Cosmeto-vigilancia

----------Monica Bercely Goyes------------

Protectores solares bajo la lupa.



Un estudio de la ONG estadounidense Environmental Working Group (EWG) señala que cuatro de cada cinco filtros solares ofrecen una protección inadecuada o contienen componentes que pueden implicar un riesgo para la salud.



Cada vez que se acerca el verano, los medios de comunicación y la publicidad reiteran incansablemente la importancia del uso del bloqueador solar para prevenir el daño en la piel. Lo que muy pocos advierten es que no da lo mismo cualquier producto y que incluso algunos –tarde o temprano- podrían provocar más daños que beneficios.



La ONG estadounidense Environmental Working Group (EWG), dedicada a proteger la salud humana y el medio ambiente, realiza y publica anualmente un análisis de los protectores solares presentes en el mercado de ese país, basándose en una exhaustiva revisión de la literatura médica. De los más de mil filtros solares revisados en 2014, solo 143 serían recomendables. “Muchos bloqueadores solares no sirven casi de nada y llenan a los consumidores de información falsa que realmente no pueden probar, exponiéndolos a químicos potencialmente peligrosos que pueden penetrar fácilmente la piel hasta llegar al interior del cuerpo”, advierte la vicepresidente de EWG, Jane Houlihan.



La ONG ha puesto especial atención en la oxibenzona (benzofenona-3), un compuesto muy utilizado en filtros solares y otros cosméticos, que tiene la capacidad de penetrar la piel e introducirse en el torrente sanguíneo

1

. En efecto, un estudio de 2008 del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) encontró este componente en el 96,8% de las muestras de orina humana analizadas como parte de una encuesta nacional de salud

2

. Aunque el estudio señala que hasta la fecha la oxibenzona "no ha sido asociada con efectos adversos para la salud”, sí admite que se necesita investigar más para determinar si tiene algún efecto significativo en el organismo.




Muchos bloqueadores solares no sirven casi de nada y llenan a los consumidores de información falsa que realmente no pueden probar.






Aun así, las investigaciones de la EWG y de otros toxicólogos persisten en afirmar que la oxibenzona puede causar alergias, alteraciones hormonales (actuaría como estrógeno en el cuerpo) y daño en las células. Un estudio publicado en la revista científica Environmental Science & Technology descubrió un vínculo entre las concentraciones altas de oxibenzona en el organismo y un mayor riesgo de endometriosis

3

. Y otra investigación, publicada en la revista científica The Lancet, concluye que “sería prudente no aplicar cantidades grandes de oxibenzona en grandes superficies de la piel por periodos prolongados ni repetidos, a menos que no haya ninguna otra opción. Puede presentarse además una preocupación adicional en los niños pequeños, ya que tienen menos desarrollados los procesos de eliminación…”





Efectos en el organismo y el medio ambiente



En 2013, en el 6º Congreso Iberoamericano de Contaminación y Toxicología Ambiental (Valencia), se presentó una investigación que demostró que varios filtros UV –entre ellos la oxibenzona, el 4-metilbencilideno alcanfor (4MBC), el octocrileno y el octildimetil-paraminobenzoato (OD-PABA)- efectivamente son capaces de alterar las funciones endocrinas

4

.



La científica estadounidense Elizabeth Plourde (PhD), autora del libro sobre bloqueadores solares Sunscreens, Biohazard: Treat as Hazardous Waste (Bloqueadores solares: trátelos como basura peligrosa), también ha advertido que estos químicos funcionan como desreguladores endocrinos en el organismo y entrega evidencias contundentes del daño que están generando en el medio ambiente, especialmente el marino

5

. Durante una presentación en la Sociedad de Control del Cáncer, en Hollywood, California, demostró que hay filtros solares que en verdad sólo protegen contra los rayos UVB, pero no contra los rayos UVA, que son los que penetran en las capas más profundas de la piel y que están más vinculados a los melanomas. De esta forma, dan una falsa sensación de seguridad a las personas, que las lleva a permanecer más tiempo al sol, creyendo que están protegidas.



