Empleo no Registrado

Digamos "¡NO!" al TRabajo en negro

Trabajo en Negro

El trabajo no registrado típicamente está asociado a la inestabilidad en el

puesto, condiciones de seguridad e higiene precarias y menores retribuciones.

Adicionalmente, el hecho de que no se efectúen aportes y contribuciones genera un

perjuicio para las arcas del Estado y afecta negativamente al sistema de jubilación. Es por ello que la reducción de la tasa de empleo no registrado es un

objetivo relevante en toda estrategia de desarrollo.

Dada la complejidad del problema de la informalidad laboral, es necesario tener un

conocimiento más acabado de su evolución y sus principales características, con el fin

de poder diseñar las políticas públicas más adecuadas, que permitan continuar

avanzando con su progresiva incorporación a la formalidad.





Evolución del Empleo no registrado

En los últimos años se ha registrado una significativa reducción de la informalidad

laboral en Argentina. Considerando a los mayores de 18 años, la tasa de empleo no

registrado pasó de 48,3% en el cuarto trimestre de 2003 a un 34,1% en el cuarto

trimestre del año pasado, lo que implicó una reducción favorable.




































































CARACTERÍSTICAS

A continuación se identifican algunos sectores que son los más perjudicados:



  • En primer lugar, por el análisis de género se observa que las mujeres registraron una mayor tasa de empleo no registrado que los varones: para el cuarto trimestre de 2012, la tasa femenina era de 37,3% mientras que la masculina alcanzaba al 31,6 por ciento. Esto demuestra que existe también una brecha de género, aún en la informalidad.



  • En segundo lugar, el análisis por grupos de edad revela que la informalidad laboral juvenil (hasta 24 años de edad) es sustancialmente mayor al promedio de 34,1% antes señalado, y alcanza al 58,7 por ciento. Igual sucede en el grupo etario de 60 años y más, donde la informalidad asciende al 43,1 por ciento.



  • Distinguiendo por nivel educativo, se observa que los más afectados por el empleo no registrado son aquellos con menor nivel de educación. Es decir, las personas cuyo máximo nivel educativo alcanzado fue el primario incompleto registran una tasa de empleo no registrado de 61,3%, mientras que los de primario incompleto tuvieron una tasa de 52,3 por ciento. En el otro extremo se ubicaron aquellos con estudios terciarios o universitarios completos, con apenas un 12,9% de informalidad.



  • Distinguiendo por sectores, se observa que el sector Servicio doméstico era, al cierre del año pasado, el que registraba una mayor tasa de empleo no registrado, siendo esta de 84,6 por ciento. El segundo lugar era para Construcción, con un 64,4 por ciento. En lo que respecta a Comercio, se encuentra que este registró una tasa de 35,8%.





Disparidades Regionales

Analizando la situación en las distintas áreas del país, se observa que si bien la

situación es heterogénea, en la gran mayoría de los aglomerados urbanos la tasa de

informalidad supera el 20%, lo que implica que se trata de un fenómeno de

envergadura en la mayor parte del territorio nacional.

A diferencia de esto, el porcentaje de empleo no registrado en Posadas, Misiones es de 40,2%.












Acciones para erradicar el empleo no registrado

  • Régimen simplificado de registración laboral para microempresas.


  • Creación de nuevas leyes como por ejemplo la Ley de Trabajo a Domicilio.


  • Control e inspección permanente de las empresas.


  • Profundización de la inspección laboral como política de estado a través del Plan Nacional de Regularización del Trabajo. (Fiscalización del Estado)


  • La instrumentación del Programa de Simplificación Registral, que consiste en facilitar la inscripción de los trabajadores, la identificación de los empleadores y la fiscalización sobre el cumplimiento de la norma vigente.


  • Implementación del Seguro de Capacitación y Empleo.


Cabe aclarar, que esta información está basada en le Encuesta Permanente de Hogares (INDEC) que se realiza en aglomerados urbanos, por lo que la situación real del sector rural no está incluida.