Curso Aromaterapia Online

Aromaterapia, antiguos secretos y recetas para una nueva salud y belleza


La aromaterapia consiste en una mezcla de aceites esenciales que tonifica, relaja y cura. ¡Comprobado! Unas pocas gotas son buenas para el alma, el cuerpo y el espíritu. Sólo necesitas usarla correctamente. La aromaterapia apareció en los albores de la civilización. Incluso los griegos y los romanos notaron las propiedades curativas de varias plantas y sus aceites: el olor a calma de la lavanda, el enebro que fortalece la confianza en uno mismo y la naranja que da la energía necesaria para subir montañas.

La aromaterapia puede convertirse en el mejor remedio al Síndrome del lunes, cuando ni con todos los cafés del mundo te ves capaz de sumergirte en una maraña de informes y números en la oficina. Resulta que el aroma de las plantas no sólo puede cambiar el estado de ánimo, sino que además, cura.

Es cierto que los científicos modernos durante mucho tiempo no estuvieron de acuerdo con el famoso Hipócrates, y consideraron que la aromaterapia era una creencia ingenua de los antiguos. Pero después de estudiar cuidadosamente las composiciones de los aceites esenciales, llegaron a un veredicto: la aromaterapia no es sólo otra terapia alternativa sin ningún tipo de base científica ni resultados probados, sino una ciencia real, con beneficios contrastados. Y como ciencia, debe estudiarse si se quieren aprovechar de verdad todas las facultades de los aromas de las plantas. Para ello es preciso un buen curso de aromaterapia impartido por terapeutas profesionales solventes.

Big picture

Ahora, los expertos han explicado por qué los aromas tienen un efecto beneficioso sobre la piel y la salud. Resulta que los efectos de los aromas funcionan en varios niveles, afectando a todos los sistemas del cuerpo. Si inhala el aceite, curamos el alma, si lo frota, además cura el cuerpo. Es por eso que con la ayuda de aceites básico, puede deshacerse de las arrugas y la celulitis traicionera. Y también tratar algunas dolencias psicosomáticas, como algunos tipos de insomnio. Pero, como siempre, con la ciencia, las reglas para tomar procedimientos y recetas son importantes. Curiosamente, el mismo aceite puede afectar a una persona de formas completamente diferentes dependiendo de su condición, tonificando un sistema y relajando otro.

Elegir los aceites esenciales correctos para lograr el efecto deseado es un arte, además de una ciencia, y debe hacerlo un aromaterapeuta. Los aceites pueden ser antiinflamatorios, antivirales, antimicrobianos, relajantes, tónicos, energizantes, afrodisíacos, o estimulantes del intelecto ... El aromaterapeuta es un verdadero alquimista. Mezcla olores y crea un elixir, que es muy difícil de repetir sin conocimiento.¿Quiere saber el motivo?

Los expertos dicen que el efecto máximo de los olores curativos se logra utilizando combinaciones de aceites aromáticos o métodos aromáticos en los que se utilizan estos aceites. Por ejemplo, puede organizar de manera segura un verdadero paraíso aromático para usted: bañarse con aceite, hacer un masaje con aceites aromáticos y, además, disponer un inhalador o quemador de aceites esenciales para su hogar. Y luego, junto con una oleada de buen humor y una sensación de ligereza y alas en su espalda, notará cómo se produce un efecto terapéutico. Es por eso que los salones de masaje y salones de belleza se utilizan muchas veces aceites esenciales, aunque no siempre se tenga la formación adecuada para encontrar el tratamiento ideal para cada cliente, se ha constatado que el uso de estos aceites esenciales junto con los aceites de masaje proporciona un efecto mucho mayor que un simple masaje con aceite mineral común. ¿Te imaginas lo que lograrían en estos salones con una formación en aromaterapia?

