Películas Y Series

Películas y Series


Nadie pone en duda ya que la crisis sanitaria producida por la pandemia de coronavirus ha cambiado la forma de consumo de todos los ciudadanos. Entre otras cosas, y a raíz de la estrategia de aislamiento social y confinamiento impuesto en la mayoría de países, el consumo audiovisual ha crecido de forma exponencial. Bien es cierto que hay diversas formas de acceder a contenidos audiovisuales a través de internet. Las plataformas de VoD Video on demand) como Netflix, HBO o Amazon Prime han podido notar el aumento de clientes. Igualmente, existen servicios en streaming que han sido ampliamente usados por los ciudadanos durante la pandemia. Pero lo que ha notado también un incremento importante de usuarios han sido las descargas de películas, series y videojuegos a través de torrents. Durante esta crisis mundial, los países con mayor porcentaje de descargas de películas y series P2P (Peer to Peer, o sea “entre iguales o entre pares”) con archivos torrent son, y seguramente no sea casualidad, los que han mantenido medidas más radicales de confinamiento en sus cuarentenas, como Italia o España, de acuerdo con “I Know what you download”.

Un archivo torrent es aquel que almacena metadatos sobre archivos y carpetas que van a distribuirse para ser usados por un cliente de BitTorrent. Se trata de información acerca de un archivo de destino, pero no contiene la información sobre el contenido de ese archivo, sino tan sólo la información sobre la localización de diferentes piezas del archivo de destino. Los torrents dividen el archivo de destino en pequeños fragmentos de información, que se encuentran localizados en un número ilimitado de hosts diferentes. De esta forma se pueden descargar archivos grandes rápidamente. Cuando el receptor del archivo de destino ha iniciado una descarga a través de torrent, este tiene la información necesaria para encontrar fácilmente todos los fragmentos del archivo de destino. Cuando todos estos fragmentos son descargados por completo, los archivos pueden ensamblarse y ser usados.

Big picture

Esta forma de acceso a contenido audiovisual lleva siendo popular entre los internautas desde hace muchos años, y a pesar del gran éxito de las plataformas de VoD, está claro que su uso sigue vigente y desde esta pandemia, más en forma que nunca. Parte del éxito de este tipo de descargas es sin duda debido a que obedece a una de las bases de internet, que es la de compartir entre los usuarios. A pesar de los múltiples intentos de gobiernos y magnates de la industria para parar este tipo de intercambios entre internautas, lo cierto es que no se le pueden poner puertas al campo y la gente sigue compartiendo y descargando este tipo de archivos, aunque la gran mayoría de quienes lo hacen confiesa que a su vez están suscritos a algún tipo de plataforma de pago. Y es que el acceso a películas gratis no es lo único que mueve a estos internautas.

El Observatorio Audiovisual Europeo acaba de publicar un estudio llamado Key Trends 2019/2020 Report, que confirma y asienta la tendencia ascendente que ya desde antes de la crisis del coronavirus venía experimentando el sector audiovisual online. En este informe se constata que las suscripciones a servicios de Video on Demand en Europa saltaron ya en la barrera de los 100 millones, con Netflix a la cabeza y un importante incremento de suscripciones a Amazon Prime. La instauración de medidas de confinamiento a escala global, hizo que los ciudadanos buscaran diversas formas de entretenerse en casa. De este modo en el segundo fin de semana de marzo, el consumo de contenido audiovisual en streaming se incrementó en un 20% en todo el mundo. En España ese consumo llegó al 40%.

Con la relajación de las medidas de confinamiento y el avance hacia la nueva normalidad, las previsiones son de que en los próximos meses seguiremos pasando más tiempo en casa que antes de la pandemia. Por tanto, la televisión, las suscripciones a diversas plataformas audiovisuales, el alquiler de películas online, la visualización audiovisual en streaming y, en general, todo tipo de opciones de ocio online en el hogar, y desde cualquier dispositivo, seguirán a la orden del día. A esta conclusión se llega teniendo en cuenta varios factores, pero sobre todo por el hecho de la reducción de aforos en los locales de ocio, incluidos cines y teatros, la paralización de los rodajes de series para la televisión generalista y el hecho de que las competiciones deportivas se celebrarán, lo más probable, sin público.

Ante todo esto no es de extrañar que los consumidores opten por combinar varias de las opciones disponibles de la oferta audiovisual en internet. Esto es así porque no hay ninguna de estas opciones que pueda cubrir por completo todas las demandas de los usuarios. Los servicios de VoD, a pesar de sus amplios catálogos, no disponen de todos los contenidos que se pueden desear, además muchas veces ese contenido es de creación propia o en exclusiva, lo que supondría tener que suscribirse a todas estas plataformas. Esto conllevaría un desembolso mensual importante que no todo el mundo se puede permitir. La gran ventaja es que el consumidor puede acceder a su cuenta desde cualquier dispositivo con conexión a internet y ese contenido está disponible al instante y sin necesidad de ser descargado y almacenado. Por su parte, el contenido gratuito en streaming que está disponible en varias páginas es fácil, accesible y para todos los públicos. No hace falta tener conocimientos de informática ni de Internet porque cualquiera puede acceder a ver ese contenido. Aún así la calidad muchas veces deja bastante que desear y suele mostrar una gran cantidad de anuncios que interrumpen la experiencia de visionado. Además hace falta verlo desde el navegador y como en el caso anterior, el catálogo disponible es limitado.

Por este motivo muchas personas siguen usando descargas tipo torrent para acceder al contenido audiovisual deseado. Es más fácil encontrar películas y series que pueden estar ya descatalogadas en el resto de plataformas, su velocidad de descarga es rápida, aunque dependerá siempre de las personas que estén compartiendo el archivo en cuestión, y una vez tienes el archivo en tu ordenador, es posible visionarlo offline. Como inconvenientes podemos encontrar la necesidad que existe de encontrar una web fiable de descargas de películas y series en torrent, y que necesitas instalar un programa para realizar dicha descarga. Aún así, y como ya hemos comentado, sigue siendo una de las formas más utilizadas de consumo audiovisual.

Y tú ¿con cuál te quedas para la nueva normalidad? Nosotros creemos que un mix de todo lo disponible sigue siendo la mejor opción, y la forma de asegurarte tener a tu disposición tus películas y series favoritas.