Contaminación Atmosférica.

¿El aire: Un bien común en peligro.?

Acabando con el poco aire que nos queda limpio.

La degradación del medio ambiente debida a la actitud adoptada por los humanos hacia la naturaleza durante el último siglo, en el sentido de que en su actuación tenía licencia para explotar los recursos naturales con una total indiferencia ante todo lo que no repercutiera en beneficio directo del hombre, ha dado lugar a uno de los problemas capitales que la Humanidad tiene planteados en la actualidad, la contaminación.


La explotación intensiva de los recursos naturales y el desarrollo de grandes concentraciones industriales y urbanas en determinadas zonas, son fenómenos que, por incontrolados, han dado lugar a la saturación de la capacidad asimiladora y regeneradora de la Naturaleza y pueden llevar a perturbaciones irreversibles del equilibrio ecológico general, cuyas consecuencias a largo plazo no son fácilmente previsibles.


La lucha contra la contaminación del aire, de las aguas continentales y marítimas, del suelo, así como la defensa del paisaje, la restauración y mejora de las zonas de interés natural y artístico, la protección de la fauna y de la flora, el tratamiento y eliminación de los residuos, la defensa de las zonas verdes y espacios libres, la reinstalación de industrias fuera de las zonas urbanas, la congestión del tráfico urbano, la lucha contra el ruido y tantas otras cuestiones, no son sino aspectos parciales e interrelacionados que han de tenerse en cuenta al abordar acciones o programas de actuación para la defensa del medio ambiente.


CONTAMINANTES ATMOSFÉRICOS


Se entiende por contaminación atmosférica la presencia en el aire de sustancias y formas de energía que alteran la calidad del mismo, de modo que implique riesgos, daño o molestia grave para las personas y bienes de cualquier naturaleza.


Todas las actividades humanas, el metabolismo de la materia humana y los fenómenos naturales que se producen en la superficie o en el interior de la tierra van acompañados de emisiones de gases, vapores, polvos y aerosoles. Estos, al difundirse a la atmósfera, se integran en los distintos ciclos biogeoquímicos que se desarrollan en la Tierra.


CONTAMINANTES DEL AIRE NATURALES


FUENTES CONTAMINANTES

Volcanes Óxidos de azufre, partículas


Fuegos forestales Monóxido de carbono, dióxido de carbono,

óxidos de nitrógeno, partículas


Vendavales Polvo

Plantas (vivas) Hidrocarburos, polen

Plantas (en descomposición) Metano, sulfuro de hidrógeno

Suelo Virus, polvo

Mar Partículas de sal


CONTAMINANTES PRIMARIOS.


Entendemos por contaminantes primarios aquellas sustancias contaminantes que son vertidas directamente a la atmósfera. Los contaminantes primarios provienen de muy diversas fuentes dando lugar a la llamada contaminación convencional. Su naturaleza física y su composición química es muy variada, si bien podemos agruparlos atendiendo a su peculiaridad más característica tal como su estado físico (caso de partículas y metales), o elemento químico común (caso de los contaminantes gaseosos).


Entre los contaminantes atmosféricos más frecuentes que causan alteraciones en la atmósfera se encuentran:


  • Aerosoles: (en los que se incluyen las partículas sedimentables y en suspensión y los humos).
  • Óxidos de azufres, Sox.
  • Monóxido de carbono, Co.
  • Óxidos de de carbono, Nox
  • Hidrocarburos, hn, Cm.
  • Ozono, O3
  • Anhídrico carbónico, CO2


Además de estas sustancias, en la atmósfera se encuentran una serie de contaminantes que se presentan más raramente, pero que pueden producir efectos negativos sobre determinadas zonas por ser su emisión a la atmósfera muy localizada.



  • Otros derivados del azufre.
  • Halógenos y sus derivados.
  • Arsénico y sus derivados.
  • Componentes orgánicos.
  • Partículas de metales pesado y ligeros, como el plomo, mercurio, cobre, zinc.
  • Partículas de sustancias minerales, como el amianto y los asbestos.
  • Sustancias radiactivas.


CONTAMINANTES SECUNDARIOS


Los contaminantes atmosféricos secundarios no se vierten directamente a la atmósfera desde los focos emisores, sino que se producen como consecuencia de las transformaciones y reacciones químicas y fotoquímicas que sufren los contaminantes primarios en el seno de la misma.


Las principales alteraciones atmosféricas producidas por los contaminantes secundarios son:


  • la contaminación fotoquímica.
  • la acidificación del medio.
  • la disminución del espesor de la capa de ozono.

15 Formas sencillas para evitar la contaminación del aire.

Pasos a seguir.

Las acciones para prevenir la contaminación atmosférica deben ser hábito cotidiano de todos, en todos los lugares y todo el tiempo, para que realmente sean efectivas.
Entre ellas están:


  • Afinar y dar mantenimiento a los automóviles
  • Evitar la quema de basura y llantas, así como el uso de cohetes artificiales
  • Evitar comprar artículos desechables y plásticos que no son biodegradables.
  • Reciclar la basura
  • No arrojar basura en la calle, bosques y parques, envolverla o taparla bien en la casa
  • Usar racionalmente los plaguicidas
  • Evitar el consumo de tabaco
  • Cuidar los bosques, no provocar incendios ni destruir las zonas verdes de la ciudad
  • Posponer las tareas de jardinería que requieran el uso de herramientas a gasolina en días de alto nivel de de ozono.
  • Consume alimentos orgánicos o al menos aquellos no hayan sido sometidos a un uso tan intensivo de agroquímicos. (puedes cultivarlos en tú azotea con composta hecha por ti mismo)
  • Restringir la limpieza en seco.
  • Evita el uso de pinturas, aceites y solventes en días de alta concentración de ozono.
  • Reduce el consumo de electricidad, lo cual contribuirá a disminuir las emanaciones de contaminantes y partículas.
  • Prende el carbón de leña con un encendedor eléctrico en vez de hacerlo con combustible líquido.
  • Aplica el poder de las 3 Erres: Reduce-Reutiliza-Recicla. Un menor consumo redundará en menor contaminación atmosférica de todo tipo.
Contaminacion Atmosférica