DROGAS VIRTUALES

¿QUÉ TAN REALES SON?

Una nueva adicción entre los jóvenes

"Las drogas virtuales son una nueva adicción para los jóvenes; de no atenderse pueden llevarlos al aislamiento, a descuidar sus relaciones interpersonales e incluso a ser individuos susceptibles a padecer estados alterados de la conciencia.", afirma Gabriela Armas Castañeda, investigadora del Departamento de Siquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina (FM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).


¿Qué son las drogas virtuales?

Se trata de sonidos colocados en diferentes niveles, de modo que quien los escucha capta uno con cada oído; al identificarlos por separado, el cerebro trata de procesarlos y crea la onda biaural, lo que no ocurre si se oye cualquier ruido en general.

Algunos aseguran que consiguen experimentar los efectos después de escuchar los sonidos 15 o 30 minutos; otros mencionan que no sienten nada, incluso los perciben como algo molesto.

Esos sonidos tampoco se presentan regularmente en la naturaleza, pues se producen por medios digitales o por algunas máquinas.

Efectos

El riesgo de estos estímulos es que al imitar los efectos agudos de las drogas pueden provocar alucinaciones y crisis convulsivas en individuos susceptibles, lo que sería peligroso, pues se podría desencadenar un estado epiléptico, una convulsión muy prolongada con consecuencias severas.


No obstante, para causar adicción debe haber dos condiciones: que la persona tenga el comportamiento compulsivo de bajar música, y que sienta la necesidad física o sicológica de escucharla la mayor parte del día.


Lo que sí se infiere es que puede dañar, porque quienes se los administran son muy jóvenes, de entre 13 y 17 años, y no tienen la madurez cerebral que se adquiere en la etapa adulta.


Socialmente

Como en todos los problemas de estupefacientes, el comportamiento de los jóvenes que usan las drogas virtuales empieza a modificarse. Tienen actitudes compulsivas, es constante que bajen ese tipo de música, incluso empiezan a pagar para conseguirla; también comienzan a aislarse, porque para conseguir un mejor efecto deben estar en un ambiente relajado, acostados, con los audífonos puestos y los ojos cubiertos.


"Escuchar esos estímulos les quita mucho tiempo y por lo mismo descuidan la escuela, las amistades, las relaciones familiares y de pareja. Además, quienes ya tienen algún trastorno siquiátrico, como esquizofrenia o bipolaridad, son más vulnerables."


http://www.jornada.unam.mx/2012/07/03/index.php?section=ciencias&article=a02n1cie&partner=rss

Integrantes

Laura Hernández

Diego Ruiz

Ángel Pereira

Laura Ávila

Estudiantes de Ingeniera Industrial.