¿Por qué amo los cuentos?

Porque los cuentos se hicieron para dormir al niño y despertar al adulto.