Árboles de todo tipo

Por Clara Márquez Grande

El olmo

Es un árbol caducifolio de porte elevado y robusto, que puede alcanzar una altura de hasta 40 m. Su tronco es grueso, algo tortuoso y ahuecado en los ejemplares viejos, sobre todo los sometidos a podas; cortezas pardo-grisácea o pardo oscura, muy áspera y resquebrajada. Copa amplia, de follaje denso, redondeada, que proyecta una sombra intensa. Ramillas delgadas, lampiñas, con corteza lisa, de color parduzco, en ocasiones con corcho.Hojas simples, alternas, aovadas, puntiagudas, con el borde simplemente o doblemente aserrado, redondeadas o acorazonadas, con asimetría basal debido a que la inserción superior del limbo en el peciolo tiene lugar a una distancia menor de la inserción con el ramillo. Flores precoces, agrupadas en inflorescencias de hasta 30 flores, de forma que el fruto madura y se disemina antes que las hojas estén completamente formadas. Los frutos tienen forma de sámara aplastada con un ala orbicular que rodea completamente la semilla o en las proximidades de la semilla, tornándose pardo-amarillentos antes de caer; tienen una longitud de entre 7 y 9 mm.


El cerezo

El cerezo dulce, originario del mar Negro y del mar Caspio, fue uno de los frutales más apreciados por los griegos y con el Imperio Romano se extendió a regiones muy diversas.

Hoy en día, el cerezo se encuentra presente en casi todos los países del mundo con clima templado. Pertenece a la familia Rosaceae, el género Prunas y la especie comercial se denomina Prunus avium.

Es un árbol caducifolio que puede alcanzar los 25 m de altura, con la corteza lisa, anillada y de color marrón rojizo. Ramifica muy poco y por lo tanto tiende a un desarrollo muy fuerte que si no se controla condicionará por su volumen los tratamientos fitosanitarios, la recolección y cualquier técnica que requiera el acceso a la planta.

Sus hojas son simples de unos 7 a 12 centímetros de longitud por unos 3 a 5 de anchura. Al caer las hojas adquieren una tonalidad rojizo-anaranjada muy decorativa.

Sus flores son blancas de 2 a 3 centímetros de diámetro con cinco pétalos que aparecen antes o al tiempo que las hojas. Una vez cuajado, su fruto es una drupa de color rojo negruzco, globosas o con figura de corazón. El hueso es globoso, casi liso.


El chopo

Árboles o arbolillos, de hojas simples, alternas y caedizas, habitualmente anchas y de bordes enteros, aserrados, dentados, lobulados o festoneados. Sus yemas están cubiertas por escamas. El perciolo es largo y glanduloso, con frecuencia aparece comprimido lateralmente, lo que confiere gran movilidad a la hoja.

El fruto tiene forma de cápsula, lampiño, dehiscente , de color verdoso que se torna pardo al madurar. Libera numerosas semillas pequeñas provistas vilano blanco, lo que les confiere aspectos de copos de algodón.

Son especies de luz y de temperamento robusto. Suelen mostrar gran avidez hacia el agua, por lo que es frecuente encontrarlos a la vera de corrientes de agua superficiales o delatando cursos subterráneos. De crecimiento rápido, pueden alcanzar grandes tallas. Sus necesidades en cuanto a nutrientes son elevados.