Aprender a ser, aprender a aprender

Un trabajo con las emociones desde el ámbito curricular.

Armonía. Cuando el alumno se siente bien en su lugar de estudio, su rendimiento es mayor.

¡En el CEIP Asturias ese es nuestro objetivo! Respirar un ambiente de armonía en el aula que permita el crecimiento de cada alumno en particular y el del propio grupo. Para ello, vamos a trabajar con nuestras emociones, aprenderemos a identificarlas y a comprender la repercusión que tienen en el grupo. Eso, sin olvidar los contenidos del currículum. De hecho, el proyecto consiste en que el trabajo emocional impregne el currículum.


Nos proponemos hacer un gran trabajo con la inteligencia emocional de nuestros estudiantes para que estos puedan manejar sus sentimientos y emociones y los de los demás y así utilizar esta información para guiar su pensamiento y acción.


Entendemos el aprendizaje como aprender a vivir juntos, aprender a conocer, aprender a hacer y aprender a ser.

Todo esto lo haremos desde tres ámbitos:

La inteligencia emocional, una inteligencia fundamental para el aprendizaje

El aprendizaje no sucede como algo aislado de los sentimientos de los niños. De hecho la alfabetización emocional es tan importante como el aprendizaje de las matemáticas o la lectura.

KAREN STONE MCCOWN