La GaZ de la Mente

Revista de Sensibilización y Divulgación de Salud Mental

Servicios Sociales (Ayto. de Manzanares) GAM Salud Mental

En tiempos de Homero se creía que la enfermedad mental era obra

de los dioses. Sin embargo, siglos más tarde, el médico griego

Hipócrates fue el primero en considerar que solo puede existir una

“mens sana” en un “corpore sano”, pues creía que la salud física influía

en gran manera en la mental. Hasta que en el siglo XIX se produjo el

definitivo despegue de la psiquiatría como ciencia, cuando los

médicos se acercaron a quienes se comportaban de manera extraña

e incomprensible tratando de explicar científicamente esas

conductas.

Big image

Actualmente la enfermedad mental convive envuelta entre el estigma,

el reduccionismo y el desconocimiento generalizado. El estigma social

es una carga de sufrimiento que incrementa innecesariamente los

problemas de la enfermedad y constituye uno de los principales

obstáculos para el éxito del tratamiento y de la recuperación.


El silencio que la rodea, convertido en tabú, ha mantenido el

estereotipo, que es una idea o imagen aceptada de común acuerdo

por la sociedad. La reiteración de esos estereotipos ha creado

prejuicios, que se ven reflejados en pensamientos y actitudes

arbitrarias respecto de la enfermedad o las personas que la padecen.

Tratar a la persona con enfermedad mental exclusivamente según su

enfermedad, reducirla a esa etiqueta diagnóstica, nos priva de un sin

fin de oportunidades de propio conocimiento y oportunidades de

interacción con el otro.


Os propongo tratar la salud mental como un conjunto de soluciones

sociales, de todos, para todos. Os invito a tomar contacto con el

"Otro" concebido positivamente, con cada una de sus dimensiones,

más allá de un diagnóstico, tomar contacto para comprenderlo. Me

gustaría acompañaros en este viaje humano, pues volviendo a los

clásicos, y citando a Heródoto, otro ilustre viajero “No estamos solos.

Tenemos vecinos y éstos, a su vez, tienen los suyos y así

sucesivamente, y todos juntos poblamos un mismo planeta.”


Es necesario y urgente crear una conciencia social sobre estas

enfermedades. Progresar hacia su humanización, desterrar las

etiquetas. Es hora de reivindicar al individuo como portador de

derechos, independientemente de su enfermedad.