Presoterapia

Se utiliza normalmente para reducir o eliminar la celulitis.

La presoterapia es un sistema de compresión controlada, que funciona con bombas de inflar. El dispositivo cuenta con cinco cámaras separadas, que se colocan alrededor de los miembros. Éstos se centran en mover el flujo venoso y linfático, a partir de los tobillos y al pasar a los muslos. Diseñada para aumentar la circulación sanguínea y el flujo linfático, la presoterapia mejora el aclaramiento del líquido extracelular, reduce la hinchazón, inflamación y los edemas, alivia la fatiga de las piernas y mejora el flujo de oxígeno a través de todo el cuerpo. Un técnico entrenado enciende cada cámara, que se llena de aire y envía una ligera presión a cada miembro. La presión simula un masaje profundo que utiliza la presión suficiente para llegar debajo de la superficie de la piel. Cada sesión de presoterapia suele durar unos 30 minutos y se recomienda que se repita cada semana durante ocho semanas.

Además de ser utilizada con fines cosméticos para suavizar la textura de la piel, la presoterapia también puede ser implementada como una opción para ciertas afecciones médicas. Las personas que tienen condiciones médicas que causan mala circulación sanguínea, como la hipertensión o la diabetes, pueden someterse a este tratamiento para tratar de promover un mejor flujo sanguíneo. El flujo sanguíneo adecuado puede ayudar a aliviar el entumecimiento o dolor en las extremidades y prevenir la decoloración de la piel por la falta de flujo sanguíneo.