Ski Racing Camp

Cómo conseguir que a tu hijo le apasione el esquí tanto como a ti.


Todo apasionado de cualquier deporte desea que sus hijos sigan sus pasos, no hay sensación igual que poder compartir tu mayor pasión junto a tu hijo. Si además ese deporte es el esquí, con más razón vas a querer que tu hijo trace líneas contigo en la montaña. No solamente por compartir una bonita afición en familia, sino porque vas a querer poder llevarlo contigo en tus viajes a la nieve ¿Dónde se quedaría, si no le gusta esquiar?

Pero también sabes que los gustos y aficiones no pueden ni deben forzarse, por lo que si deseas iniciar a tu hijo en este deporte de invierno, intenta seguir estos consejos que se exponen a continuación. De ese modo podréis disfrutar juntos de este saludable y bonito deporte.

Consejos para que los niños amen el esquí

1. Puedes poner a tu hijo en los esquís a los 3 años

En las escuelas de esquí europeas, los niños a partir de los 3 años van a clases. Además, a esta edad, las niñas a menudo progresan más rápido que los niños: son más ejecutivas. Pero aún así, la mayoría de los instructores están seguros de que la edad óptima para los primeros descensos es de 4 años: el niño ya está físicamente fuerte y listo para soportar la carga inusual, así como para hacer frente a las molestias del equipo de esquí y las subidas.

Lo principal para las primeras lecciones son dos habilidades: una cuña para detenerse y esquís paralelos para avanzar. En Europa se les llama "pizza" y "patatas fritas". Estas imágenes son comprensibles para todos los niños, independientemente del país y la edad. Después de 7 años, el niño aprende de manera más consciente, puede controlar su cuerpo, repetir los movimientos de los adultos. A esta edad, el progreso es especialmente notable y las lecciones grupales son muy efectivas.

2. Elige su ropa y equipo con cuidado

Elige ropa abrigada a prueba de viento con buen aislamiento contra la humedad: todos los niños se caen mucho y ruedan felices en la nieve. Compra o alquila esquís y botas no para crecer, sino para la altura y el peso del niño, de lo contrario, no disfrutará esquiar. Para un niño de 3 a 5 años, es mejor comprar los esquís más cortos. Incluso para los niños de cinco años que pesan entre 15 y 20 kg, es más conveniente dar los primeros pasos con esquís de 70 cm.

Muchos niños no se llevan bien con los deportes solo porque sus padres les compraron los zapatos incorrectos o se los pusieron incorrectamente. Las botas para niños pequeños suelen ser ligeras, con un clip, no tan rígidas. Para niños de 5-6 años, ya son similares a las de los adultos.

No te olvides de las gafas o la máscara del casco; en un día soleado sin gafas adecuadas, todos sus avances se irán por el desagüe, además de ser peligroso para sus ojos.

Big picture

3. No enseñes a tus hijos tú mismo

Es mejor tomar las primeras lecciones de los profesionales. Si a un niño de 3 a 4 años no le resulta fácil dejar ir a sus padres, puedes estar cerca de él en la lección, aunque solo en la primera.

Los familiares pueden distraer a los niños mayores. Los niños se comportan de una manera completamente diferente en presencia de mamá y papá, y los propios padres a menudo exigen un progreso rápido de sus hijos, lo cual está mal. Por tanto, es mejor empezar las primeras clases con profesionales.

Cuando ya son más mayores puedes llevar a tu hijo a un ski racing camp. Lo pasan muy bien, hacen grandes amigos y aumentan su nivel de esquí muy rápidamente.

4. Deja que las primeras lecciones sean divertidas

No debes esperar resultados rápidos de tu hijo, y menos regañarle por los fracasos. Para empezar, es importante ‘jugar’ al esquí: aprender a caminar como un astronauta en la luna, sentir los esquís deslizándose, acostarse en la nieve del lado de su corazón. La mayoría de las escuelas de esquí enviarán a su hijo a jugar o pintar si está cansado. Y es lo correcto.

5. No tengas miedo de que se haga daño

En la escuela, los niños rara vez sufren lesiones graves; siempre están bajo la supervisión de adultos que recuerdan todas las reglas de seguridad. Por ejemplo, ninguna escuela aceptará a un estudiante sin casco y no entrenará con él donde pasen otros esquiadores en trineos, esquís o tablas. Pero, por otro lado, puede pasar frío o calor dependiendo de las condiciones del día fácilmente en la espera, así que elige la mejor ropa para él.

6. Elige una escuela o instructor según la edad y la naturaleza del niño

Es mejor trabajar con niños de 3 a 4 años individualmente, todavía no son muy buenos para comunicarse en grupo. Cuanto mayores son los niños, más aprenden unos de otros y más divertidas son las clases.

Si sois varios padres con niños de la misma edad y los niños se conocen, entonces si puede ser buena idea que los niños tomen la clase juntos con el instructor, eso es algo que debéis valorar junto con el personal profesional de la escuela, que son quienes mejor podrán informaros de cómo sacar un mejor rendimiento de las clases con toda la seguridad. Así mismo, recordad que las primeras clases para niños tan pequeños deberán ser cortas, para que el niño no se canse ni se aburra.

7. Cinco días es el tiempo óptimo para las clases

Por supuesto, aquí todo es individual, el progreso de todos llega a una velocidad diferente. Pero en promedio, cinco días son suficientes para que un niño comience a descender con un mínimo de control, junto con un instructor o sus padres. Además, las escuelas ofrecen mejores condiciones de pago para las clases de cinco días. Sin embargo, es mejor pagar por cada lección del niño por separado, porque los niños a esta edad son impredecibles: hoy quieren estudiar, pero mañana no puedes obligarlos.

8. No hagas el trabajo del niño

Muy a menudo, los padres intentan ayudar al niño, pero al final no les hacen ningún favor: lo suben al telesilla, lo sacan del telearrastre y luego también lo bajan por la montaña sobre sí mismo o en un brazo. Esto no se debe hacer. Los niños se relajan y olvidan por completo que hay que controlar los esquís. Puede darle una mano al niño, pero no necesitas tirar de él y empujarlo todo el tiempo: él mismo debe trabajar un poco. Como en la vida.

Por último, recuerda que es poco probable que a un niño le guste esquiar si se pasa todo el día tumbado en un sofá con chocolate caliente o una bolsa de patatas, viendo la tele o jugando a videojuegos. A los niños les encantan las montañas si sus padres las disfrutan con ellos, pero también deben disfrutar con ellos otras actividades el resto del año.