Narrativa

Literatura en la posguerra

Narrativa en los años 40

La mayoría de las novelas de estos años se basan en la guerra civil y sus consecuencias. Su temática es existencialista, una visión pesimista de la vida, presentan lo desagradable, la violencia y la falta de expectativas. En la época de los 40 muchas de las obras contienen humor negro, desgarrado, cruel y en ocasiones incluso burlón. Puesto que refleja una visión deformada del mundo, pero en muchas ocasiones la más real.

Abundan las narraciones de estilo tradicional y solo hay casos excepcionales y aislados de renovación cómo C. José Cela , Carmen Laforet y Miguel Delibes.


La publicación de “La Familia de Pascual Duarte” en 1942, de Camilo José Cela, marcó el inicio de una nueva tendencia, el tremendismo.

El tremendismo es se caracteriza por una violenta forma de narrar aunque no se relaten hechos exclusivamente bélicos.. El lenguaje es duro, las escenas grotescas y brutales y los personajes se caracterizan por ser viciosos, obsesivos y violentos.

En esta novela narra una sucesión de crímenes y atrocidades que parecen verosímiles por el tipo de protagonista y el ambiente. La publicación de una novela tan violenta en un momento donde la censura política está más que presente, solo se explica por ser Cela un ex combatiente franquista.

Otra obra relevante de esta década fue la novela “Nada” de Carmen Laforet la historia de Andrea, una joven de pueblo que decide trasladarse a Barcelona a cursar sus estudios universitarios. Nos muestra la España de las posguerra, penurias económicas, hambre, rencor de los vencidos contra los vencedores...

Trailer de la obra tetral de "La familia de Pascual Duarte"

Trailer "La Familia de Pascual Duarte" versión teatral

Fragmento de la película "Nada"

Nada, de Carmen Laforet. Versión cinematográfica (1)

La narrativa en los años 50

La novela social

La novela española de esta década recoge pronto las nuevas preocupaciones sociales y abandona la visión existencial de la década anterior, esto es lo que conocemos cómo novela social. De nuevo fue un libro de Cela “La colmena” (1951), el que dio origen a esta corriente. A lo largo de la década, el realismo social se intensifica y en el año 1954 alcanza su momento cumbre, pues se publican varias obras de este tipo de Ana Mª Matute, Ignacio Aldecoa, Jesús Fdez. Santos, Juan Goytisolo, Rafael Sánchez Ferlosio, Carmen Martín Gaite y Juan García Hortelano.


Juan García Hortelano

Madrid, 1928 - 1992

Trailer de "La Colmena"

Trailer DVD - La Colmena (1982)

El tema de la novela es la propia sociedad española: la dureza de la vida en el campo, las dificultades de la transformación de los campesinos en trabajadores industriales; la explotación del proletariado y la banalidad de la vida burguesa. El estilo de la novela realista es sencillo, tanto en el lenguaje como en la técnica narrativa, se pretende llegar a un amplio público. Los contenidos testimoniales o críticos son más importantes.


El narrador intenta reflejar los hechos con objetividad y reproduce los diálogos como si lo hubiese grabado previamente.


La novela no se centra en un único protagonista, sino en la vida de un grupo de personajes que constituyen un protagonista colectivo


Las descripciones de personajes y ambientes son cotidianos y tienen intención crítica.
Novela de los años 50.wmv

Algunos ejemplos de Obras de los 50:

La narrativa de los años 60

La novela experimental

La novela social provocó el cansancio de los autores a finales de los años cincuenta. La publicación en 1962 de “Tiempo de silencio” de Luis Martín-Santos supuso el comienzo de la novela experimental. Se llega a la conclusión de que la narrativa anterior es excesivamente simple y no hace trabajar la mente del lector. Los temas son el existencialismo, la historia de la realidad social de España, la Guerra Civil.

Los autores renovaron la técnica narrativa y abandonaron la estética realista. En sus obras dieron más importancia al lenguaje y a la estructura que al argumento, adoptaron un punto de vista múltiple e indagaron en sus personajes a través del monólogo interior.

Muchos escritores de la generación anterior elaboraron novelas experimentales: “Cinco Horas con Mario”, Miguel Delibes; “Oficio de Tinieblas 5”, Camilo José Cela; “La saga//fuga de J.B., Gonzalo Torrente Ballester. Otros autores destacados fueron Juan Benet, Juan Goytisolo y Juan Marsé.


