La Gaceta del 98

Compartiendo noticias

La crisis española actual

Cuando surgen situaciones complicadas, siempre se desarrollan numerosas opiniones. Algunas más parecidas, otras completamente diferentes... y en la crisis española no es una excepción. Todos tenemos una serie de creencias, y según las cuales, basamos nuestra teoría sobre cómo podría mejorar la situación de España.
¿Pero qué opinan célebres intelectuales como los autores del 98?

¿Está España Avanzando?

El momento por el que está pasando España en la actualidad, es uno de los peores, social y económicamente hablando.
Económicamente ya que hay mucho paro, que conlleva a que familias enteras pasen necesidades, tanto por falta de alimentos, como falta de dinero para poder pagar deudas, viviendas, luz, agua...etc. Socialmente, porque el país está gobernado por una serie de dirigentes que no son capaces de dar con la clave, para sacar a España de la crisis.
Desde mi punto de vista, se debería de brindar oportunidades y facilidades para ayudar a crear pequeñas empresas, por esas personas que se han formado en éste país y tienen que marcharse fuera para poder conseguri ese ansiado puesto de trabajo, que en España no logran.
Ésto sería posible, si los bancos dieran préstamos con intereses más bajos y se impusiera la devolución a largo plazo.
Además, se debería acabar con la corrupción política y que la justicia realmente tratara y juzgara a todos por igual, sin distinción por ser hijo/a de, o hermana/o de...
En resumen, un país que se organizara bien económicamente y socialmente, sería un país que funcionaría a la perfección.



José Martínez Ruiz,
"Azorín"

La crisis actual.

¿Qué decir de la crisis? Ese estado económico en el que nos meten los líderes del estado por no saber hacer bien su trabajo, para luego decir que no es su culpa mientras se llevan los blsillos y las cuentas en Suiza con el dinero que un pobre panadero gana en una semana vendiendo seis ofertas de viena. Este tema me lleva indignando tanto tiempo, que ya he desarrollado una especie de inmunidad ante él, es más, he desarrollado tal inmunidad que ya soy capaz de oír y parlotear, ya que no es un tema del que me guste hablar, sin sentir más que un mísero sentimiento de rabia mezclado con asco. Pero, ¿y si realmente la culpa no es de los políticos y es nuestra?

En mi vida lo he pensado de este modo, y si realmente somos nosotros los ciudadanos, los verdadero y únicos culpables de la crisis, es decir. esta crisis se originó por las ansias que teníamos por ganar dinero haciendo negocios con viviendas. Tanto comprar caro para vender aún más caro finalmenre resultó en un montón de pisos abandonados y embargados. Bancos que terminaron cerrando y deudas que quedaron en el aire haciendo pequeños agujeritos en la economía española...
Sinceramente, no sé quién tiene más culpa en este caso, si el gobierno por no haber sabido llevar las radiendas o nosotros por haber seguido haciéndolo mal aún viendo y sabiendo que ese "negocio" no tenía tanta salido cómo nosotros pensábamos.

Soy reflexibo, pero no adivino, por lo que esa duda no la puedo resolver yo. Solamente puedo dar mi opinión y decir que, para mi, ambas partes lo hicimos fatal, sinceramente pienso que el gobierno tiene más culpa que nosotros, ya que ellos deberían guiarnos, más aún tratándose de la economía del país, pero bueno, ellos decidieron no actuar respecto a ello. Fue su decisión y gracias a ello, estamos en esta situación, pero ya, poco se puede hacer, más que recordar y acordarse de la familia de todos y cada uno de los componentes de ese gobierno. Pero lo pasado, pasado es, así que ya más que lo ya dicho no se puede hacer.

En resumen, la culpa de esta crisis termina siendo del todo el país, del gobierno por pasivo e inútil, y del pueblo por avaricioso y ciego.


Pío Baroja.
Big image

Un país con necesidad de cambios.

