los que se consideran realmente amantes del cine, son los que afirman seguir acudiendo a las páginas de películas de redes P2P, en las que pueden ver películas en español online, ya sea por completar su catálogo o por su intensa voracidad cinematográfica, que no se ve saciada ni pagando todas las plataformas de VoD del mercado.

Todo es cierto, pero para comprender lo que está sucediendo y cómo están cambiando las cosas, debemos mirar más a fondo.

Los orígenes de las películas en línea

La aparición de películas online se remonta a principios de la década de 2000 y se debe a dos fenómenos.

El primero es el crecimiento de los sistemas de intercambio de archivos basados ​​en peer to peer, una red que permite a un grupo de personas que utilizan el mismo software conectarse y acceder directamente a los recursos con monedas.

Un sistema nacido con Napster que desde entonces ha evolucionado gracias a circuitos y programas cada vez más efectivos y fáciles de usar.

El segundo fenómeno es la llegada de DivX , el códec que ha permitido reducir el tamaño de los archivos de vídeo (reduciendo también su calidad) y así permitirles circular más fácilmente por Internet.

En cualquier caso, descargar películas de Internet en esos años no era fácil y requería cierta experiencia técnica. En primer lugar, porque los programas P2P tenían que configurarse cuidadosamente para que funcionaran bien.

Entonces, porque incluso en condiciones óptimas, las conexiones disponibles hicieron que las operaciones fueran bastante largas. Se necesitaron varias horas, sino días, para descargar una película.

Incluso una vez que se obtuvo el archivo, verlo podría causar algunos problemas. Los formatos comprimidos (DivX y XviD) se sometieron a actualizaciones constantes y el software de reproducción de video no pudo manejarlos.

Tenía que instalar y actualizar manualmente los códecs para leer archivos. Además, los discos duros en ese momento no eran tan generosos como lo son hoy: las películas se grababan en CD y se almacenaban de esta manera.

Un trabajo realmente duro, que también requiere un buen conocimiento del sistema y el software en uso. Sin embargo, la razón por la que tantos entusiastas de las computadoras descargaban sus películas favoritas en línea no solo estaba relacionada con poder verlas gratis.

Cuando apareció DivX por primera vez, los sistemas de transmisión en línea aún no existían, ni tampoco los bajo demanda.

La única forma de ver una película sin esperar a que se transmitiera por televisión era ir a un videoclub y alquilar un DVD.

No era exactamente lo más cómodo, también porque siempre existía la posibilidad de que la película que deseaba ver no estuviera disponible. La piratería online era la única forma de ver una película cuando quería y como quería .

Tanto es así que en Internet, en poco tiempo, junto a las primeras visiones, han aparecido también viejas películas pirateadas y convertidas a digitales.

Big picture

Tecnología Torrent y Popcorn Time

Para mejorar drásticamente el rendimiento, pensó Tor-rent. Es un sistema descentralizado que utiliza, como eMule, un programa de gestión.

Todo se basa en Torrents, pequeños archivos que contienen la información a través de la cual puedes descargar archivos.

La arquitectura Torrent, además de garantizar una velocidad de descarga superior a los antiguos circuitos P2P, evita que nadie cambie el nombre del vídeo y, por tanto, ha solucionado el problema de las falsificaciones.

Los límites, más bien, se refieren al sistema de búsqueda de películas, que necesariamente depende de los sitios Web, que al tratarse de sitios que contienen información sobre material pirateado, y por tanto ilegales, se cierran con cierta frecuencia.

El estado actual de la descarga ilegal de películas por Internet se llama Popcorn Time. Nacido como un sitio de transmisión, se ha convertido en una aplicación que le permite ver películas y series de televisión utilizando el flujo de Torrents que se descargan en la Red.

Resultado: muy alta calidad y una facilidad de uso realmente fascinante. El programa, de hecho, aunque solo ofrezca contenidos en el idioma original con la posibilidad de visualizar subtítulos en varios idiomas, tiene características que son la envidia de muchos productos comerciales.

Gracias a la tecnología Torrent, te permite descargar una película completa en minutos.

Sitios de transmisión y el terremoto de Netflix

Además de P2P, también existen sitios de Internet que le permiten ver películas en tiempo real de forma gratuita .

La ventaja aquí es que los espectadores no tienen que esperar hasta que el archivo se descargue por completo para poder verlo.

Los límites están ligados al hecho de que se trata de servicios gestionados por piratas sin escrúpulos que obviamente no actúan por simple bondad sino para ganar.

Este tipo de sitios suelen estar repletos de anuncios y, muy a menudo, con enlaces peligrosos que pueden llevar a la instalación de software espía o virus.

En resumen: por ahorrar 5 euros corres el riesgo de encontrarte con un ordenador infectado. Sobre todo porque los sitios están ocultos a través de un sistema de casillas chinas.

Aquellos que quieran ver una película deben ir primero a un sitio que contenga solo la lista de títulos y la descripción de las tramas y desde allí luego conectarse al que permite la visualización real.

En algunos casos, los sistemas también requieren el registro por correo electrónico, cuyos datos se revenden invariablemente en Internet.

El resultado suele ser que la dirección de correo electrónico está inundada de spam y mensajes no deseados de varios tipos. Sin mencionar lo imprudente que es registrarse con su correo electrónico en un servicio que es ilegal.

Para asestar un verdadero golpe a la piratería, llegó Netflix. Desde 2008 ha revolucionado el mundo del streaming de vídeo. En primer lugar, en cuanto al precio: Netflix te permite suscribirte a partir de 7,99 euros al mes. Pero más allá de la conveniencia, su servicio puede presumir de características que nadie más tiene.

Además de ofrecer series de TV y películas en streaming con excelente calidad, te permite ver contenido en el idioma original con subtítulos, una función que, por extraño que parezca, aún tienen pocas.

Además, Netflix también produce contenido original. Sin embargo, a diferencia de los demás, no los transmite semanalmente, sino que hace que todos los episodios estén disponibles de una vez .

Una estrategia muy apreciada por quienes están acostumbrados a utilizar Internet y el ordenador para ver la serie, porque pueden hacerse auténticos "atracones" sin depender de la programación.

Resultado: el servicio ha superado la marca de los 65 millones de suscriptores y se espera que siga creciendo. En el futuro, es probable que sus competidores también tengan que adaptarse y presentar ofertas similares.

Conclusión

A pesar de ello, Netflix no cuenta con todos los títulos. Muchos cinéfilos echan de menos películas de culto que sí están disponibles en torrents, y están dispuestos a correr insignificantes riesgos por el placer de verlas. Con todo ello se ha demostrado que el problema no se trata tanto de un tema económico, como de facilidades de acceso y disponibilidad, por lo que mientras no se facilite a todo el mundo un acceso a la cultura de modo universal, las personas seguirán compartiendo todo tipo de creaciones sin conformarse con aquello más mainstream, por muy económico, seguro y accesible que sea.