Expresión de emociones

¿Cómo nos sentimos?

¿Por qué este proyecto?

Como futuras maestras creemos en la educación emocional como base de la educación en valores y sus repercusiones en el desarrollo personal y en las relaciones interpersonales. Porque el potencial de modificabilidad que posee el niño-a de infantil debe ser aprovechado para enriquecer al máximo sus capacidades físicas, motivacionales, afectivas y sociales.

Porque pensamos que es conveniente ser conscientes y actuar sobre procesos afectivos, emocionales y relacionales que ocurren en el aula y en el desenvolvimiento de los niños-as en ellos .

Y por último, porque compartimos la idea de que la diversidad emocional está implícita en el hecho mismo de ser personas y por tanto no afecta sólo a niños y niñas sino también a los adultos que convivimos en el espacio educativo.

"La educación emocional va más allá de educar con afecto"

Uno de los grandes problemas que nos encontramos en la actualidad es la dificultad para enfrentarnos a los cambios sociales y afectivos que se presentan de forma demasiado rápida para su asimilación y encontramos algunos alumnos que adolecen de útiles habilidades y recursos como tolerancia, asertividad, empatía, cuando no un notable rechazo o aversión hacia ciertos grupos, características personales diferentes a las propias o simplemente novedad.
La inteligencia emocional está siendo objeto de gran atención en la actualidad y las conclusiones teóricas se deben reflejar, sobre todo, en la práctica educativa. Si ya es un hecho que la inteligencia académica es modificable y que la escuela es el lugar más idóneo para las mejoras intelectuales y las excelencias físicas, también es aceptado que los primeros años, la educación infantil, son los mejores para desarrollar la inteligencia y las habilidades emocionales.

Educar en valores

¿Qué queremos conseguir?

Nuestros objetivos

• Descubrir la importancia de las emociones y los sentimientos
• Concienciar al niño acerca de sus emociones y pensamientos en torno a
su estado de ánimo.
• Desarrollar la capacidad de reconocer, comprender y expresar los
propios sentimientos.
• Expresar sentimientos y emociones de una manera adecuada a través
del lenguaje verbal y no verbal.
• Desarrollar la capacidad de percibir y comprender las emociones y los
sentimientos de las demás personas.
• Desarrollar en el niño una disposición adecuada para controlar impulsos
emocionales, orientadas hacia la regulación emocional.
• Entrenar en la resolución de conflictos.
• Fomentar el optimismo y el pensamiento positivo.

  • • Implicar a los padres en la tarea educativa.
  • 3º Educación Infantil A

    Rebeca Mellado Bazataquí

    Celia Cambralla Martínez

    Lucia Benlloch Algas

    Ana Escribano López