Una de sus principales causas es el estallido de lo que llamamos burbuja inmobiliaria, el resultado de esta explosión ha sido una brusca caída de la demanda y de los precios lo que ha provocado la quiebra de varios bancos y la incapacidad del mercado para absorber la enorme oferta de viviendas construidas.



La base del país se fundamenta en una educación accesible para todos los jóvenes, de quienes su vida depende de los conocimientos que adquieran durante esta etapa. Un gran inconveniente es la falta de cultura que actualmente inunda los rincones de nuestro país al tener la mayoría de jóvenes varios impedimentos económicos a la hora de estudiar, razón por la cual nunca podrían llegar a tener un futuro relativamente bueno por lo que su vida sería mucho más complicada.



El mayor problema con el que nos encontramos en estos tiempos es la gran corrupción que existe, debido a la avaricia económica, ya que el mundo en el que vivimos se basa principalmente en el poder económico de uno mismo aunque esto signifique perjudicar a ciudadanos inocentes. Esta situación se debe a que los líderes políticos del país anteponen su innecesario bienestar económico a la favorable economía del estado.



La clave para que todo funcione correctamente es mantener España organizada tanto política como institucionalmente, para conseguir que toda la sociedad pueda seguir un mismo rumbo y tengan las mismas posibilidades de tener un futuro digno del que poder vivir decentemente.



Joaquín Costa.

La población ciega.

¿Hay algo peor que una crisis económica? Pues sí, y es la conformidad del pueblo afectado ante ella.

Cada día vemos como los índices de paro crecen, como los mercados españoles bajan y nuevos casos de corrupción. Ha habido recortes en servicios tan indispensables como salud y educación. Tras unas nefastas elecciones en diciembre, seguimos a principio de mayo, sin gobierno. E innumerables aspectos más que han afectado estos últimos años a España. ¿Y los efectos? Parece que más bien ninguno. Exceptuando algunas movilizaciones, los ciudadanos no se han percatado de nada.

Nos han contado tantas veces el cuento de "apretarse el cinturón y trabajar más por menos" que nos hemos conformado y resignado. En lugar de hablar, callamos; en lugar de actuar, agachamos la cabeza y seguimos con nuestro mundo.


Sabemos que algo no funciona. Sabemos que por dentro, nos come el sentimiento de indignación y que poco a poco aumenta, como un vaso se llena gota a gota. Pero parece que ese vaso de paciencia no tiene fondo. Aguantamos y aguantamos pero nunca llegamos al límite. ¿Qué hace falta para movilizarnos? ¿Una nuevo fascismo? ¿Una situación de pobreza total? ¿Que la educación y sanidad sean sólo para aquellos que poseen dinero? ¿Que aparezca Dios ante nuestros ojos indignado también? Díganme que hace falta, para que una nación luche por sus derechos, que rechace las mentiras y no se conforme con ellas. Que crea firmemente en sus convicciones, que respete la justicia y esta se aplique igual a todos, que se una para ser un país fuerte.


Porque yo simplemente veo, personas con vidas separadas, que se conforman con un sueldo de 500 euros y dan las gracias por ello. Veo desigualdad, veo jóvenes dejando atrás sus vidas en nuestro país para buscar oportunidades en lugares bien lejanos. Veo aún más familias buscando ayuda en donde no la hay, porque, como bien he dicho antes, nadie quiere ver la cruda realidad. Todos preferimos contentarnos con lo poco que tenemos, porque créanme, deberíamos tener algo más para vivir dignamente.


Después vendrán los políticos y dirán que de todo se sale y que ya estamos superando la crisis... ¿Pero a costa de qué? ¿Vale la pena seguir así cuando se podría hacer todo mucho mejor? No creo que sea muy justo el hecho de que miles de personas pasen hambre, y mientras tanto, aparezcan nombres de personas que evitan pagar impuestos llevándolos a ciertos países paradisíacos. Luego, la culpa la tenemos los ciudadanos por vivir por encima de nuestras posibilidades y por ellos debemos "jodernos" tal y como decía nuestra querida amiga Andrea Fabra.


