MEMORIA VIRTUAL

¿QUÉ ES LA MEMORIA Nube?

Memoria en la nube

Con seguridad habrá leído o escuchado sobre la famosa 'servicios en la nube, informática en la nube, nube de cómputo'. Pero ¿Qué significa este término?

El término deriva del ingles Cloud Computing, y es la tendencia de ofrecer servicios de computación online que permite almacenar, sincronizar, realizar copias de seguridad y acceder a archivos desde la Internet. Dicho concepto no se trata de otra cosa distinta de una gran variedad de programas y herramientas que residen en Internet y no se alojan en su computador.

Que es la nube en Internet

Comienzos

El concepto de la computación en la nube empezó en proveedores de servicio de Internet a gran escala, como Google, Amazon AWS, Microsoft y otros que construyeron su propia infraestructura. De entre todos ellos emergió una arquitectura: un sistema de recursos distribuidos horizontalmente, introducidos como servicios virtuales de TI escalados masivamente y manejados como recursos configurados y mancomunados de manera continua. Este modelo de arquitectura fue inmortalizado por George Gilder en su artículo de octubre 2006 en la revista Wired titulado «Las fábricas de información». Las granjas de servidores, sobre las que escribió Gilder, eran similares en su arquitectura al procesamiento “grid” (red, parrilla), pero mientras que las redes se utilizan para aplicaciones de procesamiento técnico débilmente acoplados (loosely coupled), un sistema compuesto de subsistemas con cierta autonomía de acción, que mantienen una interrelación continua entre ellos, este nuevo modelo de nube se estaba aplicando a los servicios de Internet

¿Usar la nube o una USB?

Con estos antecedentes, se preveía que las memorias USB serían en breve plazo desplazadas por los entornos virtuales, pero sin embargo existen múltiples factores que en la práctica permiten asegurar que la sustitución de los dispositivos de memoria por la nube no se producirá, cuando menos en un horizonte cercano, y ambos sistemas están llamados a convivir, explotando cada uno sus propias potencialidades:

  • El sistema en nube permite la rápida y fácil adquisición de volumen de almacenamiento, y más aún si se necesita un incremento de capacidad. Sin embargo, anula la posibilidad de la custodia física de la información, lo que hace aumentar el riesgo sobre la seguridad de los datos.
  • La entrega de datos se produce siempre bajos unas ciertas condiciones de custodia, acceso a la información y análisis de la misma por parte de los proveedores del servicio, cada uno en función de sus condiciones particulares de uso. Estas condiciones de uso de la información las fija el propio usuario en el caso de las memorias USB.
  • Para el acceso y sincronización de la información, el cloud storage nos obliga a contar con conexión a Internet, y para determinadas funciones como la subida o descarga, con una tasa de transferencia importante (conexiones lentas o a través de dispositivos móviles pueden resultar interminables). Las memorias USB no necesitan de acceso a la red, y el potencial para velocidades de transferencia es mucho mayor.
  • La nube permite compartir información con terceros de forma fácil y muy ágil, pero la falta de un soporte físico como el pendrive resta impacto y recuerdo de marca cuando el propósito es comercial o promocional.
  • Las memorias USB permiten ejecutar múltiples aplicaciones útiles, e incluso sistemas operativos directamente desde la unidad flash.

Estas consideraciones dejan al descubierto que los sistemas de almacenamiento en la nube no cubren todos los beneficios que aportan las memorias USB, y por lo tanto la elección de uno u otro método irá en función de las necesidades y prioridades del usuario en cada caso.