Fragmento de "Tiempo de silencio"

Tiempo de silencio - Clip

Sus características más importantes son:


  • Mayor importancia de la forma de contar que del contenido. Por lo que el argumento pierde importancia (acción mínima)

  • El protagonista es un ser borroso e inconcreto

  • El espacio en el que todo sucede es reducido

  • El tiempo es reducido (como se observa en "Cinco horas con Mario"), no es un relato lineal, hay saltos en el tiempo (tanto retrospecciones como anticipaciones) y da una sensación de caos temporal

  • Hay reflexiones sobre la novela en la misma narración.

  • Complicación formal: (Lenguaje culto, ironía, fragmentación narrativa, narrador omnisciente, monólogo interior, ausencia de signos de puntuación)

La narrativa a partir de 1975

Principales tendencias: Se creía que después de la época de censura, surgirían grandes obras, pero no fue así. En esta época conviven varias generaciones de escritores: autores de la posguerra (Cela, Delibes, Torrente Ballester), los novelistas de la generación de los sesenta, setenta y ochenta: Juan Marsé, Lourdes Ortiz, Javier Marías, Álvaro Pombo, Julio Llamazares… y los escritores de la última promoción (José Ángel Mañas, Juan Manuel de Prada…). La novela actual busca ante todo recuperar el interés del lector, que se había perdido a causa del abuso de técnicas experimentales, y deciden retomar el relato tradicional. La aparición en 1975 de “La verdad sobre el caso Savolta” de Eduardo Mendoza, supuso el punto de partida de esta nueva novela, en la que se da más importancia al contenido y a la trama que a la estructura.



Algunos novelistas de la generación de los 60, 70 y 80.

Trailer de "La verdad sobre el caso Savolta"

La Verdad sobre el Caso SAVOLTA - Trailer

Características:

• Vuelta al interés por la historia.

• Variedad estilística.. (sin desechar aportaciones formales anteriores, se apartan de la experimentación)

• Variedad de temas.: (realismo, compromiso ético, la reconstrucción histórica o la pura fantasía).

Mezcla de circunstancias sociales y los acontecimientos históricos o polí­ticos con la vida cotidiana y los conflictos individuales.

• Literatura dentro de la literatura. La creación literaria se convierte en tema con un personaje escritor que muestra o habla de su novela (metanovela)


En la novela actual se pueden distinguir diversas tendencias, las principales son las siguiente:


La novela policíaca cuyo argumento suele girar en torno a un crimen y en la que son habituales las referencias al cine negro.


La novela histórica que recrea hechos del pasado.


La novela intimista en la que se abordan los conflictos emocionales y personales de los personajes.

La novela testimonial plasma el conflicto entre los personajes y el mundo, en espacios urbanos y rurales, y ofrece una visión crítica y comprometida con la realidad histórica de la época.


Novela alegórica, mítica y fantástica , incorpora lo irracional, lo fantástico, lo soñado y lo simbólico


La Metanovela: se incluye la propia narración como centro del relato, trata, pues de la creación literaria, del proceso de escribir o de leer, de la construcción de los personajes,(literatura dentro de la literatura). Son novelas dirigidas a un público minoritario:

Los novelistas más destacado de esta época son Eduardo Mendoza, Javier Marías, Anonio Muñoz Molina o Luis Landero.



Algunos ejemplos de autores y libros de la época: Adelaida García Morales (El sur ,1983), Juan José Millas (El desorden de tu nombre, 1988), Luis Landero (Juegos de la edad tardía, 1989); Javier Marías (Corazón tan blanco, 1992), Almudena Grande (Malena es nombre de Tango, 1994), Manuel Rivas, (El lápiz del carpintero, 1998).

Arturo Pérez Reverte (La tabla de Flandes, 1990), Eduardo Mendoza (La verdad sobre el caso Savolta, 1975), Gonzalo Torrente Ballester (Crónica del rey pasmado, 1989), 19Gonzalo Torrente Ballester ( La isla de los jacintos cortados, 82); Álvaro Pombo ( El hijo adoptivo, 1984), Antonio Muñoz Molina (Beatus ille, 1986).