Otro compuesto preocupante para esta ONG es el “retinil palmitato o retinol” (una forma de vitamina A), pues, de acuerdo con sus estudios, puede acelerar el desarrollo de lesiones y de tumores de la piel cuando se aplica a esta en presencia de luz solar

6

. Si bien existen científicos que refutan estas afirmaciones, otra investigación del National Toxicology Program, programa sobre toxicología dependiente del Departamento de Salud de EE.UU., arrojó resultados similares al indicar que la vitamina A –muy usada en cosmética por sus atributos anti edad- puede estimular el crecimiento de la piel en exceso (hiperplasia) y que el palmitato de retinol, expuesto al sol, puede formar radicales libres que dañan el ADN

7

.



El tema, en todo caso, no es nuevo. Ya en 2001, investigadores suizos detectaron que varios filtros químicos UV poseen efectos semejantes a los estrógenos, tan efectivos que al aplicarlos a ratas, estas desarrollaron anormalidades. Margaret Schlumpf, del instituto de farmacología y toxicología de la Universidad de Zurich, examinó cinco sustancias: oxibenzona, homosalato, 4 metil-bencilideno alcanfor (4MBC), octil-metoxicinamato y octil-dimetil-PABA. Demostró que todas ellas se comportaron como estrógenos en las pruebas de laboratorio, haciendo que las células cancerosas crecieran más rápido

8

.






Una de las sustancias más usadas en las cremas solares, el 4-MBC, tuvo un efecto particularmente intenso. Cuando se mezcló con aceite de oliva y se aplicó a la piel de ratas, se observó que el útero les crecía al doble antes de la pubertad. "Esto fue preocupante, ya que se usó una concentración dentro del rango permitido para las cremas solares", señaló Schlumpf, quien en ese momento recomendó no usar tantas cremas y preferir alternativas con óxido de zinc, que también bloquea los rayos solares.



También se ha demostrado que el 4-MBC y otros productos químicos se acumulan en los peces de lagos donde se bañan las personas.


Jara M. ( 2014) Mundo Nuevo. Protectores solares bajo la lupa recuperado de


http://www.mundonuevo.cl/noticia/69/protectores-solares-bajo-la-lupa

Talco producto cancerigeno

J&J niega las acusaciones y está evaluando cuál será su próximo paso legal.


La empresa más grande del mundo de productos de cuidado personal y salud, Johnson & Johnson, fue condenada a pagar US$72 millones a la familia de una mujer que murió por cáncer de ovarios.

Jackie Fox, de Alabama, murió el año pasado, a los 62 años, tras haber utilizado los polvos de talco para bebés y otros para higiene femenina durante décadas.

La familia dice que la empresa conocía los riesgos del producto pero no avisó a los consumidores y el jurado condenó a la empresa por "responsabilidad por producto, negligencia y conspiración", le dijo a BBC Mundo Jere Beasley, uno de los abogados de la familia que ha participado en el juicio.

Pero J&J niega las acusaciones y está evaluando cuál será su próximo paso legal.

El veredicto "va contra décadas de evidencia que prueban la seguridad del talco como ingrediente cosmético en muchos productos", dijo Carol Goodrich, una portavoz de la empresa en declaraciones publicadas por la agencia AP.

La portavoz citó investigaciones de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (la FDA, que evalúa la seguridad de los productos) y el Instituto Nacional contra el Cáncer de este país, para apoyar que los riesgos nunca se han probado.




En el juicio, sin embargo, los abogados de Fox introdujeron como evidencia un memorándum interno de un consultor médico de la empresa de 1999 que decía que "cualquiera que niegue los riesgos" entre el uso de talco y el cáncer de ovario sería percibido públicamente como aquellos que negaban el vínculo entre el tabaco y el cáncer.

Según el consultor se trataba de un caso de "negar lo obvio teniendo toda la evidencia sobre lo contrario".
Los cargos contra la empresa indican que la compañía puso en el mercado un producto "irracionalmente peligroso sin alertar los consumidores", dice Beasley.

Según el abogado, el vínculo entre los polvos de talco y el cáncer de ovarios en la paciente quedó establecido en el juicio.

Beasly dice que su equipo maneja los casos de otras 6.000 mujeres que dicen que el talco es el causante, directo o junto con otras causas, del cáncer que padecen.

