Rebelión en las aulas del ABP!!

Semana del 27 al 31 de marzo

Cómo controlar el aula en la metodología ABP

Tradicionalmente hemos sido un país de investigaciones teóricas y además de sangre caliente, mezcla extraña que implica dos cosas: primero, que sobre el papel todo es perfecto, ABP incluido; segundo: que somos de o todo es blanco o todo es negro, o somos del Madrid o del Barça, o somos de izquierdas o de derechas, o sí o no, ..., es decir, que o el ABP es perfecto o el ABP no sirve para nada. El ABP parece un buen candidato para sustituir la obsoleta metodología tradicional. Sin embargo, hecho en falta en este tema (como en otros muchos) algo más de autocrítica (quizá al estilo anglosajón, menos emocional y más reflexiva), máxime cuando el propio ABP establece que la propia metodología debe ser autocrítica.

Por eso, me gustaría abordar en estas entradas algunos de los puntos más problemáticos de esta metodología. En particular, esta semana quiero empezar tratando el problema de la disciplina y el control del aula en la metodología del ABP, por varios motivos: primero porque creo que es un tema fundamental para el aprovechamiento de cualquier metodología; segundo, porque la convivencia en el aula y el respeto al trabajo de aprendizaje, propio y ajeno, forma parte de lo que tenemos enseñar/aprender en el aula, es decir, forma parte del contenido del currículo; y tercero, porque creo que es un tema que no está lo suficientemente considerado teniendo en cuenta su importancia en esta o cualquier otra metodología. De hecho, me ha sorprendido la dificultad al encontrar material al respecto en internet, al menos en relación a la facilidad y a la cantidad de información que hay sobre el diseño de un proyecto para el ABP.

En muchos casos la autocrítica se reduce a decir que el ABP produce una mayor motivación en los alumnos, lo cual puede ser cierto, incluso en aquellos más disruptivos. Es más, es probablemente con estos alumnos con los que notaremos un mayor cambio con las metodologías del ABP, pues son estos alumnos los que más problemas tienen con el método tradicional (demasiado rígido y excluyente para ellos). Sin embargo, incluso en el mejor de los casos en el que los alumnos se sientan más cómodos con este tipo de enseñanza, siempre habrá alumnos más o menos desmotivados que pueden dificultar la marcha de la clase, o días más difíciles de trabajar (como por ejemplo un viernes a sexta hora), en el que los alumnos y el profesor estamos más cansados y el control del aula se hace más difícil. Además, el trabajo cooperativo en grupos ofrece muchas ventajas pedagógicas pero la libertad que proporciona a los alumnos para trabajar en grupo (incluso cuando es en grupos pequeños) hace que el control del aula sea cuando menos distinto respecto del método tradicional, ¿cómo debemos actuar en este sentido en el ABP?, y ¿cuál es la mejor forma de abordar este tema dentro del ABP? Son preguntas necesariamente abiertas y de un repensar continuo… empecemos por aquí.
Big image

Escaso material sobre el control del aula en el ABP

El material que existe en internet acerca de cómo controlar el aula dentro de la metodología del ABP es escaso, al menos en relación con el material que sí hay sobre el diseño de un proyecto dentro de esta metodología. Recopilamos aquí algunos materiales, bastante genéricos y poco específicos, que hemos encontrado. Al final de este artículo hay un formulario para el envío de material (urls, vídeos, ...) que los lectores puedan conocer y consideren interesante y útil. Hemos dividido este material en tres apartados:
  1. Disciplina en el aula (bastante general, no específica del ABP)
  2. Actividades para cohexionar al grupo
  3. Gestión emocional

1. Disciplina en el aula

Un par de enlaces interesantes, sólo a modo de introducir el problema. Es cierto que sobre la indisciplina en el aula hay mucha información, pero poca si lo que buscamos es este tema en relación con las nuevas metodologías de enseñanza:
¿Qué hacer ante la indisciplina en las aulas?

Mª Antonia Giner Ponce, del IES Enric Valor de Picanya (Pincaya) y Mª Mercedes Onieva Gutiérrez, del IES La Sènia (Paiporta) nos introducen de manera muy interesante el tema.

Estrategias para afrontar la indisciplina en el aula

Algunas causas y pautas para afrontar la indisciplina en el aula, realizado por la Unidad de Promoción y Desarrollo La Salina

2. Actividades para cohexionar el grupo

En el ABP el trabajo cooperativo en grupo es inherente a la propia metodología, o cuando menos muy recomendable, por tanto necesitamos rutinas específicas para controlar, cohexionar y motivar al grupo y sus dinámicas. Aquí van algunas pautas a modo de introducción:
15 actividades para cohexionar el aula

Excelente artículo de Pilar Etxebarría con propuestas específicas para cohexionar al grupo

Nos conocemos

Más material de esta experta y asesora educativa

3. Gestión emocional: el cambio más drástico

Probablemente un cambio tan drástico como supone la metodología del ABP requiere también un cambio drástico en cuanto a nuestra forma de entender la dinámica del grupo y el comportamiento de nuestros alumnos. El ABP exige de nuestros alumnos una participación activa y esta participación no se reduce a responder una preguntas o atender una explicación. En el ABP los alumnos son primera persona y sus emociones (individuales y compartidas) pasan a ser parte esencial tanto de su comportamiento como de lo que deben y debemos aprender. El problema es que como profesores no estamos acostumbrados, ni quizá preparados, para "educar corazones" (ver la entrevista de E. Punset a Robert Roeser más abajo), no lo hicieron de forma general con nosotros como alumnos y poner en práctica cosas que uno no ha experimentado es, como el propio ABP demuestra, difícil. Este es probablemente el mayor reto que se nos presenta (con o sin ABP) pero es seguramente también la línea de trabajo que más recorrido y utilidad pueda tener en la enseñanza del futuro presente.

Como siempre, Eduard Punset nos ayuda a establecer el punto de partida

En esta entrevista se plantea la complejidad de las aulas modernas, la necesidad de aprender/enseñar cosas como el "prestar atención", para lo cual las artes tan denostadas a veces pueden jugar un papel fundamental en el proceso educativo, a gestionar emociones como parte fundamental de lo que hay que aprender/enseñar y como punto de partida para entender nuestro comportamiento y la resolución de conflictos en el aula. Para ello, lo primero que debemos es aprender nosotros como docentes a gestionar nuestras emociones en relación a nuestros alumnos.
Redes (Nº 64) - La revolución educativa

Todo por hacer

Por favor, no dudéis en realizar cualquier comentario que consideréis oportuno o en enviar cualquier material interesante sobre el control del aula dentro del ABP, a ver si entre todos conseguimos reunir un buen material al respecto.