La sede del Paseo de la Farola

Colegio de Abogados de Málaga 1776-2014 (III)

20 aniversario de la sede del Paseo de la Farola

La Biblioteca quiere sumarse a la celebración del 20 aniversario de la inauguración de la sede del Colegio en el Paseo de la Farola y por ello ha elaborado este recorrido virtual por las otras sedes que, a lo largo de su historia, ha ocupado la Institución. Esperamos que disfrutéis de la visita.

Paseo de la Farola, 13

Esta ha sido la primera sede propia que ha tenido el Colegio de Abogados, habiéndose descartado, en su momento, otros posibles emplazamientos como el Palacio de Salinas.


Tras una polémica Asamblea General, en la que se aprobó la adquisición del inmueble que la albergaría, la nueva sede quedó inaugurada el día 5 de noviembre de 1994, dando así por finalizado el deambular del Colegio desde su constitución.


Ocupa un edificio rehabilitado diseñado por Gerónimo Cuervo en 1885.


No obstante, no se ha perdido la "tradición" de mantener una estrecha vinculación con las sedes ocupadas por la Audiencia, por lo que el Colegio dispone también de unas instalaciones cedidas en la Ciudad de la Justicia.

Antecedentes

Mientras el Colegio estaba instalado en "el Miramar", se empezó a gestar el interés que, para la Institución, podría tener el disfrutar de sede propia, como queda reflejado en varios artículos y cartas publicados durante esos años en la revista colegial "Miramar"

Propuesta descartada: calle Salinas

En Junta General Extraordinaria de 26 de junio de 1989, se creó una comisión que se ocuparía de estudiar y valorar distintas alternativas para ubicar la sede del Colegio.

Un emblemático edificio de calle Salinas fue uno de los inmuebles que se barajó como futura sede colegial, si bien la opción fue rechazada en Junta General Extraordinaria de 21 de diciembre de 1990.

Petición de desalojo de las instalaciones en "el Miramar"

Tras rechazarse la propuesta de calle Salinas y ante la presión del Ministerio de Justicia para que se desalojaran las instalaciones cedidas al Colegio en "el Miramar", se hizo más urgente la búsqueda de una solución.

"Luz verde a la nueva sede"

En Junta General Extraordinaria celebrada entre los días 27 al 29 de mayo de 1992
"[...] Se aprueba, en consecuencia la propuesta formulada, por la que se autoriza a la Junta de Gobierno la adquisición y gravamen de la sede sita en Paseo de la Farola de esta capital [...]"
(La sede. Málaga: Colegio de Abogados, 1995)

Ejecución del proyecto

Se creó una Comisión que, reunida por primera vez el 18 de junio de 1992, desempeñó una intensa actividad, supervisando la ejecución del proyecto de la nueva sede colegial

Inauguración de la sede

Finalmente, el 5 de noviembre de 1994 tuvo lugar la inauguración de la sede colegial en el Paseo de la Farola número 13

Tras este recorrido por las sedes del Colegio de Abogados de Málaga, que ha pervivido superando vicisitudes y crisis a lo largo de su historia, épocas de bonanza y épocas de desventura y que hoy en día sigue afrontando nuevos retos, no estaría de más recordar las palabras pronunciadas por D. Luis Martí Mingarro en 2008:


“Los Abogados no sólo somos cooperadores de la Administración de Justicia como proclaman nuestra Ley Orgánica del Poder Judicial y el Estatuto General de la Abogacía, sino que tenemos que ser interlocutores de los poderes públicos y, en especial, de la justicia institucional para exigir caso a caso y de forma general, como principio, la libertad, la independencia, la dignidad y el respeto que merecen los Abogados para el ejercicio eficaz de la defensa de sus clientes. Es evidente que en esa función de interlocución, dirigida a identificar los problemas que aquejan a nuestra justicia y a proponer soluciones, es imprescindible la Abogacía institucional.

Esta es la esencia de los Colegios de Abogados, lo que justifica su existencia y lo primero que se compromete allí donde se hacen desaparecer los Colegios o se debilitan hasta que su irrelevancia jurídica o social les impide cumplir estas funciones, que requieren de un Colegio de Abogados fuerte, con voz y peso institucional para hacerse oir en situaciones de conflicto o de crisis”

(Barabino Ballesteros, Mario. Nueva reseña histórica del Colegio de Abogados de Madrid. Valencia : Tirant lo Blanch, 2014)