Rociar aceites aromáticos su casa, o calentarlos con lámparas aromáticas o difusores, proporciona un olor agradable en la habitación y un ligero cambio de humor, pero muy ligero. Y esto es comprensible, de hecho, en este caso, las sustancias aromáticas están en el aire en concentraciones insignificantes. Quizás es por eso que muchos impacientes y otros entusiastas de la ciencia se lanzaran rápidamente a escribir que esta antigua ciencia se trataba de “una tontería”. Estas personas esperan que el cambio sea visible en el mismo momento en que el olor penetra por nuestra nariz, sin tener en cuenta que incluso en la ciencia y la medicina modernas existen múltiples productos que requieren de cierto tiempo y exposición para mostrar resultados.

De igual modo, en el caso de la aromaterapia, el efecto aumenta gradualmente, y sólo con la concentración y la fórmula correcta. Por lo tanto, si desea obtener el efecto de aceites que huelen deliciosamente no solo en el salón, sino también en el hogar, es mejor no rociar el contenido de los frascos por su casa. Si desea concentrar la acción de los aromas para una mayor eficacia tal vez sea necesario un baño de vapor, o respirar a través de un inhalador. Entonces el efecto será el mismo del que habló Hipócrates.

Los aceites aromáticos también se usan en cosmetología. Algunos salones de belleza utilizan activamente aceites aromáticos para tratar una variedad de problemas. Con su ayuda, hacen envolturas, masajes, mascarillas... Para obtener un efecto rápido, por supuesto, se recomienda recurrir a los procedimientos del salón. Y para mantener el efecto logrado, puede usar aceites aromáticos en casa. De todos modos, para que esos efectos sean visibles es necesario asegurarse de que la persona que le aplicó el tratamiento es un terapeuta experto en aromaterapia, y seguir sus consejos al pié de la letra.

Entre los tratamientos de belleza que pueden hacerse en cabina y continuar en su casa, están el tratamiento para combatir el acné y la inflamación de la piel. Para ello puede usar aceite de árbol de té, manzanilla, abeto, clavo, cedro, eucalipto, orégano, que tienen un pronunciado efecto antiséptico y bactericida. También puede preparar tintura de forma independiente, que nuestras abuelas usaban para los poros dilatados y la piel grasa. Solo en este caso se toman los aceites de limón, bergamota, abeto, bálsamo de limón, ajenjo, naranja, mandarina, perejil, árbol de té, menta, abedul y violeta. Las pecas se pueden blanquear con aceites cítricos, bergamota, árbol de té, menta, abeto. Las bolsas debajo de los ojos se vuelan con aceites esenciales de manzanilla y salvia, así como perejil, eneldo, enebro, anís y abeto. Sin embargo, también podemos luchar contra las arrugas. Sólo es necesario utilizar los aceites de rosa, pachulí, hinojo y sándalo. No se trata de juntar todos estos aceites sin sentido y sin discriminar. Es preciso conocer muy bien cada caso para hallar la formulación correcta, pero con esta pequeña lista ya se hace una idea de por qué es necesario disponer de una buena formación si se quiere hacer uso de la aromaterapia y lograr buenos resultados.

A nivel psicológico, la aromaterapia también puede resultar muy eficaz ¿Ya no sonríe y su estado de ánimo está bajo mínimos? Nuevamente, puede recurrir a la ciencia antigua. Lo mejor es ir a un curso de aceites aromáticos. En casa, mímese inhalando los aromas de valeriana, mimosa, orégano, bálsamo de limón, anís, canela, albahaca, jengibre, que sorprendentemente alivian rápidamente los sentimientos de ansiedad, miedo e irritabilidad. Y artillería más pesada: lavanda, mirra e ylang-ylang le ayudarán a hacer frente incluso a la depresión. Además de aromatizar su casa, el aceite se puede frotar en puntos biológicamente activos. Todo ello funciona, comprobado.

Por cierto, la pasión por la aromaterapia es contagiosa. Muy rápidamente, incluso aquellos que sonrieron sarcásticamente ante la compra del próximo frasco de aceite, comienzan a preguntar con interés "¿este para qué sirve?" Y no es de extrañar, un olor agradable conquista a cualquier escéptico empedernido. Al final, ¡Qué diferencia! ¡Qué gran ayuda! y lo más importante ¡Qué fragancia!