¿Quién? ¿Cómo? ¿Cuándo?

10 claves para la entrevista perfecta

1. Preparación, preparación, preparación.

¡Sí! ¡Es la misma tres veces, es así de importante! ¿Vas a entrevistar a un compañero de China? Investiga un poco sobre los datos básicos del país: su idioma, su moneda, su comida...

2. ¿Sí o no?

Haz preguntas que no puedan responderse con una sílaba. Haz preguntas abiertas cuya respuesta tenga que ser elaborada, y tu entrevista será muchísimo más enriquecedora.

3. What's your favourite colour?

Intenta pensar más allá de las preguntas obvias que sabes que todo el mundo va a preguntar. Hay cosas básicas que es necesario preguntar, pero seguro que se te pueden ocurrir preguntas originales que ningún otro compañero ha pensado.

4. Torero, paella, olé.

Tabú no es sólo un juego de mesa. Hay preguntas que a ti te parecerán inofensivas, pero tus compañeros de otros países pueden estar hartos de oírlas y les pueden parecen insultantes. Tu compañero chino no sólo come arroz y ve perfectamente. Tu compañero musulmán está cansado de oír de terrorismo y turbantes. Ponte en su lugar y hazles sentir respetados.

5. ¿Eh?

Piensa bien tus preguntas. Piensa cuál es la mejor manera en la que puedas expresar lo que quieres preguntar. No quieres un entrevistado confundido, sino uno con ganas de contarte cosas.

6. Galicia no es Cádiz.

Recuerda que dentro de un país hay muchas subculturas, y la gente y sus costumbres son diferentes según la región. Lo que hayas oído de Polonia no necesariamente se aplica a la ciudad donde nació tu compañero de clase. Tenlo en cuenta a la hora de formular las preguntas.

7. Había una vez...

Las anécdotas personales son lo que más atrae la atención de cualquier espectador. La clase estará mucho más atenta si has conseguido que tu compañero indio te cuente la historia en la que agarró de la mano al papá equivocado durante el festival de Holi, porque todos tenían la cara igual de rosa.

8. Ilustra tu información

Esto tiene menos que ver con la entrevista y más con la presentación, pero intenta ayudar a crear ambiente con fotos o un powerpoint cuando hagas tu presentación en clase.

9. Improvisación, improvisación, improvisación.

¿Pero no era que tenía que prepararme? ¡Si! Pero ten en cuenta que la conversación puede derivar por un camino muy interesante que tú no esperabas. No tengas miedo de tirar por la ventana (no literalmente) tus preguntas y seguir indagando en lo que vas descubriendo, sobre la marcha. No hay nada de malo en saltarse el plan establecido, si la otra opción es interesante.

10. Del punto A al punto B.

Una vez que hayas hecho la entrevista e investigado un poco por tu cuenta, ordena la información de manera que tenga una progresión lógica. No saltes de una información a otra sin ton ni son. Si sigues un hilo, lo seguiremos contigo hasta el final.