Bruja Moderna

bruja moderna


En 1968, WITCH (Women's International Terrorist Conspiracy from Hell), la Conspiración terrorista internacional de mujeres del infierno, surgió en Halloween. Las feministas vestidas con ropa de brujas caminaron por Wall Street e impusieron una "maldición" en las principales bolsas de valores y corporaciones. A la mañana siguiente, el mercado bursátil estadounidense cayó 13 puntos, lo que las brujas se atribuyeron.

Big picture

Un año después, las brujas lanzaron varias acciones contra la tradicional "Feria de bodas", que tenía lugar en el estadio deportivo Madison Square Garden. La feria tuvo que cancelarse. El grupo organizó presentaciones similares en universidades, bancos, cerca de las oficinas de grandes corporaciones, e incluso en una inauguración de Richard Nixon. Las brujas vestidas con túnicas y sombreros, pintaban carteles temáticos y gritaban maldiciones en voz alta.

La imagen de la bruja se convirtió en un nuevo mito sobre una mujer fuerte. “Si miras dentro de ti, entenderás que eres una bruja, bella y libre. Tú estableces tus propias reglas ", dice el manifiesto de la organización.

De este modo, WITCH construyó su leyenda en torno a la magia: las activistas confiaron en la investigación científica de las feministas de primera ola, que afirmaban que los aquelarres y el misticismo eran de gran importancia para las mujeres europeas en la era precristiana. Se reapropiaron así del término “bruja”, lo limpiaron de toda negatividad, y nació con ellas la bruja moderna. Esta conexión con el poder femenino ha sido esencial para el movimiento emancipador que se está viviendo desde entonces, y que ha vuelto a traer a las brujas entre nosotros.

En la cultura pop de los 90, la imagen demoníaca de una bruja soltera prácticamente desaparece: las mujeres superan el aislamiento, se unen para vivir en la misma casa, hacer amigos y, por supuesto, luchar contra las fuerzas del mal. Baste recordar la famosa serie "Sabrina, cosas de brujas". En sus inicios fué una tira cómica de los años 60, basada en ella se lanzó la serie de televisión, aunque la tira estaba saturada de patrones sexistas: la cosificación del personaje principal y la idea de que la joven bruja debería manipular a los hombres gracias a su belleza. Pero la serie televisiva salió casi impecable: la imagen elegante del personaje principal, un idilio en una familia de mujeres únicas, y el deseo constante de desarrollo de Sabrina, ya sea en la ciencia o en la magia. Sabrina es una típica "la vecina de al lado", con la que es fácil compararse a sí misma y con cuyas acciones ayuda a inspirar. Hay un mensaje similar en la serie Embrujadas. Las tres hermanas aprenderán que, según la predicción, se convertirán en las brujas brillantes más grandes de la historia y su éxito en la lucha contra el mal está directamente relacionado con su capacidad de ayudarse mutuamente.

Y, por supuesto, el principal ícono feminista en el universo de las brujas se puede considerar legítimamente Hermione Granger, quien no solo deletrea bien, ayuda a sus amigas y defiende los derechos de los elfos domésticos, sino que también tiene un gran trabajo duro, pensamiento racional y habilidades académicas. Su imagen combina el poder de las brujas y una mente muggle completamente sobresaliente.