El Saxofón

partes de un saxofon

boquilla

La boquilla es una de las partes más importantes del saxofón, puesto que es el elemento mediante el cual generaremos sonido. Se trata de una pieza cónica y hueca a la que fijaremos una caña de madera mediante una abrazadera, y por la que soplaremos para conseguir el sonido. Las boquillas pueden ser de diversos materiales como metal, ebonita (comúnmente llamadas “de pasta”) o madera. Al soplar dentro de la boquilla, el aire que enviamos hace vibrar la caña y se produce el sonido.

La caña o lengüeta, es una tira fina de madera (aunque podemos encontrar cañas de materiales sintéticos) en forma rectangular y cuya punta es curva para adaptarse a la forma de la boquilla.

La boquilla y la caña son dos elementos muy importantes en la construcción del sonido de un saxofonista, de los cuales hablaremos más adelante.

tudel

sección cónica que se adapta al extremo superior del saxofón. Su largo y forma depende del tipo de saxofón. Incorpora en la parte superior la llave de octava. En uno de sus extremos, donde se introduce la boquilla, posee un corcho. Su otro extremo se ajusta mediante un tornillo ubicado en el saxofón.

Llaves de palma

(mano izquierda) (o llaves Cs): Corresponde a un grupo de tres llaves en las que se encuentran Re (D), Re# (D#) y Fa de la tercera octava. Las notas se ejecutan presionando con la palma de la mano izquierda y manteniendo presionada la llave de octava.

Llaves del meñique izquierdo

(o llaves de graves): Corresponde a un grupo de cuatro llaves que se ejecutan con el dedo meñique de la mano izquierda y que corresponden a las notas Sol# (G#), Do# (C#), Si (B) y Sib (Bb). Estas dos ultimas notas corresponden al registro grave del instrumento. Poder ejecutar con soltura estas notas requiere de la ejercitación de los músculos de la mano izquierda.