Armaduras de Caballeros

Características


La armadura es una vestidura compuesta por piezas metálicas o de otro material resistente (en muchos casos el cuero que se utilizaba para proteger el cuerpo del combatiente).

El origen de la armadura data del periodo egipcio en el que la vestidura militar consistía en un casco y una coraza de tela fuerte o de cuero cubiertos en gran parte con placas metálicas.

Se usaba un casco de bronce de forma algo cónica, una coraza hecha de piel cubierta de láminas metálicas y unos botines de cuero duro o guarnecidos también con láminas.

Existían varios tipos de armaduras:

De trinchera. Se designa con este nombre algunas de aquellas que por su extraordinario peso no podían usarse más que al amparo de defensas que permitieran al guerrero ofender al adversario sin moverse de un lugar.

De tonelete. Servía para combatir a pie y compuesta de launas articuladas, cubría todo el cuerpo, sin embarazar los movimientos.

Maximilianas. Es una transformación de la armadura milanesa. Son todas estriadas o acanaladas, excepto las grebas. Su peso varía generalmente de 23 a 25 kg.

Normandas. Así se designan, generalmente, los arneses caballerescos del siglo XI, porque la célebre tapicería de Bayeux representa a los normandos marchando a la conquista de Inglaterra.

Para perros. Las que se hacían en los siglos XVI y XVII para defender a los lebreles en la caza de jabalíes, osos y ciervos. Generalmente eran de cuero, pero también las había de hierro grabadas y cinceladas.

Una armadura completa consta de numerosas piezas articuladas, habiendo llegado a reunirse hasta el número de 250 en un solo combatiente con el peso de unos 25 a 30 kg, pero las más comunes e importantes se reducen a unas 25, distribuidas en los cuatro grupos de cabeza, tronco y extremidades superiores e inferiores.

Para resguardo de la cabeza servían:

• El yelmo y sus similares protegiendo la parte superior y formado por morrión, visera y barbera

• El morrión era la parte alta del casco

• La visera que cubría el rostro.

• La barbera, para la boca y la barbilla.

• La gola que defendía el cuello por delante.

• La cobrenuca que defendía el cuello por detrás.

Para defensa del cuerpo se aplicaban:

• el gorjal o gorguera en la parte alta del pecho y espalda.

• El peto en el resto del pecho.

• Las escarcelas que llegaban algo más abajo que el anterior.

• Los escarcelones, especie de escarcelas que se prolongaban con articulaciones hasta las rodillas.

• El guardarrenes para los lomos.

• La pancera para el vientre, hecha de mall.

• La culera para los glúteos, también fabricada de malla.

Las extremidades superiores se cubrían con:

• Las hombreras en el hombro.

• Los guardabrazos en la parte superior del brazo.

• Las sobaqueras en las axilas.

• Los codales en el codo.

• Los brazales en el antebrazo.

• Los cangrejos en la parte opuesta del codo.

• Las manoplas en las muñecas y manos.

• Los guanteles en los dedos y la mano.

Las extremidades inferiores se protegían por:

• Los quijotes o musleras para defensa de los muslos

• Las rodilleras para las rodillas

• Las grebas para las piernas

• Los escarpes y zapatos herrados para el pie

• La tarja o tarjeta, que se añadía a dichas piezas en las justas y consistía en un escudito que se fijaba en la parte superior e izquierda del peto y que llevaba pintado el emblema y la divisa del caballero noble.

Big image