¿Cuándo acudir al psicólogo?

No dejes pasar un día más, tus problemas tienen solución.

Los momentos de crisis también pueden ser oportunidades de crecimiento

La vida está llena de cambios, cuando la adaptación a ese cambio cotidiano no nos es tan fácil como pensábamos en un principio, nos desborda durante más tiempo del esperado o comenzamos a percibir un desajuste emocional, una alteración en nuestra actividad cotidiana como el trabajo, la escuela o en nuestras relaciones amorosas, familiares, de amistad y laborales.

Es entonces cuando los recursos disponibles que utilizamos para la adaptación a ese cambio no están siendo efectivos y si se continúa el ciclo las repercusiones pueden ser graves. Nuestro mundo se empieza a tambalear y no sabemos qué hacer. Nuestro entorno intenta ayudarnos, pero normalmente no es eficaz, por su desconocimiento del fondo del problema o por su implicación emocional y afectiva en él.

Si frente a cualquier situación de cambio (separación, celos, violencia, ruptura, ira, depresión, tristeza, muerte, aborto, conflictos de pareja, problemas alimenticios, mentira, problemas sexuales etc.) no sabemos qué hacer o sabemos que lo que estamos haciendo no soluciona e incluso en ocasiones identificamos que empeora la situación es momento para acudir al profesional especializado en la superación y tratamiento de problemas psicológicos.