La hegemonía hispana.

Carlos I y Felipe II

En el siglo XVI, Carlos I (1 516-1 556) y Felipe II (1 556-1598) consiguieron imponer la hegemonía hispana en Europa y ampliaron las posesiones españolas en el mundo, pero, ambos tuvieron que enfrentarse a numerosos problemas.

2.1 Los conflictos internos

  • Carlos I nació y se crio en los Países Bajos, y sucedió a su abuelo en 1 516, introduciendo así en España la casa de Austria o de Habsburgo. A su llegada a España, desató una fuerte oposición, ya que no hablaba castellano; pidió enormes sumas de dinero a las Cortes para financiar su elección como emperador, y dejó el gobierno en manos de consejeros flamencos. Esto provocó dos revueltas: la de las Comunidades en Castilla (1 520-1 521) y la de las Germanías en Valencia y Mallorca (1 519-1 523). Ambas sofocadas por el ejército real.


  • Felipe II se enfrentó a una rebelión de los moriscos en las Alpujarras granadinas (1 568), causada por las presiones que sufrían para abandonar su religión y sus costumbres; y a una rebelión en Aragón (1 590), que consideraba que las actuaciones del rey no respetaban sus fueros.

2.2 Los conflictos externos

Carlos I y Felipe II tuvieron que hacer frente a cinco graves problemas internacionales:

  • La rivalidad con Francia. Este país, se enfrentó con Carlos I por el dominio del norte de Italia. El conflicto no se resolvió hasta que Felipe II derrotó a los franceses en la batalla de San Quintín (1 557).
  • El avance del imperio turco. Los turcos amenazaron al imperio en Centroeuropa y en el Mediterráneo aliándose con los piratas norteafricanos. Carlos I los contuvo, pero el problema no se solucionó hasta que los turcos fueron derrotados, en Lepanto (1 571), gracias a una alianza naval de Felipe II, Venecia y el papa.
  • El problema protestante. Los príncipes alemanes, convertidos al luteranismo y deseosos de autonomía, se enfrentaron a Carlos I. Tras numerosas guerras, reconoció la libertad religiosa de Alemania con la firma de la Paz de Augsburgo (1 555).
  • La rebelión de los Países Bajos. Los Países Bajos del norte deseaban alcanzar la autonomía. En 1 566, se rebelaron contra Felipe II, y, en 1 579, formaron las Provincias Unidas, independizándose de hecho.
  • Inglaterra. Apoyaba la sublevación de los Países Bajos y los ataques de los corsarios al comercio con América. Felipe II planeó su invasión enviando la Armada Invencible, pero su fracaso, en 1 588, supuso la primera gran derrota de la monarquía hispana.