Pino Carrasco

Dionisio Ridruejo

A UN PINO

Pino esbelto y tranquilo,

soledad de la tarde,

tan concreto en la libre

desolación del aire,

tan alto cuando todo

se confunde y abate

y huye el sol a tu copa

tibio y agonizante.