Supermercado

Supermercado Virtual


Recientes estudios han constatado que alrededor del 70% de los usuarios de Internet compran en línea diariamente. El auge de la compra online se ha disparado de forma exponencial desde este mes de marzo del 2020. Por supuesto la crisis del coronavirus ha tenido mucho que ver en este increíble aumento de la demanda del la compra online y en servicios de reparto. No se trata de que los usuarios se hayan vuelto perezosos, sino que a las ventajas de hacer la compra en un supermercado virtual, como son evitar desplazamientos, ahorrarse largas colas o el tener que acarrear uno mismo con una pesada compra, ahora se une el miedo a enfermar de COVID-19. No en vano la compra online se percibe como la forma más segura e higiénica de tener en tu casa la compra semanal para ti y tu familia. Y si queremos más ventajas, podemos encontrar supermercados virtuales con auténticos precios bajos, mejor calidad y una amplia gama de productos.

Big picture

Y no porque esté de moda, sino porque es rentable, fácil y rápido. Muchos de nosotros elegimos una forma más económica de "comprar". Electrodomésticos, aparatos populares, música y videos, medicinas, ropa y perfumes e incluso alimentos: todo puede estar en los estantes virtuales. Las tendencias en este último indican que la tasa de crecimiento de los sitios de comercio electrónico y el costo promedio de las compras en línea están aumentando rápidamente. El público no sólo selecciona las mejores tiendas en línea, sino también aquellas que le ofrecen el mejor servicio de reparto. El reparto de productos frescos para el consumo diario es esencial a la hora de elegir en qué supermercado virtual comprar. La entrega sin contacto y con todas las garantías de seguridad es tenida muy en cuenta por los consumidores. Por ese motivo los servicios de delivery de abarrotes y delivery de frutas y verduras son la clave para que los clientes opten por un supermercado u otro.

Ya hemos perdido el hábito de hacer pizzas caseras, ahora nos las traen a casa. Esto sucede con todo tipo de comidas, los servicios de delivery y los riders que te traen a casa los suculentos platos que has pedido por teléfono o a través de una app, eran la demostración de que es posible tener en casa el producto deseado sin la necesidad de salir a comprarlo uno mismo. Este servicio de reparto existía desde hace tiempo en muchos supermercados, pero sus auténticos beneficios se han demostrado ahora, con la pandemia mundial. Habiendo accedido a Internet, un usuario moderno elige una forma rentable, confiable e instantánea de ordenar boletos aéreos o de tren, reservar hoteles y apartamentos en cualquier parte del mundo, ordenar un almuerzo en casa u oficina, organizar banquetes, comprar electrodomésticos, muebles y mucho más. Pero eso no es todo, también las personas mayores, enfermas o con escasa movilidad pueden ser grandes beneficiarios de este tipo de compras, que sin duda facilitarán mucho su vida.

Entre los influyentes supermercados virtuales en Perú, se puede distinguir la tienda de productos en línea https://tusupermercado.pe/ , que garantiza la calidad de sus productos, entrega oportuna y muchas ofertas favorables para clientes habituales. Sin embargo, en cadenas de supermercados españolas, como por ejemplo Mercadona, se suspendió la compra online de forma temporal a causa del desproporcionado aumento de demanda, que no era posible absorber ofreciendo todas las garantías.

Está claro que la compra online es una tendencia que ya se encontraba en alza, y que a causa de las necesidades surgidas por el coronavirus, ha demostrado todas sus posibilidades y beneficios, por lo que no es de extrañar que una vez hayamos superado la pandemia, este servicio se estabilice o incluso siga creciendo. Sea como sea, si a partir de ahora va a realizar su compra online recuerde: tan importantes como los precios, son la calidad de los productos y el sistema de reparto. Si tiene en cuenta estos tres pilares, podrá realizar las mejores compras online con total confianza y ahorrándose todo lo negativo que supone hacer la compra al modo tradicional.