VICTIMAS SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Descripción de un soldado alemán del campo de batalla de Projorovka

"...nos vimos enfrentándonos a lo que parecía una cantidad inagotable de fuerzas blindadas. Nunca antes la fuerza rusa y su gran número de efectivos me habían impresionado tanto. Las nubes de polvo dificultaban la ayuda de la Luftwaffe y pronto muchos de los T-34 habían cruzado nuestra defensa y corrían como ratas por el campo de batalla..."

Testimonio de un soldado de la 2ª División Neozelandesa, 8º Ejército Británico.

Creíamos que este personaje, Hitler, no estaba en sus cabales y el espectáculo se estaba poniendo feo, y había que hacer algo al respecto. Éramos de Nueva Zelanda, parece increíble, a 20.000 kms de distancia, pero eso no cambia el hecho de que somos descendientes de ingleses y habíamos estado metidos en la Primera Guerra Mundial para luchar por la democracia. Creíamos que es el mejor estilo de vida, que la gente, todas las cosas, sean iguales, que puedan hacer lo que les plazca mientras no ofendan a nadie. Creíamos que era por eso por lo que luchábamos, para que nos dejaran en paz y no ser dominados como Hitler dominaba a la gente, y pensábamos que era una proposición que valía la pena.

Marine norteamericano describe el resultado de las inútiles cargas banzai de la infantería japonesa en Boungaville


Los enemigos muertos estaban esparcidos en pilas de cuerpos mutilados, tan penosamente desmembrados, en la mayoría de los casos, que era imposible determinar cuantos eran. Aquí y allá había una pierna o un brazo o una mano arrancada. En un punto, los cuerpos japoneses formaban una escalera humana por encima de la alambrada; cinco enemigos muertos estaban apilados uno encima de otro, a medida que cada uno llegaba al lugar para usar a su predecesor como barricada para luego caer encima de éste cuando lo mataban a él. Mas allá del perímetro, donde un arroyuelo serpeaba en paralelo a este, los japos muertos por la fuerza de miles de proyectiles de mortero yacían con la cabeza oculta - como los avestruces - bajo cualquier protección que podía hallar

Marinero superviviente del acorazado USS Arizona, hundido por los japoneses durante el ataque a la base naval de Pearl Harbor

"Detrás de mí, un marine yacía muerto en el muelle, con el cuerpo partido en dos. Empecé a ver que había muchos más muertos a mi alrededor. Algunos ardían y vagaban sin rumbo. La voz de alguien que gritaba 'apagad el fuego' se alzaba sobre el fragor de la batalla, pero obviamente el barco estaba sentenciado. Conseguí llegar a la borda del buque, que se estaba hundiendo rápidamente, y salté. La costa de la isla Ford estaba a poca distancia. Había petróleo ardiendo alrededor de todo el barco, pero hacia la popa no había llamas. Después de nada hasta la orilla, me llevaron a la base naval..."

Big image
Imágenes de Hiroshima antes de despues de la bomba