Y lo peor de todo, es que albergo grandes esperanzas de un gran cambio. Y no es una esperanza fundada en nada. He podido observar, complacido, como todavía quedan personas que realmente quieren progresar y salir de esta, frente miles de ciudadanos ciegos. Ellos, que son como nuevos brotes en un territorio yermo tras una larga guerra. Y espero que algún día, aunque no llegue a presenciarlo con mis propios ojos, si no con mi alma, vea por fin a una España unida y próspera.




Antonio Machado

Big image

El patriotismo español.

En este artículo intentaré hablar y reflejar mi punto de vista sobre el patriotismo actual en España, el patriotismo es una virtud en declive entre los españoles, no precisa de estudio alguno. Entre el 2005 y el 2013 el número ciudadanos que se consideran muy o bastante orgullosos de ser españoles se ha reducido en 8.7 puntos quedando en un 76%. Cifra todavía aparentemente alta pero probablemente vacía de contenido real cuando entre el 40 y el 55% no acudiría a la llamada para defender su país (en algunas regiones se supera el 60%) y la mayoría creen que tienen dos identidades y no una sola.


Somos un país que conserva un atisbo de orgullo nacional, de conceptualización tradicional del patriotismo como orgullo de la nación, derivado de generaciones anteriores. Un país que ha asistido y asiste a la destrucción de su identidad nacional y al que se le dice que debe sacar pecho patriota por unas décimas del PIB o por difundir, como si fuera objeto de mercadería, la “marca España”. Un país al que se le ha robado el orgullo nacional que se asienta en el papel en el mundo, en las heroicidades que hoy se proscriben o se trocan en deshonor. El amor a la Patria es un sentimiento que necesita de la razón y lo que se ha hecho es borrar la razón para dejarlo en el débil sentimiento que estalla sólo que no se puede ocultar.


Ese proceso de socavar la identidad nacional para fortalecer los entes artificiales, de censurar la idea del patriotismo, es el que ha hecho que hoy el 17% de los españoles no se sientan españoles, porque el sistema autonómico lo que ha hecho en las tres últimas décadas es ir debilitando los lazos de cohesión y solidaridad interna, prefacio de la asunción de que dejamos de ser una comunidad nacional para convertir en comunidad lo que no es más que una creación artificial.


Los republicanos denunciamos ese “carnaval” que pretende narcotizar al pueblo. Denunciamos a esa derecha ultramontana y analfabeta que luce banderola y evade impuestos. Menos gritar “soy español” más leer a Cervantes y visitar a menudo el Museo del Prado. Nosotros, republicanos españoles, decimos que España son sus mineros, su profesionales, sus universitarios, sus profesores. Para recuperar la soberanía nacional, hipotecada hoy por la tiranía de los mercados, el capital y la subordinación ; para impedir la destrucción de los servicios públicos; para que la crisis la paguen quienes la originaron con sus maniobras especulativas, necesitamos cambios que le den a España un aire nuevo.



Miguel de Unamuno.

Malos tiempos por España

España está pasando por malos momentos actualmente, ahora mismo se ha votado que haya nuevas elecciones, ya que hubo unas elecciones hace unos meses y no se ha decidido quién va a gobernar España. Ahora mismo el PP está gobernando en funciones hasta que salga el próximo partido gobernante.

Hay gente que está sin casa, embargada por los bancos por impago, y no es porque no quieran pagar, es porque no pueden, no tienen trabajo o simplemente su sueldo no es lo suficiente para pagar una hipoteca y los gastos que conlleva.Y mientras tantos, nuestros políticos siguen cobrando sueldos muy elevados para como está el país. Teniendo tanto dinero, deberían de bajar esos sueldos y poner más ayudas para los que no estén bien económicamente. Y no les basta con elevados sueldos, sino que cobran sobresueldos, todo es una vergüenza, una corrupción.



España es una deformación grotesca de la civilización europea.



Ramón del Valle-Inclán.
Big image