Sinuhé, el egipcio.

Mika Waltary

Introducción.

Estaba yo pensando en las modas literarias que hacen que hoy leamos muchos sobre vampiros, ayer sobre templarios, hace un mes sobre conspiraciones no tengo claro si de masones, iglesias o científicos y hace un poco más sobre Egipto. Mirásemos donde mirásemos había libros cargados de pirámides, jeroglíficos y faraones. Creo que aprendí más nombres de faraones en esa época que durante todo mi periodo escolar.

Breve resumen

La historia nos la cuenta el propio Sinuhé en la última etapa de su vida haciendo un ejercicio de reflexión de lo que ha sido. Su vida comienza en una cesta de cañas abandonada en el Nilo recogida por Kipa, la esposa de un médico, que decide criarlo como si fuera su hijo. Senmut, el médico con el que se cría, no es un médico común sino que se dedica a curar a gente pobre a cambio de lo que puedan darle y de esta forma empieza Sinuhé a adentrarse en el mundo de la medicina. Desde pequeño irá aprendiendo los secretos de su profesión y mejorará con viajes y experiencias muchas veces dramáticas que lo conducirán a palacio. Pero no sólo son curas de lo que sabe un médico, también hay trepanaciones y, como no, venenos.

Nos presenta el autor personajes muy marcados integrados en el final de la XVIII dinastía egipcia de una forma tan sólida, que terminamos dudando de si el libro sea realmente ficción. Encontramos buenos, malos, fieles.. todos sin confusión, perfectamente identificados para no distraernos de la trama general, salpicada de pequeñas gotas de humor que hacen que hagamos un gesto de cabeza mientras pasamos la página.
Guardo un especial recuerdo de Akenatón, magnífico, y como curiosidad, deciros que realmente existió el protagonista de la novela. De hecho, durante los diez años que estuvo el autor documentándose es casi seguro que se tropezó con un texto egipcio conocido como la Historia de Sinuhé, obra representativa también, aunque escrita hace más de 4000 años y situada en la dinastía XII.

Si aún no habéis descubierto Egipto, os invito a hacerlo a través de Sinuhé en una inolvidable novela histórica.

Gracias.
José Antonio.

(Por cierto,si necesitáis el libro ya sabéis que podéis contar con él)

Un fragmento escogido

«Yo, Sinuhé, hijo de Senmut y de su esposa Kipa, he escrito este libro. No para cantar las alabanzas de los dioses del país de Kemi, porque estoy cansado de los dioses. No para alabar a los faraones, porque estoy cansado de sus actos. Escribo para mí solo. No para halagar a dioses, no para halagar a los reyes, ni por miedo del porvenir ni por esperanza. Porque durante mi vida he sufrido tantas pruebas y pérdidas que el vano temor no puede atormentarme y cansado estoy de la esperanza en la inmortalidad como lo estoy de los dioses y de los reyes. Es, pues, para mí solo para quien escribo, y sobre este punto creo diferenciarme de todos los escritores pasados o futuros.»

"El libro de los muertos"
(Documental)