El calendario romano

María Blanquero Villar

Segun la Tradición romana, el origen mítico del antiguo Sistema para dividir EL TIEMPO SE Debio al Primero de los Reyes, Rómulo. Se utilizó en la Antigua Roma Hasta el 46 a. C. CUANDO Julio César, era Que dictador y pontífice máximo m, Decreto Una drástica reforma en el calendario, asesorado por Astrónomos Egipcios, Creando el calendario juliano.

La Vida de los romanos estaba regida por un calendario de origen etrusco o anterior. El año constaba de 10 meses; cuatro de 31 días y seis de 30, en total 304 días. Los cuales eran divididos a su vez en décadas, es decir, 10 días (semanas de 10 días)

División del año

El Calendario en Grecia y Roma estaba relacionado con la religión y con las estaciones agrícolas. No era igual para todas las ciudades, ni siquiera era igual cada año. Constaba, en un principio, de 10 meses, la mitad de 31 días y la otra mitad de 29 días, como el ciclo lunar. La palabra mes en latín esmensis que significaba «luna». Nuestra palabra «luna» viene de mensis luc(i)na: «la luna brillante» que al final se llamó sólo luc(i)na: luna.

La leyenda atribuía al segundo rey romano, a Numa, la adición de dos meses más, Enero y Febrero, que son los dos últimos meses del año.

Los nombres de los meses eran:

Big image

División del mes

Para indicar los días del mes, los romanos tenían un sistema muy complicado, heredado de la época del calendario lunar primitivo. No numeraban los días del 1 al 31, sino que en cada mes había tres días clave: Las calendas, (kalendae, -arum). Las calendas eran el primer día de cada mes, que debió coincidir en principio con la Luna nueva. De esta palabra deriva calendario. Las nonas, (nonae, -arum). Las nonas eran el día cinco de cada mes, excepto en marzo, mayo, julio y octubre en los cuales las nonas eran el día siete. Era una fecha intermedia, ocho días antes de las idus y se denominaba nonae porque era el noveno día contando el de las idus. Los idus, (idus, -uum). Los idus eran el día trece de cada mes, excepto en marzo, mayo, julio y octubre, en los que eran el día quince. Por tanto, era una fecha móvil y se correspondía con la Luna llena.

División de la semana

LUNES: del latín “lunae dies”, día de la luna. Durante mucho tiempo se contó por meses lunares el curso del año y se atribuyó a la luna una cierta influencia sobre los seres humanos. Aún hoy, hay países y culturas que se rigen por meses lunares, como es el caso de Israel o en países africanos. Curiosamente y en nuestro calendario cristiano, hay un tiempo litúrgico que se rige por el calendario lunar, es la Cuaresma. Por este motivo la Semana Santa no cae siempre por las mismas fechas.

MARTES: del latín “martis dies”, día de Marte. Marte fue el dios de la guerra, llamado también Ares por los griegos. De Marte derivan palabras como “marcial”, como las artes marciales. Hay también un planeta dedicado al mismo dios.

MIÉRCOLES: de “mercuri dies”, día de Mercurio. Era el dios del comercio y el de los viajeros, por ese motivo sus templos se edificaban a la entrada de los pueblos. Hay también un planeta dedicado a él.

JUEVES: viene del latín “jovis dies”, día de Júpiter. En la mitología romana es el dios asimilado a Zeus. El dios del cielo, de la luz del día, del tiempo atmosférico. También tiene un planeta bajo su nombre.

VIERNES: proviene de “veneris dies”, día de Venus. Antes de la fundación de Roma, Venus era venerada como la diosa protectora de los huertos, pero a partir del siglo II antes de Cristo fue asimilada a la diosa griega Afrodita. Diosa del amor. Un planeta tiene su nombre, Venus.

SÁBADO: proviene del hebreo “sabbath” que significa descanso. Para los hebreos y la gente que vive en Israel es el último día de la semana.

DOMINGO: del latín “dominicus dies”, día del Señor. Para los cristianos es tradicionalmente el séptimo día de la semana, aunque en realidad es el primero porque se consagra una nueva semana a Jesucristo que resucitó después del “sabbath”.