LA NUEVA ÁGORA

La realidad desde un nuevo punto de vista.

POLÍTICA

DERECHO A LA ADOPCIÓN DE MENORES POR PAREJAS HOMOSEXUALES, YA ES REALIDAD EN COLOMBIA.

La decisión fue tomada por la Corte Constitucional el pasado 28 de Agosto, pero condicionando esto a hijos biológicos de los miembros de la pareja.
Big image
Igualdad, aceptación, equidad. Estas, son algunas de las palabras que pueden definir el efecto que generó en la sociedad colombiana el fallo con el cual las parejas homosexuales pueden adoptar menores, siempre y cuando este sea hijo biológico de uno de los miembros de la pareja. Puede que esto no sea una muestra de que en Colombia la homosexualidad es completamente aceptada, pero esta acción cometida por la Corte Constitucional, es muestra de que la estructura general de la sociedad colombiana está cambiando, y los pensamientos que hace 150 años dominaban esta estructura social, poco a poco se están modificando por completo, y se están adaptando a esta nueva era, llena de diversidad y de nuevos modos de ver la realidad.

¿QUÉ CAUSÓ ESTA "REVOLUCIÓN"?

Esta historia comenzó hace 9 años, cuando en Alemania, Ana Leiderman y Verónica Botero decidieron unirse en santo matrimonio. Formaron una familia, conformada por ellas y sus dos hijos - Raquel (de 7 años) y Ari (de 4)-, nacidos por inseminación artificial. Regresaron a Colombia hace 5 años, y desde entonces, su lucha por el reconocimiento de su familia comenzó. A Raquel, en el momento de registrarla, solo le permitieron llevar el apellido de su madre biológica, Ana. Intentaron de todo, sin embargo, en un país donde en ese entonces la familia homosexual no era considerada como "familia", les era imposible luchar por su causa. Sin embargo, en una muestra de valentía y de entrega, las 2 mujeres continuaron con su pelea, a tales extremos, que el caso llegó 5 años después a la Corte Constitucional, la institución que falló a su favor. Así, terminó esta ardua pugna jurídica, que ahora, les permite a estas 2 mujeres vivir en paz con sus niños y tener una cotidianidad común y corriente, como toda persona en este país.
Big image
Imagen de Ana y Verónica, por quienes ahora, las parejas homosexuales ahora tienen el derecho (condicionado) de adoptar a un menor de edad.

EFECTOS DEL FALLO

Sin duda alguna, esta decisión es un hito importante en la lucha por parte de la Comunidad LGBTI de Colombia, la cual, desde el 2011, ha visto grandes cambios a su favor. Tras muchos años de batalla por ser reconocidas como personas, en una sociedad donde las minorías son rechazadas, maltratadas, vulneradas, etc, esta acción, aún si propone condiciones donde no hay una igualdad total, es el primer paso de un proceso de cambio, de reconstrucción de las bases sociales, de aceptación de las diferencias, de respeto por la vida del otro, de apertura de nuevos horizontes, de inclusión de grupos marginados de la dinámica del sistema social colombiano, de elaboración de nuevos conceptos y la renovación de otros, de reconciliación, de perdón, de cambio. En pocas palabras, esta decisión, es el comienzo de una época de renovación, donde las nuevas ideas son la base de nuestra cotidianidad, y las antiguas, se van moldeando a esa nueva dinámica.


Así mismo, el fallo a favor de esta pareja homosexual, abre las puertas a nuevos debates y nuevos fallos acerca de la situación jurídica de este tipo de parejas. Por ejemplo, al fallar a favor de Ana y Verónica, la Corte Constitucional avaló la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo, siempre y cuando, el menor en cuestión sea hijo biológico de algún miembro de la pareja. También, tras conocer la decisión de la Corte, la Fiscalía advirtió a todos los funcionarios públicos del país que serían procesados por discriminación a la condición sexual en caso de que esta situación se presente. Y además de eso, la ex-fiscal y actual senadora Viviane Morales, ha propuesto que, por medio de un referendo, sea el pueblo quien decida si las parejas homosexuales pueden adoptar niños sin ninguna restricción. Esto, es muestra de que ya hay personas e instituciones tolerantes y dispuestas a reconstruir los principios sociales de Colombia.