El talco es un mineral natural compuesto de magnesio, silicona, oxígeno e hidrógeno.

Se usa ampliamente en cosméticos y productos de cuidado personal.

Un "factor contributivo"

Durante el juicio, otro de los abogados de la acusación, Allen Smith, mostró al jurado estudios realizados por Daniel Cramer, profesor de la Universidad de Harvard, el último de los cuales fue publicado en diciembre.

En ese estudio se concluía que el talco está asociado con un aumento del 33% en el riesgo de cáncer de ovarios.

"La empresa conocía todos estos estudios, desde hace 30 o 40 años", le dijo Smith al jurado.

La familia no mantuvo que el talco fue la única causa del cáncer, sino que fue un "factor contributivo", dijo Smith, según un reporte publicado por Bloomberg.

Pero uno de los abogados de la empresa, Williams, argumentó que varias agencias gubernamentales de Estados Unidos rechazaron la obligación de poner etiquetas de advertencia sanitaria en productos que incluyen talco.
La FDA celebró una audiencia de dos días sobre el tema en la década de 1990 y no encontró un vínculo entre el talco y el cáncer de ovarios, mantuvo.

Sin embargo, Beasley dice que la FDN "nunca ha dicho que el talco sea seguro".

Lo que ocurre es que la regulación de los productos cosméticos es muy laxa y no entran dentro del ámbito de estudio de la agencia, mantiene.

Es la primera vez que un jurado de Estados Unidos decide acordar el cobro de daños y perjuicios por una denuncia sobre los posibles efectos perjudiciales del talco.

Pero en Estados Unidos hay un millar de casos pendientes sobre la misma cuestión y, tras este veredicto, podrían presentarse miles más.

El caso de Fox es uno de varias decenas de mujeres que pusieron una denuncia contra la empresa en los tribunales de St. Louis en 2014 y fue seleccionado el primero para ir a juicio.

"Este caso es pionero y claramente el jurado ha visto las pruebas y las ha encontrado convincentes", dijo la profesora de Derecho de la Universidad de Stanford, Nora Freeman Engstrom.

"El jurado se consternó ante el comportamiento de la compañía", añadió.

Aunque dijo que es probable que la indemnización final sea menor tras el proceso de apelación.


"Riesgo pequeño"

Algunas organizaciones especializadas mantienen que el vínculo entre el talco y el cáncer de ovarios no ha sido probado científicamente.

La organización de apoyo a la investigación contra el cáncer de Reino Unido, Cancer Research, cree que la evidencia de un vínculo entre el uso del talco y el cáncer de ovarios es "todavía incierta".

"Incluso si hay un riesgo, es probable que sea bastante pequeño", mantiene la organización.

Otra organización británica centrada en cáncer de ovarios, Ovacome, explica que las causas de esta enfermedad todavía se desconocen, pero son probablemente una "combinación de muchos factores genéticos y ambientales, no de uno solo como el talco".

Ovacome dice que en 2003, los resultados de 16 estudios con 12.000 mujeres mostraron que usar talco aumenta el riesgo de sufrir cáncer de ovario alrededor de un tercio, y que una revisión de estudios hechos en Estados
Unidos con 18.000 mujeres obtuvo resultados similares para el uso genital, no general, de polvos de talco.

Sin embargo, explica que este tipos de estudios pueden "tener sesgos" y que persisten dudas sobre los resultados.

"Un estudio grande y bien diseñado en Estados Unidos en 2000, con 80.000 mujeres, no encontró un vínculo entre el talco y el riesgo de cáncer de ovario", afirma en una documento sobre el tema.

La organización argumentó que incluso si el uso de talco aumenta en un tercio el riesgo de cáncer de ovarios, "para ponerlo en contexto, fumar y beber aumenta el riesgo de cáncer de esófago unas 30 veces".

"El cáncer de ovario es una enfermedad rara, y un aumento de un tercio de un riesgo pequeño da un riesgo general pequeño".



BBC Mundo (2016- 02-24) Recuperado de


http://www.wradio.com.co/


Monica Goyes

Sunday, May 22nd, 9pm

Samanoego Nariño

Reacciones adversas en cosmeticos