Un día en la vida de Calisto

Un día en la vida de Calisto.(Marta Aguilar Rivas)

P { margin-bottom: 0.21cm; }

Después de dormir en la cama en su fastuoso colchón relleno de lana de merino, Calisto despierta al amanecer, para entonces su criado le ha llevado la bandeja con el desayuno a la cama, este disponía de leche ordeñada del día, pan recién hecho y huevos escalfados.


Mientras, su criado le prepara un baño caliente con sales perfumadas de romero y lavanda.
Tras el baño, él es muy perfeccionista en el vestir, por ello, utiliza telas de gran calidad en su ropaje.


Como todas las mañanas, sale a la aldea a dar un paseo, y ve a Melibea ,su amada, tan hermosa con su vestido de seda. Él le da conversación, pero ella contesta con monosílabos como si deseara irse, Calisto se da cuenta de todo, pero su orgullo y su ego no asumen la derrota sentimental. Por ello, cada día insiste en decirle una palabra más a Melibea. Sueña con tenerla entre sus brazos y cada movimiento es pensando en ella. Para Calisto, Melibea se ha convertido en un sueño,un imposible, un fantasma de sombra y luz ,incorpórea ,intangible...


Más tarde, se dirige al zoco a comprar lamparas árabes, pieles de la india, velas orientales...

A medio día, llega hacia su hogar, un castillo de piedra cerca de un bosque al cual se dirige todos los fines de semana para cazar con su arco y sus flechas, algunas aves y animales, como distracción.


Cuando Calisto aparece en su castillo donde le tienen preparado su almuerzo, en el salón le espera sus padres. Ellos siempre hablan de las tierras regaladas por el rey, a cambio de órdenes.


Cuando por fin ya van a comer su criado les sirve carnes rojas, jarras de vino, queso, aceitunas pan y frutas de temporada. A él le gusta mucho el olor a sangre de la matanza de animales de caza.

Tras el almuerzo duerme reclinado en su sofá al lado de la chimenea.

Al despertarse junto a su perro de caza, va a la iglesia ya que el es católico ,y considera a Dios el centro de todo. Terminada esa visita a la iglesia, se cita con sus amigos de su mismo rango en la posada para estar con las mujeres y reírse de las personas de bajo nivel social.


Al cabo del tiempo aparece su lacayo para llevarlo a casa, ya que ha tomado varias jarras de vino. Este lo lleva hacia su habitación y lo acuesta.