Adios

Eduardo Valle

Adios

Todos los días Tomás se despertaba con una sonrisa. Levantaba a su querida familia, su esposa, Rosa; y su hijo, Lucas. Tomás iba a trabajar como un pescador con su hijo. Tomás y Lucas trabajaban más de 8 horas al día para alimentar a su familia. Rosa pasa en la casa haciendo nada, mientras que Tomás y Lucas iban a trabajar. Todas las noches, después de un día largo y difícil, llegaban los dos pobres cansados y olorosos. Se bañaban con agua sucia. Mientras que Rosa solo traía agua limpia para ella, y lo que sobra, lo guarda para ella para que la use al día siguiente.

Esa misma noche se sentaron todos a cenar, claro, solo pescado comen porque Lucas y Tomás son pescadores. Un día, Lucas se enfermó bastante. Como Tomás no tenía suficiente dinero para medicinas para Lucas, no las podía comprar. Por esa enfermedad, Rosa deja a Tomás solo con Lucas. Rosa no se quería hacer cargo de alguien que puede morir. Esa misma noche, Lucas se empeora. Lucas muere por intoxicación, y una infección en el estomago. Por la depresión, Tomás pierde la esperanza de la vida.