Creando un Ambiente de Aprendizaje

Ambientes de Aprendizaje

Ambiente de aprendizaje

Tétela, Puebla.

La observación y trabajo ene esta ocasión fue en Tétela, Puebla. La escuela se llama “Melchor Ocampo” y está ubicada en el centro de esta población, cuenta con 18 grupos de primero a sexto (3 grupos por grado), con un promedio de 35 alumnos.

La escuela se encuentra dividida en dos secciones, con dos pisos (una planta baja y otra alta). En la primera sección se encuentra a la entrada de la escuela, (corresponde a los primeros grados de educación primaria), la dirección, un pequeño salón correspondiente a educación especial, los bebederos y la cooperativa; la segunda sección mantiene a los grados superiores, cuarto, quinto y sexto, algunos salones en desuso y la cancha de basquetbol con gradas, que se ocupa para eventos y ceremonia.

Dentro de la primera sección, los salones son muy coloridos (azules y blancos), permiten a entrada de mucha luz y tienen cortinas blancas, se encuentran al alcance recursos como pizarrones, libros, escritorios, cortinas, computadoras, televisión, bancas, mesas, etc. Algunos de estos nos se utilizan y se mantienen en condiciones poco favorables. La conexión entre los pisos que la componen es a través de unas escaleras amplias y abarrotadas, pero para el uso de los alumnos pequeños se convierten en un poco peligrosas, pues los alumnos se interesan en correr y jugar justamente al salir del salón, sin importar empujones o manotazos.

En lo que corresponde a la segunda sección, los salones son mas sombríos, con colores tristes, la luz es escasa pues la cancha esta techada, de igual manera hay recursos como los ya mencionados pera su utilización no logra hacerse presente.

El grupo al que fui a observar, fue 2º grupo “A”, su salón se localizaba en la primera sección, segundo piso, contaba con 30 alumnos, de entre 7 y 8 años de edad. La organización de este, aun es tradicionalista, si se ve a simple vista, pues sus bancas están organizadas en filas con dos alumnos ocupando cada mesa; pero si la llegamos a ver en el fondo, la profesora los organiza en todas las tareas a realizar en dinámicas para formar pequeños grupos, de igual forma utiliza las canciones que le permite mantener un control de grupo e introducir sus temas y contenidos.

La participación en clase por parte de los alumnos es buena en muchos casos, pues la mayoría de ellos se distraen, son inquietos y tiene mucha energía acumulada, que obliga a que sea descargada en juegos o dentro del salón en actividades deslindadas de la “educación”.

La actitud de los alumnos parte desde su familia, pues hay muchos casos de violencia intrafamiliar, lo que permite que esta se descargue dentro del salón con acciones desastrosas o violentas. Dentro de los casos más sobresalientes esta:

· Una niña que presencia la violencia ejercida por su padre sobre su madre, en vario casos resulta en maltrato físico en casos extremos, los resultados expresivos en la escuela son el ausentismo de ella y su hermana, “hay rumores de que la familia se mudo, no ha sucedido solo una vez”

· Un niño que explota totalmente su energía en jugar, gritar y golpear a sus compañeros, podría decirse que “ es el desastroso de la clase”, pero su historia parte de que sufre violencia dentro de su casa, su madre lo golpea e insulta, hubo una ocasión en que la madre tuvo que pasar un tiempo del salón vigilando a su hijo durante las clases, así como otra ocasión en que la madre sugirió a la maestra usar una cuchara para golpear a su hijo si no obedecía en clase, el alumno no trabaja en la libreta en ninguna asignatura, pero, le gustan mucho las actividades activas; el fin de sus acciones se conducen a llamar la atención de los adultos que lo rodean.

Así puedo mencionar mas caso, y aunque sé que es la base para dar el siguiente paso, lograr la mejora, creo que por esta ocasión paso a enfocarme en la parte siguiente.

La maestra titular en alguna ocasión me comento que lo que hacía falta eran cursos para los padres, que en otras ocasiones se aplicaron. Entonces, de eso decido partir, no de la escuela, el alumno y su relación, sino de lo que el niño conoce y con lo que convive la mayor parte del tiempo, su familia.

Munné citado en el texto escrito por Gerardo Hernández Rojas, explica que las personas obtenemos el conocimiento a partir de las experiencias que vivimos, no aprendemos de las experiencias de otras personas, pero esas experiencias no se crean de un individuo aislado, sino que mantiene una relación con cosas o sujetos externos como la familia, la escuela, los amigos y la sociedad en general, es por eso que complementándola con la teoría de Vygotsky, que menciona que el conocimiento parte de la interacción de los individuos en una sociedad, hoy expreso que los alumnos antes de conocer una libreta y el uso que dentro de la escuela se le debe dar a un lápiz, el conoce un hermano, figuras paternas, un lenguaje propio y una sociedad plasmada en diferentes ambientes, un mercado o una iglesia, es por eso que nosotros no debemos iniciar con la escritura si antes ni siquiera los conocemos.

A mi punto de vista las platicas y el contacto directo con los padres de familia dentro de la educación de sus hijos, es más de lo necesario, pero, no unas platicas de palabra solamente, sino unas prácticas más reales, como tener trato de especialistas que ayuden a modificar las acciones viciosas que se ejercen sobre los miembros de una familia.

La transformación no solo parte de la familia sino de la comunidad escolar y social, no podemos caminar en la calle como si nada, mientras el empleado de un almacén se ha caído y torcido un pie, creo que en esta ocasión retomo nuevamente el uso de valores, si ayudamos, tocamos el corazón de cada persona y modificamos cada día el actuar del que nos rodea.