La mujer en la historia

De la Literatura

Historia de la mujer

En el siglo XVI a pesar de la educación humanística de algunas mujeres urbanas privilegiadas, los estudios no le dieron acceso a los mecanismos del poder estaban excluidas de las universidades, jerarquía eclesiástica y los puestos administrativos que ocupaban los letrados.


Exímenes, se muestra partidario de enseñar a las niñas a leer y a hacer cuentas, aunque no para la autodefensa de la mujer, sino como una ayuda, por ejemplo, si el marido era viajante podia escribir a su letrada mujer sobre los secretos de los negocios. No todas las obras, podían ser leídas por las mujeres, sólo unas seleccionadas.

El amor a las letras que aporta el humanismo se refleja pronto, en los modos de las clases altas, y la nobleza empieza a considerar la cultura como una de las formas de cortesía y la buena educación.

Después de la época del Romanticismo, cambia el derecho a la propiedad y el prestigio del Romanticismo literario alcanza su época en 1840, cambiando la desigualdad jurídica y económica de la mujer.

Hasta mediados del siglo XIX en la literatura se condenaba, de un modo u otro, los comportamientos “inmorales” de las mujeres —entiéndase por ello toda conducta que no implicara quedarse encerrada en su hogar al servicio de su familia—. Por lo tanto, no es de extrañar que sea difícil encontrar ejemplos de escritoras nacidas antes de dicha época.

El dificil camino de la mujer por la Literatura

  • Santa Teresa de Jesús ( Gran defensora de los derechos culturales de la mujer)
  • Sor Juana Inés de la Cruz ( Gran defensora de los derechos culturales de la mujer)
  • Madame de Stael ( autenticas revolucionarias de la época en las que les tocó vivir)
  • Jane Austen, Mary Shelley, Virginia Woolf ( En Inglaterra), Harriet Beecher Stowe( en Estados Unidos), Rosalia De Catro y Emilia Pardo Bazán (en España), desafian las normas impuestas por la sociedad y consiguieron, aun teniéndolo todo en contra, hacerse oír y allanar el camino de otras muchas que las seguirían a partir del siglo XX.

La mujer como protagonista en la Historia de la Literatura

La mujer juega un papel imprescindible:ya sea por ser motivo de inspiración, por ser autoras de grandes obras literarias o por convertirse en un entrañable personaje.

La mujer como inspiración es todo un tema dentro de la literatura, y esta estrechamente vinculada con la tradición del amor romántico.

No puede negar que hay grandes obras literarias que están inspiradas en las mujeres y también que han regalado grandes personajes femeninos.

Desde los textos griegos y romanos aparecen figuras femeninas que destacan por sus virtudes y, se hacen alusiones a ellas: Venus, Diana, Penèlope..

Conforme han pasado los siglos, se han sumado personajes femeninos que actualmente tienen peso significado en nuestra sociedad. Por ejemplo: a la vieja alcahueta llamada Celestina, a la joven y enamorada Julieta, a la guía Beatriz, a la siempre bella Dulcinea del Toboso...

La flor del aire

Gabriela Mistral




Yo la encontré por mi destino,
de pie a mitad de la pradera,
gobernadora del que pase,
del que le hable y que la vea.

Y ella me dijo: "Sube al monte.
Yo nunca dejo la pradera,
y me cortas las flores blancas
como nieves, duras y tiernas."

Me subí a la ácida montaña,
busqué las flores donde albean,
entre las rocas existiendo
medio dormidas y despiertas.

Cuando bajé, con carga mía,
la hallé a mitad de la pradera,
y fui cubriéndola frenética,
con un torrente de azucenas.

Y sin mirarse la blancura,
ella me dijo: "Tú acarrea
ahora sólo flores rojas.
Yo no puedo pasar la pradera."

Trepe las penas con el venado,
y busqué flores de demencia,
las que rojean y parecen
que de rojez vivan y mueran.