JESÚS ES VENDIDO

Elvira López Martinez

Jesús de Nazaret en la cena de ayer.

Ayer, uno de nuestros reporteros, también seguidor de Jesús, pudo acceder al interior de la casa donde jesús comia con sus discípulos y sus más allegados seguidores. Cuando estaban aún cenando, Jesús se levantó y dijo muy apenado, pero afrontando la situación, que uno de sus discípulos le vendería aquella noche. Nadie sabia a quien se refería, pero Jesús nunca se equivocaba.

¿Quién fue el traidor?

Nuestro reportero, vió que después de la cena, alguien salió de la casa muy apresuradamente y como su deber exigía le seguió, por peligroso que pudiera parecer. Nuestro reportero, le siguió sigilosamente, pero por desgracia el sospechoso de futura traición le descubrió y le dió esquinazo, pero no tardamos en volverle a encontrar.

De repente el traidor se paró y esperó a que llegara un hombre en caballo. El hombre que venía a caballo era un solado del Sumo Sacerdote. Por suerte nuestro privilegiado reportero pudo descifrar las palabras que salían de sus bocas y contemplar la situación que le rodeaba. Era Judas, Judas había vendido a Jesús, sabía que los romanos le buscaban para matarle y le vendío, a su propio amigo, por treinta monedas de plata.

¿Qué hacia Jesús mientras sabía lo que le iba a pasar?

Nuestro Mesías, ya por la noche cogió a tres discípulos, a Santiago, Juan y Pedro y se fueron a orar al Monte de los Olivos. Y les pidió que oraran con Él, mientras el oraba ellos dormian. Dos veces se levantó Jesús a pedirles que oraran con Él, pero el sueño podia con ellos.

LA CAPTURA DE JESÚS

Fueron los judíos, al Monte de los Olivos. Jesús estaba en busca y captura, rezabamos para que Judas retocediera y no le entragara al sufrimiento y dolor por treinta monedas de plata. Pero no sería así como iba a suceder, Judas llegó con los judíos que querian capturar a Jesús al Monte de los Olivos, les dijo que al que le diera un beso, ese era al que tenían que arrestar. Y así fue como Jesús por Judas fue entregado y traicionado.