REACCIONES

Como era de esperarse, esta situación ha generado diversas reacciones en todo el país, lo cual ratifica algo que se ha visto bastantes veces siempre que sucede algo de gran impacto: Somos una sociedad extremadamente polarizada, que es incapaz, tanto de aceptar la diferencia de opiniones, como de unir esas diferencias en un sólo punto de vista.
Big image
Varias personas mostraron su acuerdo o desacuerdo con el fallo de la Corte a las afueras del Palacio de Justicia
En primer lugar, los sectores que principalmente se mostraron a favor de la decisión de la Corte Constitucional fueron los diferentes grupos sociales que promueven la defensa de los derechos de la Comunidad LGBTI. El grupo "Colombia Diversa", calificó este acto como "un acto revolucionario", ya que reconocen que estas familias tienen "dignidad y respeto". Así mismo, varios funcionarios públicos, como la ya mencionada Viviane Morales y el Fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre, mostraron su apoyo a la decisión, lo cual, demuestra que ese rechazo total que antes existía hacia la comunidad LGBTI ha ido disminuyendo paulatinamente, y que ahora, los colombianos somos un poco más tolerantes con este tema, que aún así, no ha dejado de ser un tabú.
Big image
Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez, quien rechazó duramente la decisión tomada por la Corte Constitucional.
El lado opuesto de la moneda muestra que también, existe un profundo rechazo ante este fallo, principalmente, por los sectores más conservadores y ultra-derechistas de la sociedad. En una demostración de su creencia en que es el único con voz y voto en el país, el Procurador Alejandro Ordóñez mostró su inconformismo, definiendo en términos de "experimento social" la decisión tomada por la Corte. Dijo además, que la Corte está poniendo primero los derechos de los homosexuales sobre los de los niños, y que en realidad lo que quiere hacer con este fallo es redefinir el concepto de familia que está arraigado en todos los colombianos. Con esto, pareciera que este señor viviera en una caja de cristal, donde se mantiene completamente alejado de la realidad y vive en su propio mundo, donde es él quien manda, creyéndose con el derecho de que nos puede obligar a pensar como él, a actuar como él, a ser como él.


Por otra parte, esta división de opiniones se ha visto también reflejada en el Congreso, el cual, está completamente dividido entre los que apoyan la propuesta del referendo de la senadora Morales y los que no. En este último grupo, se encuentra otro personaje que se cree dueño del país: Álvaro Uribe, y su grupo de seguidores del Centro Democrático, quienes, como muchos otros grupos tradicionalistas de ultra-derecha, rechazaron rotundamente esta decisión, ya que, aunque dice que reconocen los derechos civiles de este tipo de parejas, defienden sobre todas las cosas el concepto de familia tradicional, donde esta se ve conformada por un padre, una madre y los hijos de estos. Además, al igual que muchos detractores de la medida tomada por la Corte, el uribismo afirma que los menores de edad deberían ser más tomados en cuenta, para que sus derechos, su protección y su bienestar prevalezcan sobre todo.

Esto, nos lleva a concluir que, a pesar de que este fallo sea un gran paso para una sociedad más igualitaria, no podremos llegar a nada si comenzamos a criticar y criticar y decir que los derechos de otros se están perjudicando. Además, ¿acaso los niños, considerados las víctimas de esta decisión, tienen que necesariamente vivir con un padre y una madre para ser feliz? ¿Es que tener 2 padres o 2 madres le va a afectar al niño? ¿Va a recibir menos calidad de vida? ¿No va a ser lo suficientemente feliz? Es hora de dejar de lado esos principios que la religión nos ha inculcado. Es hora de despertar, y ver, que el mundo es diferente, que el pasado ya es pasado, el presente es el ahora, y que todo, en esta vida, cambiará por toda la eternidad.
Big image